BLOG DE

viernes, 27 de febrero de 2009

MAGALY SOLIER ES….METALERA


Dicen que la globalización (o “globoidiotización” como dicen algunos) trae aberraciones y situaciones de lo más descabelladas (Bergson hubiera muerto de una carcajada): punks japoneses de medio tiempo (porque hay que trabajar), emos huancaínos que beben emoliente como símbolo de su pureza, arios con dreads locks a lo Bob Marley y con hueso en la nariz (“expansores” le llaman), negros aceitunados con el pelo pintado de rubio y con el cuerpo tatuado a todo color (se acuerdan de ese espécimen que le hacía publicidad a petroperú, sino se acuerdan de eso revisen en youtube al cantante de “electric av.”), cholos con la nariz respingada (operados, se entiende), pornografía y psicoanálisis para monos, etc., etc., etc.
De hecho que esto es solo un pequeño muestrario del inconmensurable modus operandi de la globalización (y el lavado de cerebro sin reservas de la Internet), pero este post no quiere ser un ensayo (me han acusado de kilométrico y de aburrido, pobre de mí, escribiré con cuentagotas), simplemente se quiere detener en Magaly Solier --la personaje principal de La Teta Asustada-- quien alegre le cuenta a RPP que irá, en primera fila, a escuchar a Iron Maiden a que le aúllen en los oídos “The number of the beast”.

Todavía recuerdo al profesor Cabezas (desaparecido en los ochentas) cuando decía que había que prepararse para el futuro y leer mucho para no caer en la alienación y la estupidización, y que sin lectura –decía mi malogrado profesor—el ser humano no era más que un mono y la sociedad un árbol.
Seguro, muchos (especialmente mis enemigos de avignon) me van a acusar de intolerante, de racista, de obtuso, etc., etc. (orden y calma señores), sin embargo, no creo que me puedan acusar de falso sobre todo esos que dicen que no son racistas, pero eso sí no permitirían que sus hijas o sus hermanas se casaran con un negro. Aquellos que dicen que no son homofóbicos pero no quieren cruzarse nunca con “uno de ellos”. Aquellos imbéciles que se quejan de la opresión (y todavía sacan ensayos) y sin embargo en sus casas tienen empleadas a las que tratan peor que a un perro. O esos que dicen defender a los trabajadores y teorizar sobre la leyes, pero (oh sorpresa) nunca han trabajado. O esos que dicen representar con altura a este país-corral de chanchos sin embargo tienen escondido en la bragueta o en la tira del calzón su pasaporte extranjero (si o no Kina Malpartida, si o no señor Bambarén de “El Delfín”, si o no señores, etc., etc.,) La doble moral es la constante de esta sociedad pacata donde cualquiera se reclama rey e inmediatamente aparecen sus esclavos y piden a gritos que le den a latigazos en la espalda pelada.
Aquí la noticia de RPP:

Magaly Solier se declara principal fan de Iron MaidenLa actriz de La Teta Asustada continúa generando sorpresa. Esta vez, confesó ser fiel seguidora de la música Heavy Metal y fan número uno de Iron Maiden.Ataviada con polo y uñas negras, Magaly Solier contó que espera con ansias el próximo concierto que la banda británica ofrecerá en nuestra capital."Voy a ir al concierto, es mi grupo favorito. Me gusta mucho su música porque transmite la fuerza que ellos tienen dentro. Me encanta cuando la gente muestra eso", comentó en entrevista exclusiva con RPP.Pese a su aspecto cándido y gran amor por sus huaynos, Magaly combina sus gustos musicales con ritmos intensos, muy característicos en Steve Harris, Dave Murray , Janick Gers y Adrian Smith.Antes de partir, la también protagonista de Madeinusa mostró en cámaras su nuevo atuendo, comprado para festejar la llegada de sus ídolos a Lima. (RPP)
Foto original de Magaly Solier

jueves, 26 de febrero de 2009

LANZAMIENTO DE CANAL CERO, VIDEO COMPLETO DE "GUERRA Y LITERATURA", DESCARGA DE LIBROS GRATIS, CONVOCATORIA...


1

Hace más de 10 años cuando no existía en los canales formales de televisión ningún programa cultural, a las justas un programa de agenda y reseñas que aún continúa en canal 7, se lanzó el programa “DE-GENERACIÓN” en canal 27 UHF. Era 1997 y el descontento político-económico y la rabia popular había encontrado mayor encono en los jóvenes universitarios, siguiendo la parábola de Marcuse. Entonces, el programa aplicando su línea natural se politizó, pero sin dejar de lado la cultura (literatura, teatro, música, etc). Así el pequeño grupo entre los que se encontraban Martín Roldán (“Generación Cochebomba”), Eduardo Pucho Verdura (premio de poesía en el Peruano-Japonés), Jazmin C (activista ecológica), Lúcia Mendo Ferreira (activista CPC), Raúl Durand (periodista, actor y promotor de teatro de vanguardia), Omar Robles (periodista político y escritor actualmente radicado en Huaraz), etc., fue creciendo hasta llegar a ser casi 30 personas. El señor Beto Ortiz copió descaradamente un par de programas; la revista “Caretas” se interesó en nosotros, pero luego de entender que éramos un elemento molesto para la cultura oficial (y luego de las largas sesiones de fotos) decidió, por razones políticas, silenciar nuestra voz. Recordemos que el tirano Fujimori no perdonaba enemigos y lanzaba su caballito de batalla, la Sunat, a los “elementos hostiles”. Canal 5, vía su programa “Panorama” de ese entonces, también copió descaradamente varios reportajes. Algunos de los periodistas de “DE-GENERACIÓN” fueron tentados para trabajar en algún medio oficial (recordemos que el fenilcetonúrico Aldo Miyashiro apareció un día, invitado a colaborar, pero al darse cuenta que no buscábamos dinero desapareció). Luego de esa etapa y por razones internas el equipo se dividió y la “facción” de Eduardo P. V. creó otro programa y el proyecto poco a poco fue cayendo en la anomia. Atrás quedaron las largas horas en la isla de edición, los casetes en ¾ que eran gigantescos y sobre el cual “chancábamos” las imágenes para aprovechar al máximo todos los elementos que disponía el canal, y todos los elementos analógicos con que contábamos en ese espacio: tocacasetes, tocadiscos, equipos de VHS, cámaras analógicas, etc. Al poco tiempo Canal 27 UHF, radical y combativo, recibió un embargo de parte del Estado y las gracias por haberse portado mal. La antena de Chorrillos fue retirada. Y DE-GENERACIÓN dejó de existir, muchas de nuestras grabaciones, enceres personales y búsquedas se perdieron en ese trámite.

2

Hace unos meses recibo un correo interesante del artista plástico Julio Gómez (tv. Bruto) sobre una posibilidad de crear un canal de televisión por Internet. En muchos años, debido a mi posición política, no había tenido tal propuesta. Le cuento que no sé mucho sobre el sistema no-lineal de televisión porque casi siempre he trabajado en el sistema analógico. Luego de varios intercambios de e-mail, y conversas por teléfono, nos reunimos (cosa curiosa, en la manifestación contra el Estado genocida de Israel en el parque Washington de Lima junto a otros activistas) y después de comentarle que hace un año llevo formando un equipo para un programa contracultura,l y de darle varias vueltas al asunto (el nombre del proyecto sobre todo), decidimos crear CANAL CERO (número de canal que, por cierto, no existe en la frecuencia abierta).

Es obvio que este canal de televisión alternativo no busca ganancias en metálico ni hacerse el cojudo o franelero con los delincuentes aupados en el poder político y con los turiferarios (léase mermeleros) que le hacen la corte. Simplemente busca difundir y sentar posición sobre una realidad absurda donde todo, absolutamente todo (incluso las artes y la cultura) están sostenidos sobre la base económica y las mafias que en torno a la cultura cumplen su negro papel. Creemos que hay algo más sublime que el dinero (o la ambición de “fama y poder”) y que la creatividad no puede estar domeñada ni amarrada por la injusta “distribución de la riqueza”.

Es por ello que, para este lanzamiento, vamos a contar con la distribución gratuita del libro virtual “La Ciudad de Los Culpables” de Rafael Inocente e “Incendiar la Ciudad” de Julio Durán (que cuenta ya con más de 300 envíos por e-mail), lo cual es una contundente patada a las editoriales que buscan lucrar con la edición de libros. Desde ya agradecemos a los novelistas, grandes amigos, por confiar en nosotros y superponer la ética a toda duda en cuanto a los derechos de sus trabajos.

Creemos que podemos liberar (de alguna forma) al escritor, y al artista en general, de ese gran flagelo editorial, de esa industria nociva que coacta la creatividad y fortalece a esa raza de cretinos que han encontrado en la literatura una forma de “ascenso social” o una forma de lucir sus mediocridades y su angurria económica. Basta de los grandes negociados y de los premios literarios que se juegan debajo de la mesa siguiendo las modas y las corrientes de opinión que fortalecen las ventas. Basta de las mafias literarias que buscan potenciar un tipo de literatura que se aleja de la realidad y sólo busca el divertimento para hacer olvidar a los lectores que tienen un grillete en los pies. Basta de todo esto.
También están listas las imágenes completas, más de hora y media (para los que no asistieron y para los que critican a ciegas) de lo que fue el primer conversatorio sobre “Guerra y Literatura” acontecido en el “Averno”. Pronto se estarán subiendo nuevos vídeos y trabajos de artistas no oficiales. También habrá entrevistas y reportajes. Queda la convocatoria abierta, asimismo, para los escritores, novelistas, cuentistas, poetas, ensayistas, etc., que deseen enviarnos sus libros en PDF para ser colgados en el canal (los derechos estarán protegidos por un copy left). Los videastas, pintores, artistas plásticos, dramaturgos, etc., que deseen promocionar sus trabajos también quedan espacialmente invitados (contactos al gomart73@yahoo.com y rodolfoybarra@hotmail.com) Pueden clickear sobre la imagen de Canal Cero (o aquí http://www.cerocanal.com/ ), el espacio es suyo.

Canal Cero: Transmitiendo mundo et orbis.

Julio Gómez y su SS agradecemos desde ya sus visitas.
PD 1: Más detalles de este proyecto en Tv. Bruto: http://tvbruto.blogspot.com/
PD 2: Hay una entrevista para CC gonzo que explica en parte el por qué de "Guerra y Literatura". La encuentran aquí: http://centrocultural-gonzo.blogspot.com/

miércoles, 25 de febrero de 2009

LIMA NO ES MUDA: exposiciones de arte, recitales de poesía, performance, conciertos, talleres, conferencias, vídeo arte, teatro



LIMA NO ES MUDA es un evento multidisciplinario que se viene cocinando desde algún tiempo impulsado por un grupo de activistas ecológicos bajo la batuta de Juan Sinfe. Este viernes 27 de febrero comienza con un pasacalle en la Plaza Bolivar en Pueblo Libre, luego se realizará una conferencia ecológica y continuará con un recital de poesía a cargo de Rocío Silva Santisteban, Giancarlo Huapaya, Erika Rodríguez, Arturo Corcuera y este bloger. El ingreso es libre y habrá vino de honor.

