domingo, 24 de abril de 2011

AQUÍ NO HABRÁ "MODERACIÓN"




Me han escrito varios amigos y lectores, incluso amigos a quienes solo conozco virtualmente, pero sé que están ahí, detrás del panel, preocupados por lo que ocurre en este país. Todos ellos me piden que me modere y que sea “disciplinado”, “respetuoso” y “tolerante” con la actual situación política del país dividido entre fujimoristas y ollanteros. Mi respuesta simple y directa es NO; jamás me moderaré ni intentaré hacerlo, eso sería como una traición o como una ofensa a la memoria de miles de peruanos que todavía esperan alcanzar justicia. En todo caso, que se moderen los que no han vivido en este país corral de chanchos o los que estaban o están blindados por el dinero y vivían o viven en casas rodhesianas con enrejados periféricos y con cerco eléctrico, vigilancia redoblada y calles cerradas; y estudiaban en universidades de la oligarquía con convenios europeos y con trabajos asegurados fuera de nuestra geografía y lejos de nuestra realidad; o los hijos de los altos oficiales que no corrían ningún riesgo (al menos no de esta parte del Estado oficial) porque cuando les pedían documentos en los rastrillajes policiales enseñaban el carnet de familiar de militar (hasta el carnet del Club "Potao" servía) y se acababan los problemas. Para los que nos tocó estar en la vereda y espectar la masacre y la destrucción de un país en manos de un criminal con estrella roja y pañuelo blanco o con koseki y montado en tractor, las cosas siempre fueron diferentes.

Obligados a correr para que no nos llevara la "leva" u obligados a bajar en la Carretera Central por ser jóvenes y tener el estigma de universitarios (motivo por el cual tuve que abandonar la universidad Enrique Guzmán y Valle, La Cantuta, cuando ya la masacre era un rumor cantado e inminente). Y porque la lucha contra el tirano la hicimos los jóvenes de a pie, los que nos organizamos y le dimos fuerza a ese movimiento en el que se aupó el cretino de Toledo, que le robó el millón de dólares a Soros, y que luego la llamó “La Marcha de los 4 Suyos”. Nosotros no sólo nos ensuciamos las manos y los pies en la lucha contra un sicariato con apariencia de gobierno (y no como otros que con las manos pintadas de blanco le gritaban a las paredes de un centro comercial y querían capitalizar el descontento popular para justificar los ingresos de algún oenegiento o del algún mugriento partiducho famélico, esclerótico y sin cuadros), no sólo enfrentamos cuerpo a cuerpo a la represión al lado de los amigos de construcción civil, los trabajadores portuarios, los estibadores de La Parada, los obreros y jubilados que ya no tenían nada que perder o las amas de casa cuyas armas eran los cucharones y las ollas vacías. Y fuimos desalojados a golpes innumerables veces, tanto en la Plaza de Armas, en el pasaje Olaya (que casi se convirtió en un matadero en 1997) en La Colmena, en la Plaza Dos de Mayo, o en la Plaza San Martín, centro de la conspiración popular y lugar del grito desembozado y la revuelta provinciana. Y como para coronar nuestra disidencia ante el tirano, fuimos detenidos y llevados a seguridad del Estado y golpeados y torturados para confesar lo que no sabíamos; mientras los que fungían de protestatarios sacaban sus pasaportes o se escondían en sus casas para ver la realidad a través del televisor o “creaban” un arte decadente con colores deslumbrantes, pero con una opacidad estética y ética contraproducentes (ahí tienen de ejemplo a esa Natalia Iguiñiz con sus fotos de patronas y empleadas y donde aparece su propia empleada doméstica; pero ella, la patrona-artista, hipócritamente se excluye de la lectura, avergonzada por los evidentes rezagos de esclavismo y/o feudalismo) que después ha querido ser el sountrack visual de una época encanallada y que se está volviendo a repetir. El "arte por la memoria" no es más que un vómito negro que quiere convertirse en objeto de contemplación y sólo logra la burla y el repudio de quienes padecieron en carne propia la brutal violencia represiva. No puede haber "arte por la memoria" ni nada que se le parezca, si primero no ha habido resarcimiento social y reparación civil a todas las víctimas de la guerra interna. El verdadero arte por la memoria seguirá siendo anónimo en esas “instalaciones” de más de 6 mil fosas comunes y más de 70 mil víctimas que no quieren que los pintemos de colores sino que los mantengamos vivos en nuestro recuerdos, tal y como fueron, para que esta ignominia no se vuelva a repetir.

