domingo, 21 de febrero de 2010

GREGORIO MARTÍNEZ SOBRE UN COMENTARIO DESAFORTUNADO


Hace unos días, Gregorio Martínez me envío un artículo sobre la palabra "pichula". Un curioso personaje bajo el nombre de "Pirulo" dejó un comentario que matizaba y escondía un insulto claro y directo; por cierto, ese comentario fue vetado en este espacio; pero oh, casualidades del destino, apareció casi inmediatamente aquí:


Quisiera recordar que cuando este humilde blog apareció no había control sobre los comments (mi espíritu libertario se negaba a condicionar las opiniones de los eventuales interlocutores) y muchos me acusaban de apadrinar, albergar y alentar (imagínense: yo un hematólatra!) a esta rara especie de tribulantes de las sombras. Irónicamente, el señor G.F., un hipermoralista de aviñón, fue el primero en poner el dedo en la llaga y saltar como si le hubiesen echado aceite hirviendo. Hoy G. F. se ha convertido en lo que decía desdeñar.


Aquí el envío de Gregorio Martínez:


Hola, Rodolfo: veo que el tal Pirulo Faverón es un perfecto hueverto. El mismo se mete chaira en el mondongo cuando alega: "En el tomo 8 del DRAE si aparece pichula". O sea que como un real baboso que no sabe lo que dice, en sus propias palabras reconoce que la vigésima segunda edición corriente del diccionario de la Real Academia no contiene la palabra "pichula". Que la aludida palabra aparezca en una edición especial hecha en Lima es otro cantar de fiesta. Motivo para festejar y una situación que mostraría que nuestro reclamo es justo y da en el mero coño de la Real Academia, madrastra de Pirulo Faverón.

En el colmo de la sonsera, Pirulo Faverón me acusa de que escribo "con un tonito pretendidamente mal disimulado de erudicion". Que laya de cojudazo es este Pirulo Faverón que ni siquiera masca un poquito de lógica futbolera. Si un tono es pretendidamente mal disimulado, quiere decir que el tono es perfecto. Aun en la escuelita nocturna le enseñan a uno que la doble negación es una afirmación. Para que un tonito sea falso o de falsete tendría que ser mal disimulado. Si un tono es pretendidamente mal disimulado ya resulta auténtico. Estos asesinatos a la lógica solo se aceptan en algunas expresiones irracionales ya gramaticalizadas como: Yo no vi nada. No hay nadie aquí. Porque la naturaleza del lenguaje tiene mucho de irracional.

Por otro lado, !qué de malo tiene que alguien se haga el huevón y no exclame a los cuatro vientos lo que el cree ser? En el barrio le llaman "alabate col" al fulano que proclama sus propios méritos. Pirulo Faveron quiere que todos sean como el que se pone un cartel en el ojete. Por esto soplonea que yo solo me hago el huevón, pero que en el fondo quiero exclamar a los cuatro vientos cuanto se. Tendría que decirle a Pirulito Faveron: En el fondo lo único que tengo son unos cocos bien rayados con tinta china. No se si Pirulo Faverón habrá conocido en su infancia el juego del fondo, eso en el tiempo que también se jugaba a los ñocos y al quechi y a chancalalata y a matatirutirula.

Como deciamos en los tiempos del parvuliche, querido Rodolfo, a ese Pirulo Faverón por ahora es preferible dejarlo para semilla. Salud.

Gregorio Martinez


Pd: el artículo sobre la palabra "pichula" también ha sido reproducido en la página que dirige Walter Lingán en Alemania, aquí:
http://www.latinosenelmundo.de/index.php?id=87

.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Arde Troya:

¡Desenmascaran a la Pirula!

¡Envidia cochina es lo que transpira este petimetre alucinado!

¡Grande Goyo!

¿Qué dirán ahora lo áulicos del sionismo afincado en el academicismo yanki?


San Marcos Renace

Anónimo dijo...