A continuación el programa del primer día:

VIERNES 27 DE FEBREROINAUGURACIÓN DEL FESTIVAL

Patio central del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú (Plaza Bolívar s/n - Pueblo Libre)
5:30 pm Pasacalle, teatro callejero y malabaresFrente de Cultura Popular y el Colectivo Artificio.
6pm Conferencia Magistral “Ecoeficiencia en la Gestión Municipal”Econ. Marco LinaresConsultor del Ministerio del Ambiente
6:45 pm. Recital Poético: Rocío Silva Santisteban, Giancarlo Huapaya, Erika Rodríguez, Arturo Corcuera y Rodolfo Ybarra.7:30pm Palabras de Inauguración
8:00pm Vino de Honor
8:30pm Presentación de Escultura “Un mundo sin Agua”Bertha Maldonado - Escuela Superior de Bellas Artes
9:00 pm Presentación especial del grupo musical Ñoq´ Anchis “Todos Juntos” desde Urubamba Cuzco

POEMA DE ANTONIO DE SAAVEDRA


Ha inicios de los noventas conocí a Antonio de Saavedra. No recuerdo si fue en San Marcos o en el centro Mammalia de San Miguel, al lado de otros poetas noventeros que organizaban recitales y mucha, pero mucha, bohemia. Leí con mucha atención su libro "Laguna de Electricidad" y la elegante plaqueta "Airones", y cómo no "Guarismos". Después de una experiencia musical, Antonio, ha regresado a la poesía y, cómo no, al mundo de los blogs, pueden leerlo en: http://antoniodesaavedra.blogspot.com/


Aquí un poema de Guarismos:


Ya estoy largo de la Noche.

Delicia de paraguas hirviendo los bismutos

al comparar la pared que es

el paso del tiempo,

como un mismo mulato haceriado

de niños por fragores.

Pulseando la tumba de los pequeños momentos

me quedo en mi mitad peatonal

y sigo siendo hombre entre las lagunas.


Oh arpas aquietadas y somnolientas,

mañana quisiera saber el no saber

el lado de producción de mi reducida

oblación sirviente,

y afiebrarla

y besarle en una perla cadente.


Me afloro: Ya estoy larguísimo de lo contrario.

Suerte a lo que perdure.

Septiembre de 1994
Este poema –muy celebrado por Manuel Pantigoso en la época que integré su taller de poesía organizado por Mammalia, y quien luego se olvidó de mí magistralmente en una antología sobre los 90’s- apareció en mi plaqueta
Guarismos (1994). También fue elogiado por Miguel Ángel Huamán para variar la cosa ^_^

martes, 24 de febrero de 2009

RODOLFO HINOSTROZA Y LA ANTOLOGÍA POÉTICA DE OVIEDO EN “VISOR” DE ESPAÑA.


Rodolfo Hinostroza (poeta, cocinero y astrólogo) celebra la antología poética de Miguel Oviedo publicada en España por “Visor” (recordemos “Estos 13” donde incluye, entre otros, a Enrique Verástegui, Ramírez Ruíz, José Watanabe y Feliciano Mejía, llamado recientemente “payaso prosenderista” por el gran catón de la blogósfera: don Tavo Faverón. Ver aquí http://puenteareo1.blogspot.com/2009/02/chiquititas.html. Me aBisan de que se estaría iniciando un proceso legal por difamación). Después del florilegio necesario a los poetas “necesarios” –algunos más que otros- en “El Dominical” de anteayer, Hinostroza, remata con las siguientes palabras:

El Estado ausente
Pero nuestros países hermanos, si bien no ostentan la portentosa unidad de la poesía peruana, son mucho más consecuentes con sus poetas, porque en el Perú estamos propiamente desamparados. Aquí no hay el menor estímulo, ni privado ni público para el poeta. Los Premios Nacionales de Cultura desaparecieron hace un cuarto de siglo, y el Estado no ha vuelto a reponerlos. No hay becas de creación de jóvenes, no hay Sistema Nacional de Creadores, como en México, no hay becas vitalicias para poetas eméritos, como en Chile y en México, no hay un gran premio internacional que celebre la memoria de César Vallejo, como el Pablo Neruda en Chile, el Octavio Paz en México, el Jorge Luís Borges en Argentina. No hay Festivales ni encuentros poéticos, como el de Medellín en Colombia, Chile-Poesía en el Mapocho, Poetas del Mundo Latino y treinta más en México, para no mencionar los de Nicaragua, Cuba, Ecuador o Santo Domingo, cada uno auspiciado por su respectivo Ministerio de Cultura, organismo estatal que en el Perú nunca ha existido.
Chile publicita su imagen turística como “Chile, país del vino y la poesía”. Y el Perú solo su pisco sour…¡Salud!

En primer lugar, no sé a qué se refiere Hinostroza cuando habla de la “portentosa unidad de la poesía peruana”. No sé qué unidad portentosa hay entre la poesía de César Vallejo y la poesía de Juan Parra del Riego, o entre la poesía de Martín Adán y la poesía del segundo Ramírez Ruíz, o entre César Moro y Pablo Guevara, por ejemplo. Salvo que mi tocayo (a quien me presentó una conocida astróloga de la escena limensi) haya querido referirse a situaciones más prosaicas como la realidad cotidiana en la que el poeta muere de hambre, solo y olvidado (no sé porque me estoy acordando de Francisco Bendezú, de Enrique Verástegui, etc). Lo que yo veo en la poesía peruana es una total desunión temática, estilística, una esporulación exagerada de conceptos, una diversidad de voces que se intersecan pero que no generan “unidad” sino más bien entropía y multiplicidad de caminos y no precisamente “unidad” etc., etc.,

En cuanto a la antología propiamente dicha, habría que anotar que no entiendo porque se antologa a Eduardo Chirinos y se deja fuera a Pablo Guevara, por qué se incluye a Marcos Martos y se niega a Jorge Pimentel, por qué Antonio Cisneros es más antologable que Alejandro Romualdo, por qué Rosella di Paolo y no Cecilia Bustamante, Rocío Silva Santistevan, Sarina Hefgott, Carmen Ollé, Giuliana Mazzeti, Dalmacia Ruíz Rosas, etc., etc. Ah, me olvidaba, sólo se trata de una antología que responde a intereses propios, cuestiones que sabría explicar mejor el propio Oviedo. Imagino la respuesta: “es mi antología, toda antología es un trabajo egoísta donde se ofrece la visión de un crítico en partícular, etc., etc.” El único detalle es que es una antología para España, una antología que nos debería representar en el extranjero, un libro que utilizarán de guía muchos críticos y lectores que poco o nada saben de la poesía peruana.

lunes, 23 de febrero de 2009

CARTA ABIERTA DE RAFAEL INOCENTE A JAVIER GARVICH


En relación a los últimos sucesos literarios, presentaciones de libros, berrinches y exacerbaciones de mentes atrabiliarias, diletantes y acomodaticias, el escritor Rafael Innocente me pide publicar esta carta abierta a J. Garvich:

Estimado Javier Gárvich:

Hace unos años supe de la existencia de estos cenáculos literarios (uno de los cuales es Ave Fénix, el otro Nueva Crónica), nacidos ambos en las mazmorras de las épocas más negras del fujimontesinismo. Sinceramente, el último jueves se presentó un dilema en mi persona al saber que el mismo día y a la misma hora en que se presentaría la novela Confesiones de Tamara Fiol, presentarían un libro de cuentos surgido del fragor de las luchas populares. Javier, qué enorme alegría saber que estos esfuerzos se han cristalizado al fin en un libro que seguramente dará que hablar a tirios y troyanos, a los malhablados de siempre y a los bujarrones cobardes parapetados en la distancia. Lamentablemente no pude asistir aquél día, estuve en la presentación de Confesiones de Tamara Fiol, y aunque luego te estuvimos esperando en el lugar de siempre con Julián Pérez, Cahuide, Teófilo, David, Retamozo, Ternero y algunos otros amigos, no nos brindaste el placer de apreciar tu inconfundible humanidad ataviada por la camiseta del Barza.
El día de la presentación de Tamara Fiol, uno de los que acompañó a Miguel Gutiérrez en la mesa fue Abelardo Sánchez-León L., quien más allá de los acertados puntos que reseñó acerca de Confesiones de Tamara Fiol, cometió —salvo mejor parecer— un desatino apenas al iniciar su disertación. Dijo algo así como que la de Gutiérrez se sumaba a otras obras que hablaban de la guerra interna como las de Cueto (Alonso), Roncagliolo, Thays y Alarcón. El gesto de extrañeza e incomodidad en el auditorio fue evidente.
Resulta desconcertante que escritores tan cautivadores como Fernando Cueto o José de Piérola, no sean todavía considerados por otros escritores (que ya no por los medios) como escritores que desde otra perspectiva cuentan los avatares de la guerra interna. Ambos tienen varias novelas publicadas y la calidad de su narrativa es inocultable. ¿Qué sucede entonces entre los escritores mayores (me refiero a la edad), para que persistan en su silencio frente a la obra de estos narradores jóvenes?
Sería un disparate intentar negar que los escritores que nombró Abelardo Sánchez-León como narradores de la guerra, tengan todo el derecho del mundo a fabular desde su particular visión lo que significó para ellos la violencia interna. Pero basta por favor de esa actitud antidemocrática de seguir creyendo que solamente son dos o tres "limeños" quienes están escribiendo acerca de un conflicto que afectó fundamentalmente al peruano de a pie, al peruano de tierra adentro.
¿O es que Abelardo Sánchez-León desconoce las obras de Cueto, Piérola, Pérez Huarancca, Zuzunaga Huayta por mencionar unas pocas de las más de 200 publicaciones que sobre la guerra interna existen? Prefiero creer que Abelardo Sánchez-León no ha leído estas obras recientes de autores jóvenes por falta de tiempo y por eso lee las obras que tiene más a la mano. Por lo demás, Sánchez-León realizó un resumen impecable de la novela de Miguel Gutiérrez, por quien declaró su admiración y alta estima como narrador y amigo.
Es ejemplar el que Manuel Marcazzolo haya logrado alumbrar en condiciones infrahumanas, con más veinte horas de encierro al día, una obra que estoy seguro debe ser valiosísima no solo como documento testimonial, además como manifiesto patente de que el arte puede nacer en los lugares más improbables.
Aprovecho para tocar otro tema tangencialmente relacionado: ayer noche me enteré que el Crítico Soez, después de persistir en sus insolencias, nos recomienda a Ybarra, Coral y a quien esto escribe que nos encerremos en una habitación por dos meses para ver "si escribimos algo interesante".
Sólo dos preguntas para el escritor frustrado que confunde los pedos con sirenas (¡vaya la zalamería con la Llosa!) y que para concha se dice de izquierdas: ¿Alguna vez estuvo usted encerrado en contra de su voluntad en una habitación? ¿O es un apologista de la carcelería como los Wolfenson quienes desde los diarios chicha difamaban a medio mundo para que sean encerrados porque el fujimontesinismo los consideraba como peligrosos para la santaputa democracia mientras usted editaba el pelágico suplemento Somos de El Comercio?
Yahvé, el dios de los judíos, usó la palabra "maldito" para abominar de la serpiente, luego de Adán y Eva y la humanidad toda y después de Caín por asesinar a su propio hermano. Jesús llamado Cristo, tampoco fue un dechado de urbanidad en este aspecto. Según la Biblia, a la muy tierna edad de 4 ó 5 años llamó a un hijo de Anás "grano execrable de iniquidad, hijo de la muerte" y "oficina de Satán".
Que el Crítico Soez, docto en pullas/cual mozo de caminos, me llame entonces imbécil y otras perlas (seguramente vibrando de inconfesable placer nocturnal), porque no le gustaron algunas respuestas mías, sólo demuestra que es digno hijo del pueblo elegido, tan decente como los Wolfenson o Schmuel, notorias porquerías fujimontesinistas.