También muchos amigos, durante esta época terrible para la historia republicana de este país, cayeron bajo las balas y la violencia instituida desde el Estado. Yo mismo estudié con Melissa Alfaro, la periodista y compañera que volaron en pedazos con un explosivo plástico en 1991, el mismo que usaban en la Marina de Guerra del transportador de esclavos, Miguel Grau; y compartí carpeta con Flor Huillca, cuyo padre, el líder de la CGTP, Pedro Huillca, fue asesinado por Alberto Fujimori con el fin de culpar al PCP-SL y justificar la razzia que se estaba llevando a cabo en la sierra sur de nuestro país aplicando las teorías del “Gaucho” Cisneros Vizquerra, quien había propuesto matar a sesenta con la idea de que aunque sea uno fuera terrorista. Fui parte de los amigos que estuvimos con Flor cuando ese atentado sucedió. Y amigo de varios de los que desaparecieron o fueron encerrados por estupideces que ahora dan risa, pero que en su momento fueron motivos de llanto y rabia e impotencia. Un amigo estuvo en el Castro Castro por una foto donde la torta de cumpleaños de su hija tenía velas rojas; otro amigo estuvo 6 años por tener en su poder libros de Mariátegui y César Vallejo (todavía recuerdo la exposición de poesía visual que realizamos junto a otros escritores de la fenecida ANEA en la Universidad Nacional de Ingienería en 1991 y en las que los soldados rasos nos apuntaron con sus rifles preguntándonos ¿quién es César Vallejo?). Quizá el caso más claro fue el del artista plástico Alfredo Márquez (quien me ayudó con la escenografía en la presentación de Sinfonía del Kaos en 1994), y que estuvo casi 4 años en el Castro Castro por pintarle la boca con colorete a Mao Tse Tung. El mismo Mao que pintó y masificó Andy Warhol, a quien hubieran matado o encerrado de por vida si hubiera nacido en el Perú (ver “Contracorriente” de la documentalista norteamericana Ann Kaneko que trata sobre los artistas peruanos durante la dictadura fujimorista). Porque el viejo Estado nunca pudo diferenciar entre un “terrorista”, un izquierdista, un disidente, un ecologista o un anarquista. Lo vemos hoy en día y nos damos cuenta de que esto no va a cambiar, más bien se va a agudizar, sólo espero que la curva de Gauss se equivoque.

Por todo esto, no puede existir moderación en mi lenguaje, ni en mis adjetivos contra los que asesinaron a mansalva y destruyeron los sueños de miles de jóvenes, contra los que se zurraron en la democracia, la ley y el orden, el pueblo, los derechos humanos y toda posibilidad de convivencia pacífica y la aspiración de alejarnos, de una vez por todas, de la barbarie. Y contra los que ahora, contra todo pronóstico de Senamhi, intentan ser la nube negra que le llueve caudalosamente en la cabeza a este país de cartón piedra obligado a flotar en los desagües de la miseria humana.

Si no les gusta la verdad —o la forma en que se dice la verdad—, pues entonces, pueden buscarse otro blog u otros espacios donde le digan mentiras, triquiñuelas o medias verdades. Yo ya estoy viejo para andarme con eufemismos o la delicatessen del señorito escritor que no quiere chocar con nadie para no dejar de recibir las prebendas bajo la mesa; esos cretinos que como Caifás cuchichean de un lado y de otro para beneficiarse con amistades por interés porque siempre intentan el "justo medio", "ni con dios ni con el diablo", "ni frío ni caliente", "ni chicha ni limonada", etc., etc. O las hipocresías del plumífero que trabajó para un estercolero reaccionario como El Comercio (el mismo que hoy mueve sus fichas y reintegra en sus filas a lo más negro del fujimontesinismo) y no dijo nunca nada en contra de la dictadura cuando tuvo la oportunidad de hacerlo, y ahora lanza piedras de tecnopor al sistema desde un blog para gente moderada y pasteurizada que no sabe cómo hacer para no votar por la Hija del Ladrón y Asesino, y no votar, a su vez, por un cachaco cholo cuyo fenotipo no se condice con lo que ellos creen ver en el espejo.


