lunes, 22 de diciembre de 2008

FAVERÓN SOBRE BLOGS Y BLOGGERS PERUANOS



Acabo de llegar de un corto viaje, motivo por el cual no he podido postear desde el viernes. Volviendo al trabajo diario y a escasos días de fin de año estoy haciendo un pequeño balance de mis trabajos y escritos tratando de cumplir con las agendas. Lamentablemente, muchas ideas se tendrán que quedar en el tintero (o aguantar hasta enero). Tengo que cumplir con varios compromisos literarios. Trataré de no fallarle a nadie. El tiempo apremia. La vida se sucede rápidamente. Mientras tanto el zapatazo a Bush ha causado revuelo en el mundo (Rocío Silva escribe sobre la “violencia simbólica”. Leer la revista “Domingo” de ayer de “La República”).
El tráfico de Lima padece de estreñimiento contrariamente a las grandes tiendas que, por estos días, padecen de una disentería compulsiva. Los créditos facilitan la evacuación de productos. Los aparatos electrónicos son el boom del momento. Esta pequeña “Acer” desde la que escribo, agoniza lentamente. Tantos golpes dentro de la mochila hicieron mella en su frágil estructura. El técnico ha decretado “muerte inminente”. La espada de Damocles pende sobre las teclas. Sigo tecleando. Escribo y grabo. Grabo y escribo. La computadora se apaga por sí sola y vuelvo a prenderla. Cada vez que se va a “fade” pienso que ya no volverá a prender. Es un dilema y le encuentro el gusto a la “pérdida”. De otro lado, la “Teletón” de Alan y las palabras de “Lucesita” (“el presidente no me miró a las piernas sino a los ojos”) me hacen recordar que el “corral de chanchos” quiere lavarse la cara. Hacer un acto de caridad para continuar con la rutina. Qué despreciables son estos señores, raza de mequetrefes y artistuelos de medio pelo. Mejor sigo leyendo: “El Hombre que ríe” de Víctor Hugo, “Pastoral Americana” de Philip Roth, “Silogismos de la amargura” de Ciorán (suscribo las siguientes líneas: "Una de las cosas que tengo más claras, es que la sociedad tal como es ahora, no me gusta, vivo en ella porque no me queda otro remedio, y porque al mismo tiempo que la aborrezco, la necesito para subsistir. Pero no me gusta, quizás en lugar de ¿avanzar? tanto en el campo de la tecnología, de la ciencia, del consumismo,... Deberíamos pararnos en seco y mirar atrás, mirar lo que vamos dejando a nuestra espalda, recapacitar y meditar en si realmente estamos siguiendo el camino correcto, o por el contrario, estamos destruyéndolo todo a nuestro paso como Atilas de pacotilla”).
Sigo leyendo. Abro y cierro uno y otro libro (leo casi una docena de libros a la vez). Releo “La Madre” de Gorki, “El agente secreto de Joseph Conrad. “El conocimiento de interés” y “El Discurso de la Postmodernidad” de Junger Habermas., etc. (a propósito de este último, quien en un apunte se refiere a que estos tiempos no son más que las secuelas de la ilustración, estaré posteando pronto un artículo sobre lo que llaman “El Perú y la postmodernidad”). Sigo leyendo: “Una morada tras los reinos” de Denisse Vega Farfán (pronto haré una reseña). Vuelvo a releer “Amórfor” de Salomón Valderrama. Leo revistas de suscripción. Nada interesante por ahí, puros escritores con looks de modelos. Leo el periódico. Simpático el asunto de los escritores deportistas que sale en “La República” (mucho cherry a este periódico, pero es que “El Comercio” ya no trae nada apreciable. Motivos ¿¿??). Ver a Alonso Cueto con su raqueta de tenis lo pinta de cuerpo entero. Thays con su nintendo era lo que me imaginaba. Sergio Galarza jugando fútbol ya lo conocíamos. Pienso en José Pancorbo que es un gran poeta y es paracaidista. Rafael Espinoza que corre tabla en playas bravas. Cecilia Podestá que practica artes marciales, etc., etc. Bueno, mejor no me hago problemas. Basta por hoy. Saldré a caminar un poco. Veré una película (no recomiendo la nueva versión de “El día que se detuvo la tierra”. La primera versión es, de lejos, superior a esta).