Rafael Innocente

domingo, 22 de febrero de 2009

VÍDEO BOMB DE CÉSAR GUTIÉRREZ


El novelista César Gutiérrez, extravíado --por estos días-- en las calles bohemias de Barranco (¿"El Santo", se llama esa discoteSca al pie del puente de los suspiros?), me envía este vídeo new age-electrónica-y cultura de vanguardia que ha contado con el apoyo tecnológico y creativo de "Jardín Solar" (los muchachones que junto al drag queen Fraudi Amanda propusieron una variante del "terrorismo musical"). Todos van a morir. Todos menos Bowie, dice el autor y pienso en el Space Odditi o en el Ziggy Stardust, (la estrella de rock venida de otro planeta) del barón blanco del rock, también conocido como el "camaleón del rock".
Abajo pego las características. Antes copio estas líneas de la página 548 de "Bombardero". Estás servidos:
LAS NUEVAS SUSTANCIAS trazan ideas en el aire, ideas que se deshacen en el cielo de la conciencia como los fragmentos de un avión cargado de pasajeros que va perdiendo altura, que va perdiendo cordura y ritmo y otra vez altura y luego se va perdiendo para siempre; el lenguaje se mueve hollando espacios de ozono sin aire, el lenguaje llena los vacíos de esa gran pantalla cubierta de estática donde los mensajes viajan del pánico al éxtasis hasta envolverse en sonidos de naturaleza geométrica a.k.a. MDMA, mis neuro-transmisores están sujetos a las leyes cuánticas del movimiento, a las ondas de probabilidad y a la conversión de las divisiones aerotransportadas en proyectiles altamente combustibles que más pronto de lo previsto han de llover sobre Metrópolis y por eso hacia el amanecer estoy orando en forma de samplers zen o midis gregorianos que llegan y despegan de mi cráneo mediante cables que me conectan a un Dios enfermo, con escala en La Virgen.

Datos:

Video de la presentación del artefacto literario 80M84RD3R0 en la 4ta Feria del Libro de Trujillo, la tarde-noche del 29 de enero de 2009.

lugar: auditorio césar vallejo - 4ta FLT
Protagonista: césar gutiérrez
Grabación de video en camara digital: héctor quintanilla cúneo - editorial norma

manipulación de imagen, cirugía cromática, inserción lírica y edición de VDo: tito domínguez & Jardín Solar

sábado, 21 de febrero de 2009

"EL CLUB DE LA PELEA"

Cuando estaba en la primaria, existía en el salón de clase el clásico matoncito de barrio que reproducía en su forma de ser su tortuosa relación familiar: padre borracho, pegalón y gritero; madre desaseada y desordenada; hermanos egoístas, pendencieros y abusadores. Lo cierto es que este bocón y roba-loncheras no tenía rival, dada a su estatura (puesto que había repetido tres veces), su verbo florido y su gordura elefantiásica con la que eventualmente (y literalmente) aplastaba a quien osara retarlo.
Cierto día que me había insultado y jalado de la chompa, zamaquéandome como un tentetieso para que le ayude en las tareas, se me escapó un insulto, una palabrota que quedó retumbando en el aula. El matoncito, hábil en las "malas palabras" y en las diatribas, no pudo hacer nada en ese momento porque entró el auxiliar a pasar lista y ver el asunto del cuaderno de control y las firmas de los padres. El matoncito me dijo en silencio, casi susurrando y frunciendo el ceño: “te cagaste Ybarra a la salida te rompo la cara…”. Yo con mis 9 años recién cumplidos empecé a temblar, mis dientes cascabeleaban como si tuviera frío, se me erizaron los pelos de la cabeza, pero respiré hondo y me dije: al diablo, no tengo nada que perder, si me pega me pega, pero algo haré con este abusivo que me llevaba algo más que una cabeza y como 30 kilos más.
A las afueras de ese colegio religioso –claretiano, para más detalles-- esperaban las barras, casi todos los oprimidos, niños con formación católica e hipócrita; muchachitos pequeños y enclenques tenían vagas esperanzas en que yo los reivindicará con algún golpe en esa panza grotesca y aguanosa. Uno de ellos me miro y se persignó. Tuve miedo pero pasé saliva y me tragué mis fobias y con ellas los 30 kilos de diferencia.

Observé al niño gordo como si fuera un luchador de Sumo, no sé porque lo imaginé calato y con ese jebe horroroso en el trasero, tirando sal a la esquina contraria y exhibiendo su peso; peso que aprovechó inmediatamente para empujarme contra un grupo de ayayeros (no de mi lado) que estaban detrás de mí y que me devolvieron rápidamente al ruedo como si fuera un resorte a los puños del pequeño gorila quien aprovechó para hincharme un ojo y reír a mandíbula batiente mientras su séquito, otros dos de su calaña, se burlaban.
En un breve descuido y aprovechando que mi rival se jactaba de mi debilidad física aproveché para darle un cabezazo con todas las fuerzas como jamás había imaginado, hasta entonces, que tenía en mi cuerpo. Me lancé hacia delante con la cabeza como un toro y cerré los ojos. Mi misión era embestir con mi pequeña humanidad a ese pequeño monstruo, tirano y dictadorzuelo. Resultado: le bajé todos los dientes de adelante. En mi cabeza se abrieron cuatro orificios notorios (bajo mi corte de pelo alemán) que destilaban sangre pero que no eran nada comparado con la hemorragia y los borbotones que le salían de la boca al matoncito de barrio. Para mí fue una pelea épica, casi bíblica, me había bajado a Goliat, el endriago había sido derrotado, y no con una honda sino con mi cabeza. Aún conservo esas viejas cicatrices y una hoja de mi primera expulsión escolar.

Varias veces he necesitado medir mis fuerzas físicas con otros individuos, algunas veces defendiendo a personas asaltadas. Otras, defendiendo a alguna mujer maltratada por algún hombre en la calle, o en alguna marcha ante la prepotencia policial, alguna pelea callejera, cuestiones de honor, etc. Lo reconozco, perdí en muchas ocasiones. Lo cierto (y como moraleja) es que, desde muy joven, me dí cuenta que era mejor conversar a batirse a puños o patadas; cuestión en la que hay que entrar en autodefensa o solo si es necesario.

Cuento todo esto (espero sea un asunto literario, cuestiones de momento, etc.,) porque esta semana me han sorprendido 3 comentarios que tienen como único destinatario al señor Gustavo Faverón Patriu http://puenteareo1.blogspot.com/, conocido consejero espiritual de este blog, y que paso a citar inmediatamente:

Primero: el de Martín Roldán en su “Generación Cochebomba” http://generacion-cochebomba.blogspot.com/:

Si por allí alguien sale diciendo que mi novela es mala, que está mal escrita, no me voy a picar porque sé que no le va a gustar a todo mundo, pero el insulto a la persona si me jode y más viniendo de gente que no me conoce. Me gustaría saber si tendrían los huevos suficientes para decirme en mi pepa los insultos que muy cómodamente, escriben desde sus teclados.

Segundo: el de Rafael Inocente (comentario puesto en este blog):

A mí también me encantaría saber si este compadrito tendría los huevos necesarios para decirme en mi cara pelada la sarta de insultos personales que escribe desde el cubil que le financia una universidad norteamericana. Por eso no pienso responderle a un sujeto de trayectoria tan errabunda como Faverón, quien me ataca personalmente sin ningún argumento, porque YO TRABAJO PARA GANARME LOS FRIJOLES EN ESTE PAÍS CORRAL DE CHANCHOS, no tengo tiempo para argumentarle a un necio que desde el saque me insulta: cuando vengas a Lima búscame Faverón y nos encontramos donde quieras para que me digas imbécil, mequetrefe, terrorista, no dudes que acudiré a la cita.

Tercero: Víctor Coral en su Luz de Limbo http://luzdelimbo.blogspot.com/, quien usa una imagen inteligente sin dejar de ser intimidante:

Creo que ni hace falta decirlo, pero va: Parabellum es también el nombre de un arma muy letal, 9 mm.
(En relación al comentario malintencionado del susodicho: “¿Parabellum? ¿Qué es eso? Espero que nadie haya sido tan zonzonazo de ponerle a su libro un título que significa "prepárate para la guerra"... Ya no estamos para esas posas tontorronas”)

(N del b: “Parabellum”, último poemario de Víctor Coral)

Como dije arriba, espero que todo esto sea un asunto literario y nada más, y si sucede, pues, que no pase de un ojo hinchado o un par de piezas dentarias menos en la cavidad bucal de cualquiera de los contrincantes, aunque imagino por mi conocimiento callejero quien va a tener que ir al estomatólogo urgente por los postizos. Dudo que alguien pueda repetir el exabrupto de Verlaine para con Rimbaud, a quien hirió de un balazo en la muñeca por un asunto de celos.
Celos, melosa palabrita, celos literarios, celos amorosos, celos de amigos, celos de enemigos, celos del triunfo ajeno, celos del fracaso ajeno, celos celos, celos, celos, celos, celos, celos, celos…
Todavía escucho esa frase que siempre me pareció cacofónica y nada elegante: "chócala pa' la salida".

miércoles, 18 de febrero de 2009

"ANA LEE SU POEMA" Y EL ARTE BASURA



Nadie puede dudar que vivimos en el mundo de la banalidad, de la estupidez, el escarnio, la mentira, la suplantación, el alboroto, la farsa, etc. Definitivamente el arte (poesía, música, teatro, cine, vídeo, danza, escultura, etc.) ha entrado en la decadencia absoluta. Ahora cualquier imbécil se dice artista, hace cualquier estupidez y luego teoriza, entonces tenemos “arte conceptual”. Le pone algún condimento de guerra (por ejemplo una mujer violada por la milicia) e ipso facto es la imagen de la humanidad antibelicista, la luchadora y “la artista” de los derechos humanos; o muestra la tetamenta o la piernamenta y entonces se convierte en el paradigma del arte erótico, la luchadora por las libertades sexuales y el arte libre o cualquier cojudez parecida . Todo vale en el camino a ser un artista mediático comprometido únicamente con lo que lleva en las tripas esperando evacuar.
Por lo mismo, se instauran premios para generar tendencias y acentuar un tipo de dictadura mediática y política; todo aquel que se aleje de esos cánones simplemente es un outsider, un bastardo, alguien condenado al fracaso, no importa cuan profundo o elaborado sea su trabajo.
Para los “verdaderos artistas” existen editoriales de prestigio, disqueras de prestigio, galerías de arte de prestigio, compañías cinematográficas de prestigio, agencias de publicidad de prestigio, diseñadoras de moda de prestigio, etc, etc. Cualquier artista con más de dos de frente y con obra sobre sus espaldas que no pase por estas instituciones del capitalismo draconiano, del mercantilismo diarreico, está condenado a ser un don nadie, un fracasado, un apestado (y encima todos los felipillos, la recua, la piara, la "masa" según Ortega y Gasset, te señalarán con el dedo). Pero todo esto no empieza ahí, empieza desde la educación primaria, desde el kindergarten para eso están los grandes colegios particulares, los que cobran en dólares (con reserva a derecho de admisión solapa. O sea de que si eres blancón o blancuzco pero no tienes plata quedas fuera, aquí no hay vainas, ni que seas cholo aclarado con plata, quedas fuera igual) y preservan, de esta forma, a la clase dominante de la chusma. Ahí las grandes familias se unen entre ellas protegiendo de esta forma no solo su raza, credo, ideología, etc., sino sobre todo sus propiedades, sus capitales, sus empresas.
Por eso es común que los últimos “artistas” en pueblos-corral de chanchos como este sean de extracción media-alta. Sus padres, convencidos de que sus hijos son unos imbéciles, carentes de talento alguno, sólo atinan a financiar sus hobbys, les establecen los contactos (una llamadita por teléfono por ahí, una llamadita por allá), les pagan la “carrera” de artistas, los hacen viajar por el mundo para que se codeen con la crema y nata del arte contemporáneo y les pagan las grandes galerías de arte (si es que es pintor), les pagan a las disqueras y a las radios (si es que es músico), les pagan a los grandes críticos para que generen polémica si es que el hij@ es “escritor “(recuerden al poetastro hijo de Emilio Lafferranderie, el veco; o al hijo de un general asesino). Si no creen estas palabras revisen los apellidos de los "grandes" artistas del Perú, escojan por ejemplo el rubro pintura y exceptuando a Quispes Asín o Tilsa Tsuchiya (que ni siquiera es apellido indígena) el resto está conformado por apellidos compuestos o apellidos extrañamente extranjeros en un país de mestizos; Herkovitz, Szyszlo, Camino Brent, Roca Rey, etc., etc., etc...

