miércoles, 2 de mayo de 2012

"DÍA DEL TRABAJO"

El trabajo es una maldición y los obreros son ángeles caídos en desgracia por culpa del demonio expoliador. La plusvalía es la sanguaza del patrón, la triquiñuela del vendedor de ilusiones, el mordisco del perro rabioso que representa a la máquina consumista. En este sistema aberrante celebrar el "día del trabajo" equivale a celebrar los grilletes, la canga y la prisión (o el secuestro de las "ocho horas" o las "horas extras"). Todo trabajador se encuentra en guardia, en alerta permanente ante el llamado que marcará el derrumbe de las usinas y de las máquinas caníbales. Mientras tanto, mientras sobrevivimos para expectar la hecatombe final del capitalismo solo nos queda tener en cuenta que la fortaleza de los trabajadores y sobre todo de los sindicatos está en mantener la unidad o (re)construir el frente de masas. La estocada final la darán los humildes aplicando la violencia de los pacíficos. No habrá tregua. No hay tregua. 

4 comentarios:

Arturo Caballero dijo...

Estimado Rodolfo, permiteme invitarte a visitar mis blogs

blog.pucp.edu.pe/naufrago

ocasodeungigante.blogspot.com

un fuerte abrazo

Charly

Anónimo dijo...

Excelente, Ybarra... Saludos.

Roy S.

Anónimo dijo...

Felicidades por el día del trabajo, querido Rodolfo.

SITRAMUN

Olga Vásquez Villavicencio dijo...

Los mejores deseos para tí, Rodolfo, y que el día del trabajo siga siendo un día de lucha!!!