Abro el correo y encuentro un mensaje. La artista visual, Martha Bieberach --siempre bella y combativa— que, por estos días, está haciendo un trabajo sobre blogs peruanos me envía este vídeo en el que el crítico literario, Gustavo Faverón, responde a un par de preguntas sobre los blogs made in Perú y los “blogers de oposición”, por decirlo de algún modo. Posteo el vídeo sin mayores comentarios. Salgo a dar "Un par de vueltas por la realidad". Me dirijo a una librería conocida espero "regalarme" algo. Me interesa la ciencia ficción... buscaré algo de Stanislaw Lem...

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Salud, Rodolfo.

TTT

Anónimo dijo...

OCRAM EL SONSITO, JA JA JA JA

Anónimo dijo...

hola Ybarra, cómo te cae la música de Nacho Vegas?'??

Anónimo dijo...

¿Ese era Faverón o el Sr. Potato?


sonsito, el único

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

ESE TIPO ESTÁ GORDAZO...O LE HA CFRECIDO LA CARA.

L.

Anónimo dijo...

querido ybarra que pases una feliz y un buen año.

tu patin del diablo

TUNEZ dijo...

ME ASOMBRA TU ESPÍRITU DEMOCRÁTICO, YBARRA. PERO COMO DICEN: MAL CONTIGO PEOR SIN TÍ.

TUNEZ

Anónimo dijo...

eso se llama ser democrático. carajo...qué tal lección ybarra. gracias por enseñarnos a estar encima del mal y de la mierda. mi esposa y yo admiramos tu proceder.

Julio M.

RODOLFO YBARRA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RODOLFO YBARRA dijo...

A ese imbécil que habla estupideces: No conozco al señor Faverón. Si posteo algún vídeo aquí no necesariamente significa que esté de acuerdo en lo que se dice ahí. Creo haber dado una explicación mayor sobre esto (pueden leer "Atención" aquí al costado). No odio a las personas ni procedo bajo esos cánones. No soy revanchista ni guardo esos oscuros sentimientos que quieren achacarme. Si algún "tipo" de odio tengo es hacia las ideas erráticas o confusas, eso es todo.

robot de ocram dijo...

te vendiste!!! como le haces publicidad el judio mermelero!!

Anónimo dijo...

ese último comentario no entiende nada. ya no jodas al ybarrón y aprende a ser democràtico.

Fulgencio

Anónimo dijo...

Si sigues interesado en las obras de Lem, estas han sido publicadas por las editoriales Minotauro (descatalogadas en nuestras librerías) y Alianza Editorial, que si renueva existencias, las encuentras en Crisol y La Familia.

RODOLFO YBARRA dijo...

Gracias, ojalá que los precios estén acordes con la realidad peruviana. (Encontré en librerias de viejo un par de ejemplares de Lem).

Sylvia Valo dijo...

Desgraciadamente el audio no es muy bueno y su acento español solo hace las cosas mas dificiles...no logro distinguir los nombres de los blogs con los que tiene "enemistad" (si son como el tuyo, y por ultimo, si a este imbecil no le gustan, tendre que leerlos) espero tu opinión o consejo

RODOLFO YBARRA dijo...

Gracias por tu sinceridad. Con los blogs pasa casi lo mismo que con los libros. A veces nos damos cuenta que es mejor no perder el tiempo con algunos blogs que sólo sirven para engordar el ego famélico y hambriento de algunos escritorzuelos. Sirva esta ocasión para desearte a ti y los lectores de este blog un buen año 2009. Todavía sigo posteando. Bueno trataré de continuar en la brega. Siempre, ry.

Anónimo dijo...

Hombre, mientras leía el blog confundí las letras y, en vez de La TELETON de Alan leí, El TETON de Alan... Bien podríamos decir, la TELETON del TETON de Alan.

Anónimo dijo...

Comentario vetado en PA

Los cobarde como ese shatz67 que, para coronar su intelecto mandrilesco pone una foto a la exacta medida de su cerebelo, nunca ponen nombres, se la pasan hablando de anónimos y de sucesos con análisis epidérmicos. Esa pobreza de crítica que se muerde la cola es la norma en este blog. Qué lastima.

RODOLFO YBARRA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.