Corto aquí y les dejo el vídeo de Ana lee su poema. Sigue en el siguiente post.

martes, 17 de febrero de 2009

¿QUIÉN ES CLAUDIA LLOSA?



Tratando de indagar sobre esta "cineasta", sobrina de MVLL, me encuentro con algunas entrevistas y un par de vídeos colgados por la misma autora en youtube. Francamente pensé encontrar a alguien con un CI elevado (anticuado, cromagnon me han llamado por hablar de CI) o con una “inteligencia” (mal llamada “múltiple") que permita justificar un premio tan caro como dice ser el “oso de oro”. Lamento decepcionar a muchos lectores con lo que voy a decir, pero esta señorita no tiene mucho que ofrecer, al menos teóricamente ("creo mucho en la tradición oral y en la tradición musical" dice cínicamente); su punto flaco son los argumentos: no sabe nada de realidad nacional, no sabe nada de violencia interna, no sabe nada de lo que hacían los militares o los senderistas, no sabe nada de derechos humanos, no sabe nada de historia; a las justas cree ver en la leche materna de una mujer violada un indicio de que algo estuvo mal (por lo que le contaron según confiesa), pero no acierta, patina y cae de cabeza. Lo que encuentro leyendo entre líneas (“el collar ayacuchano que cargo y que brilla mucho es un collar hecho por mi hermana que es diseñadora de modas y pronto inaugurara una temporada aquí en europa”) es que hay una angurria por cogerse de temas propios de la cultura peruana, (la cultura andina huaqueada por extraños para venderlos en lugares cortesanos) pero cuya visión es la de una turista y a lo mucho la de alguien con formación criolla para quienes los cholos no pueden ejercer más que empleos manuales o de sirvientes (recuerden, disculpen la asociación, a esa escritora peruana radicada en Paris quien llama a su empleada mestiza con el eufemismo “la chica que viene por las tardes a limpiar”).
Cito un fragmento de sus palabras atropelladas, confusas (imagino como la película que se va a estrenar en abril):
“Y como es que te quitas ese velo, cómo es que te lo sacas de la piel si es que es efímero. Si no se puede tocar y la película habla de eso de lo que se ama, de lo que nos hace ser como somos, porque nuestras raíces, nuestra memoria nos define, nos hace quienes somos y a veces es difícil encontrar el equilibrio entre dejar la mochila y seguir siendo, seguir teniendo nuestra identidad más clara. ¿no?”
Qué quiso decir esta señorita. Francamente no sé, salvo que la mochila sea el peso de nuestra verdadera historia falseada por los felipillos y por los perricholeros que aplauden como monos ante cualquier estupidez, cualquier premio aunque sea el premio nobel de literatura dado a Winston Churchill o el “Oso de Oro” dado una débil mental, una "niña rica" cuyos padres le han financiado el "hobby".

Que aplaudan los monos. Sigo esperando el estreno de la peliculilla.
Les dejo estos vídeos donde habla (o eso parece hacer) la "cineasta".
(en el vídeo de arriba ni siquiera el teleprompter le salva de decir verdades de perogrullo y estupideces)







lunes, 16 de febrero de 2009

"LA TETA ASUSTADA Y RACISTA DE CLAUDIA LLOSA" Y EL PERUANISTA CARLOS QUIROZ



Como todos los peruvianos de a pie sólo he visto los fragmentos y avances que están en la net de esta película de la sobrina de Vargas Llosa. Todos los elementos básicos para establecer una crítica a favor o en contra no me bastan. Sin embargo, por ahí hay un bloger que salta en un pie y se flagela para saber si está despierto o dormido, http://puenteareo1.blogspot.com/2009/02/el-oso-de-oro.html; y todo por el bendito premio, el "oso de oro", obtenido por esta cinta (hasta cuándo tendremos que guiarnos por los fabricantes de seudomodas o tendencias, los "conductistas" de avignon y psicosociales, los estercoleros y jueces sin rostro del "arte" construido para fortalecer la cultura de la barbarie y la opresión). De todas formas, mientras esperamos esta cinta estrenada primero, como debe ser, en europa les dejo este artículo del peruanista, Quiroz, quien, según refiere, ha visto algo más que el trailer, y tiene una documentación amplia, por lo menos hay mayores detalles que se desprenden del propio artículo.
A los comentarista "apriori" entrenados en disparar a mansalva les recomiendo leer primero el texto del peruanista en http://peruanista.blogspot.com/

Aquí el artículo que ha erizado a la burguesía parásita y atrabiliaria, y a sus esbirros y letratenientes de pacotilla (para los que quieran más detalle pueden revisar el combativo y siempre presente Tv bruto: http://tvbruto.blogspot.com/):


La teta asustada y racista de Claudia Llosa
La gente racista es endemoniada e infeliz, ellos sufren de una enfermedad del alma y la mente que los mueve a esparcir el sufrimiento y la opresión.
Ellos se alimentan de la crueldad y la malicia: aborrecen la justicia y la igualdad porque disfrutan del abuso y la explotación.El primer embajador.Guamán Poma de Ayala, siglo XVIIClaudia Llosa es una de esos individuos que perfeccionan su falsedad y visten sus intenciones de lo opuesto, presentándose con "buenas" intenciones. Pero sus antecedentes la delatan: su anterior filme Madeinusa nos presenta a los andinos como salvajes e idiotas.Ahora regresa con La Teta Asustada, otro eructo de asolapado racismo y ejemplo de como los medios de Lima -vía Barcelona y Madrid- les encanta burlarse de los andinos y nuestras culturas.Esta película no se trata de la vida de una mujer andina traumada por la violencia interna en Perú, como Llosa vende el cuento en Europa. Es acerca de mostrar la vida de una pianista limeña muy sofisticada, pseudo educada –y bien blanca- y como ejemplo de superioridad, mostrar a la empleada andina, la pobrecita, sumisa, superticiosa.El discurso del filme habla de simpatía indigenista, pero la imagen grita de una mala intención y de burla malosa, de comparación exagerada haciendo un paralelo entre las vidas de ambas.Claudia Llosa, como mucha gente blanca de Lima, no conoce bien a los pueblos y culturas indígenas de los Andes: nos miran de lejitos hasta cuando conviene, digamos cuando quieren mano de obra barata o hacer dinero con nuestras tradiciones. Esa ignorancia la traducen luego en un complejo de superioridad paternalista.Llosa es parte de esa diminuta elite blanca de Lima, y es sobrina del racista novelista hispano-peruano Mario Vargas Llosa. Entonces no sorprende que su película haya recibido financiamiento de dos canales de TV de España: Televisió de Catalunya y Televisión Española. No es una coincidencia, pues sabemos por historia propia: a los europeos les encanta crear historias acerca de otros pueblos y culturas, sin incluir nuestrs voces.Ellos los blancos racistas -que no son todos los blancos peruanos felizmente- asumen que tienen la autoridad de retratarnos a los nativos como gente curiosa, exótica, productos de las montañas, viviendo en risibles pueblitos subdesarrollados. Nos miran a los andinos como amuletos de observación curiosa, y de explotación mercantil.Es como le ocurre a los indígenas de Cusco, Lima o Iquitos que son usados para las fotos de postales y de cumbres internacionales, o de promoción turística del gobierno de Perú en el mundo. Pero a los nativos peruanos no les llegan la milésima parte de las ganancias de PeruRail o Lan Chile, ni de los hoteles lujosos que están apareciendo en la capitales de los quechuas, los rímac y los iquitos.Entonces como toda folklorista convenida, Claudia Llosa se apropia de las culturas andinas para hacer filmes que impresionen a extranjeros y a ignorantes. A ella no le importan nuestros indígenas peruanos como seres humanos, sino como personajes curiosos y como objeto de burla, de reojo.Al mismo tiempo, ellos los blancos racistas se presentan a sí mismos como regios y buenos, y atractivos, mientras que a nosotros los cobrizos nos ponen brutitos y necesitados, y dependientes de ellos claro.Lo que es peor: nosotros les aplaudimos como sirvientes útiles. Para los que no comprenden, explico: en Perú existe un mestizaje de razas y culturas, pero nuestra mayor herencia es indígena y afro descendiente. Desafortunadamente el racismo y clasismo todavía mantienen divididos a los peruanos, y causa abusos basados en el color de la piel.Ahora que la película se ha estrenado, la elite de Lima y sus amigos europeos se van a emborrachar de premios –inventados por ellos mismo, no? Ellos escribirán críticas favorables en sus diarios y revistas, y los medios basura de Lima convencerán a los peruanos que este bodrio racista es motivo de orgullo nacional.Después de todo, si los europeos dicen que es buena… Eso explica el porque esta peliculita ha sido estrenada primero en Berlín y no en alguna ciudad andina peruana. Llosa quiere impresionar a los europeos, y ha llevado consigo a la actriz ayacuchana Magaly Solier como su mascota exótica, para vender su producto.Esta película se trata de dinero, fama y poder, no para crear una diferencia. Ellos harán dinero con su versión de nuestra historia, nuestras culturas, mostrándonos como objeto de vitrina, con asqueante mirada de superioridad. En ese sentido, están esparciendo veneno en las mentes de nuestros jóvenes y viene con sonrisa y colorines, pero es veneno envuelto en bolsa de caramelo.Nosotros los peruanos podríamos tragarnos ese veneno, y seguiremos viviendo con el complejo de inferioridad que abunda en Perú y que es causa de tanta opresión entre nosotros mismos. Eso es exactamente lo que ellos necesitan para seguir explotándonos, y mantenernos oprimidos y odiándonos a nosotros mismos.Es muy probable que Claudia Llosa continúe siendo una personal cruel y mal intencionada, a menos que se enfrente a sus demonios, y limpie su alma y mente de esa enfermedad llamada racismo. Hasta ahora ha hecho tanto daño a nuestra gente, pero está en nuestras manos el prevenir que nuestros niños aprendan y sean afectados por esta porquería.