BUEN QUECHI GOYO,

SALUDOS,

ROY

Anónimo dijo...

No hay nada que hacer, Gregorio Martínez, te equivocas a cada rato, lo he dicho y lo repito porque tengo pruebas de ello. Ahora hablas de “Pirulo Faverón” con ese mismo tonito apodicticoide , y ladilloso porque cagando fuera de la bacinica, que empleas cuando (¡por ejemplo!,….. hay muchos ejemplos) escribes las imbecilidades impunes de EUCLIDES, en tu definición, página 175 de tu premiado diccionario, y también, por cierto, cuando implícitamente afirmas ahora que el DRAE editado en Lima no tiene un coño que ver con el DRAE madrileño o que es una suerte de disidente de éste. No quiero alargar esto porque no se trata de discutir contigo sino de simplemente decir la verdad. Mira, yo, PIRULO, soy caserito cotidiano y adicto a la columna de César Hildebrandt en Lima y ahí aparezco con frecuencia en los comentarios y hasta he sido y soy blanco de ataques, mientras que Gustavo Faverón, está en los yunaites, como tú, entiendo, aunque no te lleves bien con él lo cual a mí me parece normal porque él es académico y en natural consecuencia no puede congeniar con alguien que lee alguna vaina en alguna revistilla y acto seguido se pone a escribir en sus libros de esa misma vaina con tonitos de haberla digerido durante años, tal como lo han hecho los culpables de la misma, que se han jodido y sudado para producirla. No hablemos más y si quieres perder tu tiempo buscándole cinco o cuarenta pies al gato para disminuirme hazlo nomás pero jode a Pirulo y no te equivoques por enésima vez ayuntándome con Gustavo Faverón que no tiene nada que hacer en esto y hasta podría sentirse como tu tocayo Samsa o como Josef K. ante este burdel. Créeme, ese “Pirulo Faverón” es otra imbecilidad tuya. Para que te convenzas: Gustavo no ama a César Hildebrandt y yo sí.
PIRULO

Anónimo dijo...

Gregorio Martínez, peso pesado de la literatura peruana, qué le puede hacer un batracio acomodaticio?

G.

Anónimo dijo...

"Pirulo" NO es Gustavo Faverón.

Firma

Gustavo Faverón

Anónimo dijo...

"Pichula" no está en una edición especial del diccionario de la Real Academia Española para el Perú. Está en el diccionario "oficial" que además se puede consultar en la web de la RAE: www.rae.es.

"Pichula" forma parte de diccionario por lo menos desde la 22a. Edición, de 2001.

Anónimo dijo...

Pero el asunto sigue en pie. Se equivoco Martinez al decir que la palabra no estaba en el diccionario? Supongo que todos debemos ser mas amigo de la verdad que de los amigos.

Anónimo dijo...

Pero el asunto sigue en pie. Se equivoco Martinez al decir que la palabra no estaba en el diccionario? Supongo que todos debemos ser mas amigo de la verdad que de los amigos.

Fred Borbor dijo...

ya pe causa, está claro que te webeaste con eso de que chulapi no estaba en el diccionario de la real academia. tampoco no es un crimen eh. cualquier patín de por ahí o de por acá se puede webear y reocntra webear -recontra webear, en el presente caso- en las vainas que suelta, así que no veo el roche. al menos yo no. ¿y qué de faverón? bueno es faverón pues. qué más da. dale nomás con tu sacudida, tu desawebamiento -en el buen sentido de aceptar el error- y a otra cosa mariposa.

vargasluna dijo...

Piense lo que piense Gregorio Martínez sobre Faverón o viceversa, cualquiera (incluido Martínez) puede ver en este link: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=pichula
que la palabra 'pichula' está en la 22° edición del diccionario de la RAE.
Saludos,

Rodrigo V. dijo...

qué lambida la gente, caracho. Yo también me lambideo:

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=pichula

Sí está, sí está, sí está...