Repito: Aquí no habrá "moderación".












.

24 comentarios:

Walter Lingán dijo...

Estimado Rodolfo, modérate! Modera tu vocabulario, tu posición política y sigue igual, sin cambiar un ápice de tu credo y de tu fe... Sigue atrevido y contundentemente moderado, mejor dicho, viva la revolución popular que es la única que va a moderar a la mafia montecínica y va a parar el latrocinio...
Un abrazo y siga como debe ser...

Anónimo dijo...

COMPAÑERO YBARRA, USTED NO TIENE QUE MODERAR NADA, SON ELLOS LOS FUJIMONTESINISTAS A QUIENES TENEMOS QUE MODERAR CON LA CÁRCEL.

AVANTI, HASTA LA VICTORIA FINAL!!!

CRT

Rodrigo A. dijo...

todo se sabe, querido rodolfo, incluso que el sionista patrocinado por "el comercio" sólo está haciendo la finta, para desviar el verdadero cauce de la lucha popular y de la historia.

Anónimo dijo...

La mayor crisis ha sido la crisis de la educación y la de la falta de acceso al conocimiento (o a su puesta en práctica). El gobierno de Fujimori es el más claro ejemplo de la destrucción de un sistema educativo, que ciertamente ya estaba cayéndose en pedacitos, para mantener a la población ignorante, sin capacidad de reacción ni de pensar críticamente; una población de esas características vive de lo que le dan, en otras palabras, no tiene esperanza y no puede mirar al futuro, solo busca digerir el presente. Quizás por eso tampoco recordamos el pasado o, peor todavía, nos lo hacen recordar de una forma que nunca fue mediante la desestructuración de nuestra memoria ("el de mi papá fue el mejor gobierno de la historia" es un ejemplo práctico de ello, pero por su puesto hay muchísimos más ejemplos, y algunos mucho más siniestros). Por eso nunca se aprende, y si no se aprende no podemos poner en práctica nuevos conocimientos de cara al futuro. Aunque no es la única explicación, ello puede verse como una de las causas de la votación de K. Fujimori y también la de Humala; es más, eso explica por qué los otros candidatos con posibilidades fueron Toledo, Casteñada y PPK.

Anónimo dijo...

Up!

Anónimo dijo...

Up!

Anónimo dijo...

Yo sòlo le creerìa al plumìfero que trabajò en El Comercio si es que hace un deslinde absoluto con sus antiguos patrones, les endilga su miseria fujimontecìnica y CONDENA expresamente a los dueños de este pasquìn de la burguesìa llamado EL COMERCIO, PERU 21, EL TROME, CANAL N, CUATRO, etc. POR SU ASQUEROSA COMPLICIDAD CON EL APROFUJIMONTESINISMO NEOLIBERAL.

Si no hace eso, no le creo nada al señor plumìfero de Maine.

Titec

Anónimo dijo...

¿Moderaciòn?

Còmo pueden tener semejante concha quienes piden moderaciòn?

Este paìs no necesita moderaciòn, si no exaltación, desaturdimiento de la masa idiotizada.

Y el verbo inflamado de este medio es levadura necesaria para esclarecer conciencias y empujar al cambio.

¡MODERACIÓN NO!

Saludos,

P.T.T.

Anónimo dijo...

Necesitamos un cambio urgnte. Y que regresen todos aquellos jópvenes que lucharon contra la dictadrua que se avecina.

María H, ama de casa.

norkataque dijo...

ola rodolfo,
gracais por generar une apcio abierto de opiniom
sigue adelante, comparto lo que piensas

Anónimo dijo...