ENVÍO DE RAFAEL INOCENTE


En relación a los últimos comentarios (post, vídeos, erizaciones, tergiversaciones, etc.,) el novelista Rafael Inocente me envía el texto leído en el conversatorio “Guerra y Literatura”. Lo posteo tal y cual para que los lectores que no acudieron y, también los que se están guiando por los fragmentos que circulan por ahí, saquen sus propias conclusiones:



Palabras de Rafael Innocente en Conversatorio sobre Guerra y Literatura en El Averno

Hace varios años recibí una visita inesperada. Era un domingo muy temprano y toda la familia se encontraba reunida cuando de pronto alguien golpeó violentamente la reja del jardín exterior de la casa. Uno de mis hermanos salió y permaneció fuera durante largos minutos. Luego me llamó y me dijo muy discretamente, Rafo, es el Chato Jorge. Yo estaba a punto de desayunar, luego iría a limpiar la carcocha que había adquirido hacía poco tiempo, un VW del 1961, que aunque no se encontraba en estado calamitoso, lucía ese rat look que motivaba crueles chanzas de todos mis conocidos. Completamente desconcertado salí y me di de lleno con el Chato Jorge, un antiguo compañero de estudios de la Universidad Agraria. Nos fusionamos en un abrazo con el Chato Jorge, quien sin mediar palabra, me miraba y escrutaba como si yo fuese un fantasma o un aparecido mientras que yo hacía lo mismo con su persona. Luego, recuperado de la sorpresa, me espetó a boca de jarro, mirando el antiguo VW alemán, oe, ¿eso es carro? ‘Ta que mejor dónalo como cochebomba pa’ la causa, huevón… no pude contener mi risa y al rato nos anudábamos en una conversa interminable con el Chato Jorge, un antiguo condiscípulo de la Agraria, ex estudiante de agronomía, ex alumno de la Universidad de Lima, viejo roquero subterráneo ochentero, cuasi integrante de Los Injertos Servicios Generales y ex prisionero político liberado después de 10 años de encierro en las mazmorras fujimontesinistas.

No deseo explayarme en todo lo que conversamos aquella mañana invernal al amparo de un par de emolientes con sábila, sólo diré que la decepción y la amargura constituían el tono de la larga perorata con la que el Chato refería de todo lo que había sido su vida hasta ese instante. Durante su carcelería había perdido a su padre, a una novia, sus estudios y aunque sea lugar común el mencionarlo, había truncado una vida que se adivinaba prometedora. ¿Sabes, Rafo, cuál es el peor crimen que puede cometer una sociedad?, me preguntó directamente mirándome el alma, el peor crimen es obligar a cometer un delito a quien no ha nacido para eso, se respondió él mismo y de inmediato como reparando en lo metafísico de sus palabras, añadió, pero la militancia es así, la cana es solamente un accidente de trabajo, por lo menos yo estoy vivo, otros dieron su cuota, quedaron lisiados, se pulmonearon, han enloquecido, mientras que esos, los mandos, conchasumare, hacen pactos con el enemigo, otros progresan, se casan, son ingenieros…se compran carros y luego de una carcajada estruendosa, inquirió sobre mis notas literarias, oe, ¿sigues escribiendo tus huevadas? Sigue haciéndolo, cumpa, la vida pasa muy rápido, mañana podríamos estar muertos y todo lo que he podido leer acerca de lo que ha sucedido en nuestra colonia es un insulto a la inteligencia… publica tu sólo y no jodas, déjate de mariconadas, haz lo que tienes que hacer, me abrazó nuevamente y se despidió sin solemnidad y con prisa y esta vez para siempre.

¿Por qué cuento todo esto? Porque si de algo estoy seguro es que esta sociedad es hija y consecuencia de un movimiento político actualmente empantanado pero que no está muerto. Todos de una u otra manera somos consecuencia de lo que significó la denominada guerra popular hasta en las esferas más íntimas de nuestras vidas. Incluso aquellos marginales de La Molina, Las Casuarinas o San Isidro, con su miedo cerval y su odio reconcentrado hacia lo que Gonzalo Portocarrero consideró como la encarnación del Mal Absoluto, incluso estos marginales son producto de lo que Oswaldo Reynoso considera tan acertadamente como guerra popular, porque quienes se enfrentaron en esta guerra fratricida fueron pobres contra pobres, cholos contra cholos, pueblo contra pueblo, cachacos hambrientos y piojosos reclutados en las barriadas y en comunidades campesinas contra combatientes populares tebecianos y famélicos provenientes de los mismos estratos, mientras los ciprianis, valverdes, areches y gonzalos, aquellos que comían pollito con papas, chupaban whisky etiqueta negra y usaban perfume francés pactaban a espaldas de los que creyeron.

¿Por qué me decidí a escribir La Ciudad de los Culpables? Pues no lo sé. Pienso que uno no decide nada. Como cuando te enamoras. Son personajes, escenas, diálogos, vivencias, sueños, demonios o ángeles que están ahí dando vueltas y de pronto sientes que un impulso sobrehumano te lanza al ruedo y coges tinta y papel y a darle a la página en blanco como un volcán en erupción, como un pene enhiesto con los porongos llenos, atizado, al menos en mi caso, por la indignación más absoluta e insoportable, un pelín de rabia y un poquitín de cariño para intentar lograr contar una buena historia y por qué no, una gran historia que cambie la vida "mas que sea" a una sola persona.

Dicen que el arte, en particular la novela, la buena novela, tendría un efecto catártico (exacerbar la conciencia moral de la gente), pues sería la forma más inmediata e insoportable de creación. La lectura de una buena novela nos cambia la vida. Sé de parejas que se han disuelto porque alguno de los cónyuges leyó cierta novela y decidió que la vida del personaje era más interesante que la suya propia. Puede entonces resultar doloroso leer una buena novela y puede también que por ello muchos ahora prefieran ahorrarse el trabajo de escribirlas porque si resulta doloroso leerlas, pues más lancinante resulta parirlas.

¿Que si La Ciudad de los Culpables es una novela apologética, pro, comprometida, una buena novela? Ya lo dirán los iluminati. Pero creo que sería pertinente aclarar de entrada que cuando decimos narrativa de la guerra (o guerra y literatura, para el caso da lo mismo), no nos referimos solamente a las acciones y escenarios de guerra, es decir aquella narrativa épica y sostenida que cuente la vida de, digamos, un destacamento guerrillero o un líder íntegro que conduce a su pueblo a la victoria después de innumerables batallas, que ese sería un sentido angosto para expresión tan compleja, preferiría entender narrativa de la guerra en un sentido más lato y de mayores connotaciones, es decir, los diferentes dramas, conductas y formas de vida de los individuos y colectividades de diferentes regiones y clases sociales influenciados directa o indirectamente por la guerra popular que se inició en los ochenta.

No es secreto para nadie decir que en España casi después de 70 años de la guerra civil se siguen publicando novelas estremecedoras creadas por escritores jóvenes acerca de este episodio sangriento de la historia ibérica (pienso en Soldados de Salamina, de Javier Cercas). En el Perú, hacia el 2003, el número de relatos y cuentos acerca de este tópico rozaba los doscientos y la cantidad de novelas publicadas en relación a la guerra subversiva rasaba casi el medio ciento, según datos objetivos de Mark R. Cox, abarcando escritores de la costa, sierra y selva, norte, centro y sur, escritores tan disímiles como un chalaco cinturón negro autor de uno de los mejores cuentos de guerra escritos en esta parte del continente hasta un políglota ingeniero huancavelicano cultor de las rosas de hierro, pasando por un ayacuchano retablista cuyas magistrales novelas son ignoradas porfiada y sistemáticamente por la crítica, esa puta vieja y desdentada, cuca como aprista, de quien Oswaldo Reynoso profirió alguna vez, me cago en ella. Por tanto, acercarse apenas a la producción cultural nacional sobre la violencia política desde 1980 es una tarea titánica que exige objetividad, pero también pasión y energía, y quienes estamos hoy presentes somos apenas una muestra de una producción nacional que seguirá apareciendo conforme se fustigue el centralismo, el tradicionalismo, el limeñismo, toda esa inmundicia que todavía quieren imponer sujetos coloniales parapetados en sus huariques en diarios coludidos con la megacorrupción neoliberal de los últimos veinte años. Estos sujetos coloniales, herederos del zambo chismoso Ricardo Palma, a quienes el Zorro Plateado llamó acertadamente escritores perricholeros hoy se han globalizado y están vivitos en los medios cosechando lauros con el dolor ajeno.

Pero, ¿y la literatura, dónde queda la literatura? Pues siento decirles que en las actuales circunstancias de globoidiotización y capitalismo de guerra NO HAY NADA QUE ESPERAR DE LA LITERATURA. La literatura, ahora, es una mercadería como cualquier otra, un automóvil del año, un reloj pulsera, un celular con cámara, un pantalón de marca, un par de zapatillas importadas, un desodorante en spray en algún anaquel de Metro… una mercancía sujeta al modo de producción, distribución y consumo impuesto por la industria del capitalismo postrero, dotada pero de esa aura de excelencia que te da el ser considerado un intelectual, un narrador, un poeta: un artista.

Escritores perricholeros mencionó el Zorro Plateado, para referirse a esa actitud y formas de entender la vida basadas en el limeñismo, el costumbrismo, la adoración de una ciudad enferma, el culto a la huachafería y la lisura, sin anticipar quizá que los nietos espirituales de estos perricholos causarían cierto furor masmediático años más tarde. Esa literatura indiferente, vacía, ganapán, escrita por buenos chicos (o bad boys prefabricados) complacientes, esa literatura sin alma se ha anclado fuertemente en tierras andinas y aprovecha y usufructúa de un proceso doloroso para el pueblo peruano y fabrica una literatura sin esperanza.

¿Y qué persiguen los escritores peruanos de las últimas hornadas, sobre todo aquellos que se han afincado en la Madre Pútrea?

El Cáliz que persiguen los escritores peruanos de hoy puede nombrarse con sólo dos palabras: fama y dinero.

Hoy la mancha de escritores masmediáticos que opinan de todo (hasta de cocina), hacen deporte y salen en Somos está compuesta abrumadoramente por dos conjuntos abiertos, el de los imbéciles y el de los canallas, sin que haya que excluir en absoluto que estas simpáticas definiciones puedan confluir simultáneamente en un mismo sujeto. Como aquél señorito que afirmó, sin ápice de vergüenza y con una sinceridad arrobadora, que escribía sobre la guerra interna porque era una buena oportunidad para ganar dinero o aquél otro que negó ser escritor topográfico pero intituló su mamotreto con el nombre de un lugar emblemático dentro de la mitología de la guerra interna o ese que quiere hacernos creer que una hermosa muchacha ayacuchana capturada por la Marina de Guerra fornica primero con su torturador y verdugo, luego con el atormentado hijo del torturador y al final de la novela, el pequeño hijo del torturador habido en la joven prisionera, le dice al medio hermano una frase repugnante, quiero agradecerle, agradecerle nada más. Ese es el tipo de perspectiva señorial con el que algunos escritores intentan contar la guerra interna. Esa es la forma en que la burguesía, a través de sus pocos individuos letrados, entiende lo que ellos llaman la reconciliación nacional y que su comisión de la verdad no ha logrado en un ápice.

La literatura en sus momentos más dichosos era un campo de expresión, contienda y conocimiento de lo humano, una exploración de sus posibilidades y modos de experiencia inéditos. Para que esto sea así, obviamente resulta imprescindible que haya una sociedad que lo necesite y reclame. Pero el capitalismo, más aún el liberalismo funcionan sobre el trasfondo de la represión sistemática y el interesado desconocimiento de lo humano en aras del economicismo aberrante. La narcosis generalizada en lo que esto se traduce genera seres robotizados y un descenso del nivel mental de la población que no sólo no acepta lo que la literatura transmitía en épocas anteriores, si no que se DEFIENDE activamente del arte a través de la represión (masiva y oficial), la asimilación (cuando puede y lo permitimos), la producción y la difusión masiva de arte prostituido, falsificaciones y sucedáneos: la indiferencia y el silencio.

Sepultado, oleado y sacramentado el comunismo, desprestigiadas las utopías, descabezado todo movimiento popular, parecería que toda literatura que huela a compromiso debe ser ignorada y despreciada. El intelectual es sospechoso y las novelas "políticas" apenas reciben atención. Los estropicios del realismo socialista y la aparición de comisarios culturales, rudos e incultos, han servido de pretexto para ello, pero hay quienes todavía se las juegan, como lo han hecho brillantemente Gutiérrez y Koetzee, por una ficción política no sectaria.

Finalmente, sólo deseo incidir en que a diferencia de la política o la economía, la novela penetra en las vidas de individuos concretos, los vivisecciona, les hunde el escalpelo hasta lo más profundo del alma. Acaso sólo a través de ellos podamos atisbar qué hace que un ser humano destruya sin misericordia a otro ser humano y acaso esta sea aún uno de las grandes trabajos de la ficción literaria, que no sólo aspira a la estética y a la comprensión del otro, sino a nuestra misma sobrevivencia como especie.

Rafael Innocente

Febrero 2009


Foto: Conversatorio en la UNFV, de izquierda a derecha: Dimas Arrieta, catedrático, Alzamora, Martín Roldán, Rafael Inocente, Ricardo Virhuez, Javier Garvich, bloger, Gabriel Rimachi, catedrático.

sábado, 14 de febrero de 2009

¿¿¿LA GUERRA DE LA LITERATURA!!!



Estoy de viaje, aprovecho la portatil de un amigo y les dejo este vídeo del Utero Tv. http://utero.pe/ sobre el conversatorio "Guerra y Literatura" efectuado en "El Averno". Tengo ciertas reparos en lo que respecta a la edición del reporte donde se cortan ideas en beneficio de palabras sueltas, frases que quedan colgando dentro del contexto y pierden sentido (mis sindicaciones aparecen como palabras dichas al azar dentro de un "florilegio" nada creíble).
El otro punto es en torno a una cuestión ética que se está perdiendo en el periodismo. Si el evento era abierto y los ponentes personas cuasipúblicas, novelistas que dan la cara, lo correcto hubiera sido que el periodista se identificara como reportero de Útero Tv. y no pretendiera pasar como "infiltrado" o casi como conspirador. Cabe anotar que el reportero al recabar respuestas de los asistentes dijo ser de un medio extraño ¿¿¿??? Total, Útero Tv., como cualquier otro medio periodístico, tienes las puertas abiertas para cualquier conversatorio que se haga en "El Averno"; y, además, considero que Jorge Acosta, regente del local, les hubiera facilitado el trabajo.
Lo de los comentarios y críticas, casi todas epidérmicas, no pasan por señalar el rostro marcado de Martín Roldán, la alopecía notoria de Rafael Inocente, la estatura de Julio Durán o el cabello revuelto de este bloger. En realidad lo que se espera --y lo que esperamos todos-- es que se lean los libros y de ahí salga cualquier opinión; lo resto será banal, adjetivista, una pérdida de tiempo que no beneficia en nada a la literatura peruana y al debate.

jueves, 12 de febrero de 2009

DIPLOMACIA, CIRCO BEAT, FRIVOLIDADES, ETC.

Hace tres de meses nos encontramos en el aeropuerto J.Ch. el profesor de la Universidad de Hawai y especialista en literatura latinoamericana, Zachary Payne; el polígrafo y cónsul de Argentina, Gabriel Volpi, su bella pareja Paula Marijuán y este blogger. Aquella noche en una de las mesas de una conocida gelatería, lugar de paso de los viajeros, conversamos sobre diferentes temas. Intercambié información televisiva con Paula (me sorprendió su rapidez mental y su cultura bonaerense) quien me pidió un par de opiniones sobre unos conductores de tv con los que estaba haciendo un proyecto ¡¿?!. Mis respuestas no fueron nada halagadoras (demás está decir por qué. Ver Canal Cero http://www.cerocanal.com/ ). En un momento divertido de la noche, Gabriel Volpi se quejó de ser la comidilla de periódicos chatarra donde prácticamente sale a cada rato, es el chivo expiatorio de cuanto escandalete aparece: “que Brat Pizza, que la ex-amante de Brat Pizza, que las carnes y toda esas pelotudeces que ya me tienen harto. Bueno, si al menos me sacaran en la zona beat del "Comercio" las cosas cambiarían. ¿No?”. Luego de las risas necesarias, sabiendo que todo esto no era más que una joda ante la comidilla y el correveidile limeño, brindamos, despedimos a Zachary Payne en su regreso a Utah a las entrañas del monstruo, y bajamos por la Fawcet, la Marina rumbo a la avenida de El Ejército. Era “noche de brujas” o “día de la canción criolla” o alguna de esas tonterías, de las que se aprovechan los mercachifles y empresauros con complejos de pistacos.
Me baje del auto diplomático en Marbella prometiendo a Gabriel y Paula verlos por esos días, y seguí caminando solo, mirando a unas chicas disfrazadas de “diablitas”, un “Alan García” pasó corriendo con una bolsa gigantesca con el símbolo del dólar. ¿Sincretismo? vaya tontería dije, patee unas latas de cerveza que yacían en la vereda y me fui a casa a terminar un ensayo sobre la energía orgónica de Wilhen Reich (texto que, por cierto, no termino y se ha ido alargando más de la cuenta).

En unos correos de Zachary Payne y a través de los periódicos y programas de divertimento me he enterado de las andanzas de Gabriel y Paula, bella pareja, controversial, novelesca, polémica por ratos, etc. Para sorpresa mía, encuentro en el “Somos” de esta semana, justo en el “Circo Beat”, y por primera vez, la foto de Daniel con Paula brindando con vino (¿merlot sauvignon?).
Por un momento me siento el hombre más frívolo del mundo, el señor Burns de los Simpson, un bloque de hielo flotando en el antártico, y me empiezo a reír a carcajadas.
Salud señores.
(Mañana viernes nos vemos en el "Yacana"; el sábado salgo de viaje rumbo al norte, tengo parada en Zorritos, zona de larveros y en Galápagos donde un biólogo norteamericano me ha invitado a una conversación con aires "académicos", ya postearé sobre esto)

miércoles, 11 de febrero de 2009

CRITICAN A MONTALBETTI EN CHILE


La primera vez que leí a Mario Montalbetti fue a los 14 años, estaba acabando la secundaria en uno de los diez colegios en que me tocó "estudiar" mi primera formación. Por ese tiempo, me sorprendían los poetas que le ponían títulos sugestivos a sus libros ("Kenacort y Valium 10" fue uno de mis preferidos, y no exactamente por los poemas que eran-son irregulares, sino por la clara apología a la farmacopea). "Perro Negro" 31 poemas (1978), me atrajo por la canción asincopada de Led Zepellin, "Black Dog"; lamentablemente los textos no estaban a la altura musical que yo imaginé. Intenté varias veces encontrarle una "calidad" superior al libro de marras pero lamentablemente ya un profesor acucioso, conocido por su implacable severidad nos había hecho leer a Ezra Pound, Yeats, el verso proyectivo de Charles Olson, la beat generation, los poetas experimentales del Black Mountain, etc., etc. (Ahora que repaso con nostalgia ese libro blanco ensuciado en mis tantas mudanzas sé que ese poema dedicado a un amigo ahogado sigue siendo el mejor a pesar de sus carencias). Muchos años después mi amigo, Izquierdo Duclós, me paso el libro "Fin Desierto" editado ¿auspiciado? por "Carsa" (eso es lo que recuerdo "Carsa" , la firma relacionada a electrodomésticos asomando su olfato y sus anteojeras al mundo editorial ¡¿¿¿???!), una suerte de libro desplegable a la manera de los 5 metros de Oquendo. En verdad y, perdonen la franqueza, tampoco me parecía gran cosa. Luego vino "Llantos Elíseos" que más parecía una plaquette que, si más no recuerdo me lo pasó el becario y amigo de Montalbetti, Rubén Quiroz (a propósito de esto cierta vez, en el sótano de investigación entre el polvo y la humedad de la ex-biblioteca nacional de la avenida Abancay me informaron que la clasificación que ellos manejan para "plaqueta" es todo texto menor a las 100 páginas. O sea que, técnicamente hablando, cualquier "libro" menor a esta cantidad de páginas es simplemente una "plaqueta"). Luego vinieron "cinco segundos de horizonte" y el publicitado, alabado y sacramentado "8 cuartetas contra el caballo de paso".

Uno de los grandes problemas de los "críticos literarios" peruanos (las comillas son necesarias) es que tienden al fortalecimiento de ideas fuerza, es decir si ya uno o varios críticos han dicho que tal escritor es "bueno", que es "destacado" o que "merece atención", pues el resto --en diligencia de tropa-- sigue la corriente. Hay una tendencia a la borregada. Basta que aparezca un flautista de Hamelin para que el resto siga encantado al pitoniso. Lamentablemente estos grandes poetas (o grandes escritores, la expresión se puede extender para cualquier campo del arte peruviano) solo existen dentro de nuestras fronteras, más allá en la nebulosa de los extramuros son grandes desconocidos, almas en pena, espíritus errabundos, aedos menores que languidecen en el anonimato y en el olvido editorial y, también, lectural. A propósito de ello, Antonio de Saavedra, http://antoniodesaavedra.blogspot.com/, muy preocupado por este asunto me escribe (lean su deslinde en los comments) y me manda un enlace a un blog chileno titulado el "Sindicato del Mono Degollado" http://www.elsindicatodelmonodegollado.com/ donde aparece una crítica en ton de sorna a nuestro gran poeta peruano Mario Montalbetti (¿alguien duda de esto?). Pego aquí la misiva y el texto del SDMD y reservo mi crítica para la zona de comentarios.


1.-Mail de Antonio de Saavedra (a quien he pedido permiso para su publicación):

Estimado Rodolfo: Quería contante algo medio gracioso.