Norka Uribe?

Anónimo dijo...

Al comienzo de la humanidad, el ser humano era aplaudido por sus emotividad. Luego, empezó a entender la civilidad y desde entonces es aplaudido por su capacidad racional (razones predominan sobre emociones y templan la ira de las emociones). Lo ideal es actuar con una visión humanista, que los místicos nombran como Supraconciencia, donde el amor, la belleza y la justicia (que tiene muchos ingredientes de Verdad) reine. Rodolfo, Ariadna y el minotauro, es un modelo de supraconciencia. La poesía bien escrita es supraconciencia.Lo último que queremos es que en tu afán de alcanzar la belleza, mueras incendiado como un personaje de Jodorowsky (por la locura de las pasiones irracionales).
Creo asimismo, que tu sentido de justicia es imparcial (tal vez sea un bello caparazón, para algunos, tu manera de visionar el mundo). Pero el Perú ha tenido muchos avances que hasta ahora has sido incapaz de nombrar (eso no es sentido de equilibrio y justicia). Para concluir, con el cariño y admiración que te tengo, digo que respeto tu posición pero te hago recordar que la moderación es la templanza en las cuatro virtudes cardinales.
Te queremos bien y por mucho tiempo,
Un abrazo desde la poética ciudad de Santiago.
Silvia S.

Marco Gastelumendi (UNSA) dijo...

SIGUE ASÍ RODOLFO, TU LENGUAJE ES CONTUNDENTE Y PATEA EL SUBCONCIENTE DE LA BURGUESÍA BUROCRÁTICA Y DE LOS HUEVONCITOS QUE NADA HICIERON POR ESTE PAÍS, SÓLO ESCUPIR TONTERÍAS Y QUEJIDOS DE CHICAS EMBARAZADAS Y ABANDONADAS. ESPERO LEER TODOS TUS LIBROS SÓLO TENGO SINFONÍA, POR LA BOCA, Y LA BESTIA TRICÉFALA.
SALUDOS.

soytupapi dijo...

Si pes tío Rudolp, repudio popular a ese paverón por dizque combatir a la dictadura fuji desde el comodín tromercio que hoy despide los periodistas que no necesitaba despedir en los 90s porque eran la coartada de que había "libertad de prensa"¿Sí o no paverón?

Anónimo dijo...

¿Por què nadie dice nada de la amenaza de esa asesina llamada MARTHA CHÀVEZ COSSÌO contra el juez CESAR SAN MARTÌN?

Ante la amenaza expresada por parte de la virtual congresista fujimorista Martha Chávez contra el doctor César San Martin, actual presidente del Poder Judicial y uno de los más notables jueces con que cuenta la justicia peruana, la Sra. Keiko Fujimori no ha dicho ni una sóla palabra.
Sumadas a estas declaraciones, la Sra. Chávez pretende imponer su arbitraria posición señalado que los estudiantes asesinados e incinerados cruelmente por parte del Grupo de Aniquilamiento Colina eran terroristas, de este modo desnuda una vez más su frívola posición de que las “ejecuciones extrajudiciales”, como las perpetradas por el Grupo Colina, tendrían justificación. Martha Chávez -quien además es abogada- nuevamente apela a esta calumnia, agregando la idea de que los padres de familia que lucharon más de 17 años para encontrar justicia por el cruel asesinato de sus hijos, tendrían también responsabilidad por no saber lo que sus hijos hacían.

Estudiante de Derecho

Anónimo dijo...

"TU LENGUAJE ES CONTUNDENTE Y PATEA EL SUBCONCIENTE DE LA BURGUESÍA BUROCRÁTICA Y DE LOS HUEVONCITOS QUE NADA HICIERON POR ESTE PAÍS"

Amigos (y digo amigos porque así lo siento), créanme que los susodichos burguesía burocrática y huevoncitos NO TIENEN LA MENOR IDEA DE QUE EXISTIMOS Y MUCHO MENOS NUESTRA PRODUCCIÓN INTELECTUAL.