Hace unas semanas descubrí un blog muy interesante de ¿poesía? titulado El Sindicado Del Mono Degollado (que al parecer se escribe desde Chile). En él, su administrador de vez en cuando le saca la chochoca a cuanta persona se dice "poeta", y por lo tanto son muy pocos los que se salvan del apanado. Justamente al leer todo el blog a raja tabla, me di con la sorpresa de que este chileno no comenta[ba] nada sobre poesía peruana. Así que puse un más-que-irónico comentario en el hasta ese momento último post (del 24 de enero pasado), cuyo link es el siguiente:
http://www.elsindicatodelmonodegollado.com/2009/01/nicanor-toma-leche.html

Mayor sería mi estupor, leyendo ese blog hoy, cuando el pasado 2 de Febrero se encargó de hacer caso a mi recomendación. Literalmente dice: "El otro día un lector me recriminó (con cariño) que no reseñara poetas peruanos". Y a continuación se despacha contra Mario Montalbetti (es decir contra su displicente poesía), y contra el que podríamos llamar "su mayor crítico literario peruano a favor". El link es el siguiente:
http://www.elsindicatodelmonodegollado.com/2009/02/cuartetas-en-contra-del-caballo-de-paso.html

La verdad todo esto -a parte de ser medio lúcido- me resulta cómico y risible. Te quería contar la historia para que tal vez la postees en tu blog, como uno de esos casos anecdóticos que tanto abundan. Ojalá te resulte tan divertida y aleccionadora como a mí. Un abrazo Rodolfo, nos vemos el viernes en el Yacana.
Saludos, tu amigo Antonio De Saavedra

Visítame en:
El blog de Ambarina
Poemas de Antonio De Saavedra


2.-Texto del SDMD.


Aquí la polémica crítica del "Sindicato del Mono Degollado" con el cual este bloger no se solidariza, al menos no necesariamente:


Cuartetas en contra del caballo de paso o cómo no es oro todo lo que reluce
El otro día un lector me recriminó (con cariño) que no reseñara poetas peruanos. A mí, personalmente, las nacionalidades me la traen floja, y no distingo entre Perú e Islandia: todos somos gente que vive por ahí. A mí me gusta la poesía y los buenos poetas. Y no me gusta nada la mala poesía y los malos poetas.A lo que iba, que me lío. En estas estábamos, cuando una amable lectora me pone sobre la pista (sin mojarse) de
Mario Montalbetti, poeta, por si importa, peruano. Su último libro se titula 8 cuartetas en contra del caballo de paso peruano y por él algún crítico (Gustavo Faverón, apunte del blogger) se entusiasma y dice cosas como que, por ejemplo, tiene la sensación "de estar ante la obra de uno de los más idiosincrásicos, complejos e inteligentes poetas peruanos de las últimas décadas". Ni más ni menos. La reputapolla.A mí me habría gustado leer el libro. De verdad que cuando alguien dice algo tan bueno de un tercero, a mí me dan ganas de echarle un ojo. Pero este mundo de mierda es así y los poemarios que se publican en el culo del mundo se quedan para siempre enterrados en el culo del mundo.De manera que nos conformamos con lo que dice el crítico. Qué remedio. "Uno de los poetas peruanos más inteligentes de las últimas décadas". Es como entrar en una casa de putas donde han renovado por completo el personal: sientes la presión ambiental como si el propio oxígeno se hubiera vuelto sólido.Pero mira tú que la vida es muy perra y el internet también. ¿Y no va un cabrón de lector anónimo y transcribe, porque le sale de los huevos, un poema del fantabúlico 8 cuartetas en contra del caballo de paso peruano? Y no sólo lo transcribe: va y lo publica, a modo de comentario, en el mismo lugar donde el crítico se meaba de gusto. Es este, prepárenseme:
¿En qué momento el Perú es desde este momento se jodió el Perú es desde este momento libre se jodió el Perú es de este momento se jodió por la voluntad general e independiente es libre ricas montañas?¡Ajá, acabáramos! Aunque cabe la posibilidad de que el transcriptor/publicador sea vecino de Montalbetti y la tenga tomada con él porque pone la música muy alta hasta bien entrada la madrugada, concedámosle el beneficio de la duda y creamos que realmente no ha elegido el poema a las malas: ha elegido uno, sin más. Sean o no vecinos los dos tipos, el caso es que dando por bueno que ese poema está en ese libro, no hace falta saber mucho más. El transcriptor lo dice bien clarito: "¿dónde rayos está la poesía?". Eso mismo me pregunto yo. ¿Dónde rayos está la poesía? En ese poema, desde luego, no.Moraleja: Todos los críticos mienten. Yo también. Incluso aunque esto nos ponga en riesgo de crear
una paradoja capaz de engullir al universo. Oh, y Montalbetti es un mal poeta.
Publicado por Alber en
07:42

martes, 10 de febrero de 2009

"DUELO A MUERTE"

Hace unos días estuve en el Yacana en el homenaje a nuestro compañero de ruta Rudy Pacheco (Im). En un momento me encontré con el editor de "Hipocampo" Teófilo Gutiérrez y Héctor Ñaupari; y a boca de jarro el gran Hipocampo propuso un duelo literario "a muerte" entre Héctor y este bloger. No obstante, no será la primera vez, ya que el año pasado estuvimos en el Degrot, bar subterráneo, con un auditorio lleno, afuera en la plaza San Martín muchos se quedaron sin poder entrar debido a razones de seguridad (¿quién decía que la poesía ya no arrastraba multitudes?). Salvando las distancias ideológicas-partidarias, el duelo será netamente poético. Así que abstenerse esos amantes de la sangre y la destrucción. El duelo más que de ideas será de poemas, pero todo puede ocurrir...como dijo petrarca "La razón habla y el sentido muerde"...Quedan abiertas las apuestas.
PD: se busca padrino (académicos abstenerse)


lunes, 9 de febrero de 2009

"LA CRÍTICA LITERARIA EN EL PERÚ ES UNA MAFIA"

El polígrafo, y viejo amigo de este bloger, José Pancorvo, dijo en una entrevista publicada en la Primera, el miércoles 4 de febrero, lo siguiente:
- ¿Cómo ves el ejercicio de la crítica literaria en el Perú?-
Hay críticos serios y otros situados en los medios que se halagan entre ellos. Entonces, la regla es: tú me halagas, yo te halago, nosotros nos halagamos. Nadie más entra y el que sale no regresa. Es una mafia.
Polígrafo, gran conocedor del tema con manejo del latín antiguo, del quechua y otras lenguas muertas y vivas, y con una poesía sacra con reminiscencias medievales es una voz que se debería de tomar en cuenta (no sólo en su poesía sino, también, en este tipo de aseveraciones que pone el dedo en la llaga pustulenta, señalando las orejas del burro parlante, las pezuñas culteranoides y ciertos rebuznos o, perdón, rebuznantes académicos). De seguro, los más suspicaces, los termocéfalos, los turiferarios, los cacógrafos de siempre, dirán: y ¿por qué la crítica literaria en el Perú es una mafia? ¿Cuál es el sustento? ¿Cuáles son las razones? Que muestre su artillería. Todo esto es un bluff, etc., etc. Para los que hemos pasado madrugadas y días enteros conversando sobre el tema, desmenuzando cada concepción (quiero ser respetuoso) de cada supuesto crítico literario (en su mayoría pendejeretes, plumíferos mercenarios a sueldo fijo, escritores frustrados o lustrabotas con el perdón de los lustrabotas, garabateadores de blogs o periódicos, presentadores snobs de televisión, etc.,) sobrarán motivos y razones. La sindicación, aquí, es la parte visible, la nata, la punta del iceberg, el "lado visible" de una argumentación y una reflexión mayor. ¿Podrá la mafia literaria, de la que habla Pancorvo, justificarse a sí misma? ¿encontrará la manera de seguir parasitando y desviando el verdadero rumbo de una literatura que, por ratos, luce desbocada y con hambre de reivindicación histórica y cultural? Y no es que se trate de andinos contra criollos o del prosaico pobres contra ricos. Simplemente, se trata de mediocres contra no mediocres; de mercenarios contra personas de ideales; de parásitos contra gente que coge la pluma para hacer arte o intentar registrar una realidad que le embarga, le es hostil y busca cubrirlos con el manto de la dominación.
Si alguien tiene mayores razones para pensar que la crítica literaria en el Perú es una mafia puede dejarla en los comentario. Si alguien piensa diferente el espacio queda libre. (los críticos literarios ataviados y parapetados detrás de los "anónimos" también pueden participar)

sábado, 7 de febrero de 2009

EL ESPERADO CONVERSATORIO

Más imágenes en CANAL CERO: http://www.cerocanal.com/
Todo estaba planeado para empezar a las 7 de la noche. Grupos de estudiantes, profesores, padres de familia, poetas, narradores y público en general iban llegando de a pocos al centro cultural. Adentro, al fondo del teatrín principal, esperaban los novelistas resguardados por un contingente de poetas llamados “del asfalto”. (La plana mayor conformada por Jorge A, Leyla M y Feliciano M observaban a lo lejos). Estos tres escritores de profesiones diversas, entre el periodismo, la sociología y la biología (ninguno de los cuales estaba coactado por algún agente literario o por alguna empresa bestializada/bestializadora que le impusiera los temas y la cantidad de textos que debiera producir), habían planteado las cosas claras para entender a la verdadera literatura que no tenía porque estar supeditada a los vicios editoriales ni a las modas extranjerizantes, mucho menos a las clásicas argollas literarias o a los ninguneos periodiqueros, o las palabrejas de algún criticastro con complejo de Kart Kraus. El tema que movía a todo ese grupo de gente, ansiosos de respuestas claras y verdaderas, era “Guerra y Literatura” (un turista de habla inglesa moviendo la cabeza repetía patológicamente: “literature of the war, literatura of the war” e indaga por Rodolfo Y). Hasta ahora no se había hablado tan claro sobre el impacto literario que ha tenido la guerra interna en torno a nuestra literatura nativa, no la que inventa dramas de telenovelas mexicanas con ciertos matices de la guerra fraticida (una balacera por ahí, unos cuantos muertos por alguna explosión, una violación ejecutada por la soldadesca o por la generalada, etc.,) sino la literatura escrita por los que vivieron en carne propia todo este derramamiento de sangre, los que han tomado al toro por las astas para contar cómo sobrevivieron en tiempos difíciles de recesión aprista, apagones, balaceras, cochesbombas, fuego cruzado, guerra sucia, desaparecimientos, crisis económica, etc., etc. Cómo en todo ese caos fueron construyendo sus vidas y cómo, a la vez, se fueron convirtiendo en novelistas, que sin quererlo eran “novelistas de la guerra interna”, novelistas de un grueso de la población que hasta ahora no habían leído la verdad en letras de molde o en formato-libro; corresponsales de guerra cuyos despachos iban sumando de a pocos las novelas que ahora ponían en duda a toda esa supuesta “tradición” literaria hecha de prebendas, concesiones, tratos bajo la mesa y, sobre todo, harta mediocridad y falencias por demás risibles y vomitivas que los críticos perdonavidas con las manos en los bolsillos ejecutaban en razón de mantener un orden aparente a la que hipócritamente llamaban democracia, “democracia y cultura”, “canon literario”, etc.