Ergo: no pateamos ningún subconsciente, salvo el nuestro propio: los seres humanos solo se escuchan entre iguales. De los demás nos blinda el odio.

No estoy diciendo esto con gusto, sino para hacer la pregunta: ¿cómo tendemos una vía comunicativa para dejar de correr sobre la rueda de nuestros propios conocimientos y formas de ver el mundo?

cholo-indio sabio

Felipe dijo...

No encuentro relación entre el contenido de este artículo y la ilustración que lo acompaña. A no ser que el mensaje sea que si hemos de hacer caso omiso a las advertencias de moderación, ello traerá consecuencias negativas al infractor. La ilustración nos aconseja que levantar más de 16 kilogramos puede ser perjudicial a nuestra salud. ¿Quién puede ser tan tonto como para atentar contra su propio bienestar levantando 20 o 30 kgm?

Con respecto al tema, no creo en la perfectibilidad humana. No creo que la historia de la humanidad tenga que tener necesariamente un final feliz que se traduzca en sociedades “justas” o “igualitarias”. Eso suena a cuento de hadas. Pero por eso mismo creo que todos tenemos derecho a luchar por nuestros propios intereses y a usar todos los medios necesarios para lograrlo (lícitos e ilícitos). Y cuando digo todos me refiero a todos: opresores y oprimidos. Que ustedes se consideren parte de los últimos es solo resultado del azar del destino.

Anónimo dijo...

Interesante pregunta CHOLO-INDIO-SABIO... no se la respuesta, pero se que la vía no es el moderamiento ni el consenso ni ninguna de esas memeces con las que la burguesìa criolla engaña a los cholos indios sabios como tú. Y como yo.

Huancaìno Furioso

Anónimo dijo...

De acuerdo con el Huancaíno Furioso. Pero del CHOLO INDIO SABIO rescato el otro engaño, que es más bien autoengaño... Vivimos pensando que despertamos conciencias, cuando solo hacemos circular discursos por mentes que de antemano son receptivas a ellos. Eso no es una fuerza de choque... No la tenemos...

Anónimo dijo...

La alienación, cuando es mayúscula, cuando es insalvable, producto de un trabajo que no te expresa, impedirá siempre el esclarecimiento de conciencia.

Para eso es imprescindible la acción.

Las palabras se las lleva el viento. Pero aún así son importantes, para reafirmar, confirmar o despertar.

De cien que lean, que a dos les quede, éstos ejercen efecto amplificador, porque la contundencia de las palabras de este blog son claras y sinceras.

Propaganda y ataque,decía Gonzáles Prada.

Huancaíno Furioso

Anónimo dijo...

Reafirmar, confirmar sí... Pero no veo a mis contemporáneos despertar, amigo huancaíno y furioso...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Excelente artículo, Rodolfo. No cabe la menor duda que en tu blog se está publicando el análisis más valioso de la coyuntura, aparte de estos artículos que son de primera.

Una cosa más. Aldo Mariátegui sabe mejor que nadie que la filiación de un individuo no determina su destino. El, por ejemplo, es descendiente del Amauta -que está bien arriba, junto a los mejores ensayistas latinoamericanos del siglo XX, y no sólo por sus ensayos políticos, sino también por sus retratos, sus artículos literarios, sus escritos sobre CINE incluso -no hay mejor análisis de Chaplin que el de él)-; y sin embargo, Aldito, se revuelve en el submundo, el estercolero del periodismo difamatorio, donde la preparación intelectual no existe, como si no hubiera recibido de su ilustre familiar un solo gen.

Aldo: hijo, deja de hablar de Keiko; ponte tú mismo de ejemplo. Dilo con coraje: "Mi antepasado José Carlos fue un hombre brillante y yo soy un pobre diablo. Así que voten por Keiko sin miedo".

Anónimo dijo...

Claro. Por ejemplo, lo que Faverón dice de Keiko se aplica letra por letra a Renato Cisneros.

http://rodolfoybarra.blogspot.com/2008/09/recordando-una-entrevista-con-el.html