En un momento determinado, Primo M y Richi L toman por asalto la mesa de ponencias e improvisan una presentación delirante a gritos desgarradores, aúllan, chillan, se desgañitan recitando versos explosivos de Buko. El público sorprendido escucha sin saber cuál es la razón de esa manifestación espontánea. Nadie intervendrá. Todo fluye de manera natural, como debería de ser. Mientras tanto los invitados van tomando posiciones, ya no hay sillas, en los extremos hay unos bancones que usan como respaldar a la pared. Jóvenes parejas se acomodan de tal forma que sólo ocupan un espacio para dar oportunidad a otros a que tomen asiento en la oscuridad reinante como de fiesta gótica. El humo del palo santo forma una neblina espesa que será despejada en su momento por las conclusiones de la mesa.
El morigerador, un bloger de lentes gruesos y pelo revuelto, se acerca al micro y dice con voz solemne:
Antes que nada, gracias por estar aquí en este primer, e imagino no único, conversatorio titulado “Guerra y Literatura”. Quisiera agradecer a los conductores del Averno: Leyla M. y Jorge A. por haber prestado este local con 10 años de trabajo continuo por un arte libre de caretas. Quisiera agradecer también a Tv. Bruto por ser uno de los soportes de Canal Cero y por apoyar en la lucha contra los medios de comunicación tradicionales al servicio de la burguesía nativa ignorante y autófaga, el sucio imperio y la reacción atrabiliaria.
Quisiera decir, también, que este conversatorio planeado desde mediados del año pasado, no iba a ser de carácter público. Primero se planteó la idea de grabar en vídeo a los novelistas Rafael I, Martín R y Julio D. Fue en esas coordinaciones de fechas y horarios que se fue dilatando la presentación hasta que el “Averno” nos acogió amablemente.
Bueno, después de este breve protocolo paso a decir lo siguiente:
El poeta Juan del Valle Caviedes decía que “el pobre es tonto, si calla; y si habla es un majadero”. Pues entonces vamos a ser majaderos.
Ya Luis Alberto Sánchez hablaba del perricholismo literario (refrendado perfectamente por Sebastián Salazar Bondy en su “Lima, La horrible”: “El perricholismo literario o intelectual, al que Sánchez alude, es menos terco, con todo, que el social. En aquél insiste la reminiscencia hipocondríaca que tarde o temprano –Palma es la excepción del talento—zozobra en los límites de la reputación local; éste constituye, por el contrario, todo un proyecto existencial, a cuyo cumplimiento se suelen sacrificar ideas, principios y algo más”.
Y cuando Sánchez decía “perricholismo”, se refería, en parte, a esa raza de escritores, críticos literarios y toda la fauna literaria empecinada y preocupada más en ascender socialmente o en encontrar un a toda costa un prematuro reconocimiento literario que en escribir o en ser “honesto” con la literatura. Este tipo de persona no se quiere hacer problemas. No importa si para cumplir sus objetivos tiene que mentir o acentuar con su negra saliva al status quo o vender por cuarenta denarios a su prójimo o falsear la realidad.
Ventura García Calderón cuenta en su “ideario sentimentario” cómo salvó de la tribulación a don Riva Agüero no obstante el conservadurismo extremo de este intelectual, encerrado en las mazmorras del Estado por el tirano y sátrapa Augusto B. Leguía por escribir un artículo “de oposición”. El mismo Ventura García Calderón organizó la marcha a palacio de gobierno y entró a patadas frente a la guardia montada gritando que suelten a Riva Agüero sino el pueblo se iba a levantar. Fue el mismo Ventura, quien dijo que se arrodillaba ante el Estado y ante la iglesia pero que nunca se quitaría el revólver del cinto “por si acaso”. Lástima que ante sus propuestas aguerridas ni Víctor Andrés Belaúnde, ni José de la Riva Agüero, sus amigos, lo quisieran acompañar, “me di cuenta tristemente de que el más sutil o poderoso talento puede no estar unido a la voluntad…” He ahí el papel de un verdadero intelectual que se mueve en base a principios y al honor, hoy palabras subversivas, palabras muy grandes y que no caben en la ética de los felipillos literarios…

El morigerador continúa hablando vehementemente por espacio de 40 minutos. Se suceden como en una cinta de cine: citas, frases célebres, razonamientos lógico-matemáticos, aseveraciones, enjuiciamientos, metáforas, hipérboles, etc., etc., alguien le dice que tiene que dar pase a los ponentes. La tribuna luce hipnotizada, la oscuridad del recinto más el olor a palo santo ha surtido un efecto de dependencia comunicativa. Muchos quieren que los minutos se alarguen, sean eternos, los conduzcan a la ataraxia filosófica, a un lugar donde la sola voz sea la realidad, una AUDIOTOPIA de gracia. Lo que los iniciados llaman “campana protectora” se ha formado encima del recinto alrededor de un fluorescente de luz negra que resalta las bondades de toda ropa o género de color blanco. La bola de luz fluye sobre todos, desde la mesa de ponentes hasta el fondo del recinto donde dos poetas ebrios se insultan con nombres de escritores conocidos que hasta hace poco empeñaban su pluma al decano nacional de los periódicos burgueses, la bola de luz los incluye porque entiende (como entidad que es) que esa catarsis con reminiscencias al romanticismo no disminuye la honestidad de estos dos aedos. En ese momento el biólogo Rafael I arranca la disertación bajo una lluvia de aplausos presurosos y sonoros, en la oscuridad logro reconocer a un matemático y a un historiador que nunca ha dado su brazo a torcer, han venido a escuchar las palabras de los escritores, humildes como ellos.

El bloger baja del podio y separa a dos escritores que intentaban agarrarse a golpes. Les dice que esta es una fiesta de amistad, no hay porque pelear entre compañeros: eso es reaccionario porque responde al plan de destruirnos entre nosotros para debilitarnos y barrernos históricamente. Démosle una patada a Maquiavelo y su “divide y vencerás”. Los escritores se dan la mano y prestan atención a lo que enérgicamente afirma Rafael I: “vivimos en un país de cartón piedra, en un país de miserables y cobardes”. A un costado una joven universitaria de lentes transparentes y cara redonda lee casi en voz alta “La Ciudad de los Culpables”, lo acaba de adquirir y no esperara a llegar a casa… “La historia de mi niñez tal vez poco interese. Sin embargo, para gusto de los cándidos que creen que sólo en la sexualidad infantil y en el amor maternal se determina la personalidad futura, diré que cuando niño no sufrí conflictos de ese tipo. Mi madre me mimó el tiempo suficiente, nunca me rompí la cabeza y me desenamoré de ella en el momento más adecuado, es decir a los seis años, cuando logré besar y sentir erecciones con la más bonita de mis primas. En suma, mi madre me cuidó muy bien y fui un niño bastante sano”.

El turno de Martín Roldán es recibido por estruendosos aplausos de un grupo de subtes que han dejado las estridencias guitarrescas y los ensayos de fin de semana para venir a escuchar a un antiguo correligionario de noches hardcorianas. Una docena de flashes se prenden y se apagan como pequeñas luciérnagas aleteando en la oscuridad del local.

Martín R cuenta que es hijo de una profesora de primaria y de un obrero despedido que ahora es taxista. “Generación Cochebomba” es el reflejo material de su vida ochentera. Narra cómo el nombre de la novela nació de la boca de uno de sus personajes. Fueron varios años construyendo el texto. Un año entero tuvo que dejar de escribir para ponerse exclusivamente a trabajar. Al principio fue un cuento, una pandilla de subtes que tras un concierto fallido son levantados por la policía y ocurre algunas experiencias particulares. La edición del libro lo costeó su hermana. Una deuda que quizás nunca llegue a pagar. La hermana le ha dicho que lo olvide. “Así es la literatura” dice un señor con un overol de construcción civil y aplaude sintiéndose representado como si el escritor viniera a reemplazar por unos segundos a un congresista o padre de la patria.

Abajo el ex Félix M retoma una intervención con escenario lleno. Con una pistola de carrizo dispara a mansalva simulando a un escuadrón de la “mano negra”, va “matando” a todos los concurrentes: “MUERE, MÁS MUERTO”, “MUERE, MÁS MUERTO”. En un momento de extrasístole o de oligofrenia patea los asientos, se tira al piso y empieza a hacer movimientos de agonía, alguien, una ama de casa, confunde los movimientos pélvicos con movimientos sexuales y se tapa la cara. Félix M coge la pistola de utilería y se dispara en la sien.

Las cámaras apuntan a los novelistas. El turno de Julio D. es recibido con aplausos desenfrenados. Compañeros de ruta levantan botellas de cerveza y saludan a la mesa. El público quiere preguntar, indagar, obtener respuestas inmediatas. Hay una ansiedad por participar y hacerse escuchar. El morigerador tiene que hacer un esfuerzo para respetar los turnos, dice que “al final” habrá espacio para todos. Julio D. narra el proceso de su novela, se transporta a inicios de los noventas, cuenta que él sólo era un adolescente, tenía 13 ó 14 años cuando empezó a andar con los subtes, cuando empezó a comprometerse con sus ideas, con sus búsquedas, sin saber en qué momento él, sin pensarlo, era también otro subte. Miembros de una onegé que ofrecen asistencia carcelaria comentan sobre la juventud del expositor y reclaman silencio a un grupo de jóvenes roqueros sorprendidos por la cantidad de gente que ha acudido al “Averno”. Uno de ellos dice que “parece un concierto de rock” y solo son unas ponencias, pura literatura…

El esperado momento de las preguntas ha llegado. El evento se ha alargado más allá de lo necesario. Julio G. de tv. Bruto me recuerda que sólo tenía batería para hora y media. Los recursos técnicos tienen que ceder ante el momento sublime del logos puesto en acción. El poeta Feliciano M toma la palabra, reclama por una acepción falseada, un mote impuesto por el ejército a uno de los grupos levantados en armas. Algunos rostros se incomodan, murmuran a los costados, casi todas las cámaras y luces se le han acercado y muestran el rostro del poeta: un rostro aceitunado de mejillas redondas y pelo crespo sobre un cuerpo de contextura gruesa, su maletín de profesor sobre las piernas muestran la pasividad, pero a la vez la energía, con la que se dirige a la mesa y al público asistente.
Inmediatamente los novelistas responden que nada es casual y que saben perfectamente de lo que han escrito. Alguien dice que la guerra no se reduce a un solo preso sino a los miles de presos y a todo un país que ha sufrido durante la guerra interna. ¿Quién lucha por los derechos de todos ellos? Es la pregunta que queda flotando en el ambiente que, por ratos, parece caldearse.

Gabriel G. de “Lápiz y Martillo” toma la palabra, el tono de su voz es el de un líder sindical. Arenga a los concurrentes a escribir las novelas necesarias y a apoyar a estos escritores que representan al pueblo, y no dejarse amilanar por los periódicos o las editoriales. “Al final la verdadera literatura terminará por imponerse…”

Julio V, un conocido narrador de polendas, pregunta sobre las tentaciones editoriales y pone a la mesa en un supuesto difícil: ¿qué harían ustedes si después reciben la propuesta de alguna editora transnacional?

La mesa por un rato enmudece, el morigerador duda entre alcanzarle el micrófono a Rafael I, Martín R o Julio D. Las tres respuestas, casi como tres tentáculos abrazan a los asistentes. El humo del palo santo se ha despejado. La noche es joven muy joven. El evento tiene que acabar. Nadie se mueve de sus puestos parece que quisieran seguir escuchando. Alguien dice “si todavía es temprano…”

Una niña que se ha desprendido de sus padres profesores se acerca al morigerador, le jala de la camisa verde olivo, y pregunta con voz aguda: ¿cuándo hay otra presentación?
Arriba foto del evento con letras de PM. En primer plano Alfredo Vanini, Giancarlo Huapaya, Feliciano Mejía...