viernes, 12 de diciembre de 2008

“NO DUDARÍA” CANCIÓN DE ANTONIO FLORES EN LA VERSIÓN DE SU HERMANA ROSARIO FLORES (pretexto para decir otras cosas)


No, no voy a decir nada de Rosario Flores. Acúsenme de romanticón, de dejarme manipular por la mass media estúpida y alienante. Acúsenme de no ser rígido con mis principios (por los cuales no me he ganado más que enemigos y unos cuantos aliados a quienes no conozco). Acúsenme de cobardía barata, de desertar ante un mundo (que asesina –literalmente-- a sus artistas, obreros, amas de casa, artesanos, estudiantes, etc.,) y en el cual he perdido a grandes amigos y a parte de mi familia. Acúsenme de abandonar mi razón por una tonadilla simplona y una letra carente de (mis tan necesarias) metáforas. No, no voy a decir nada ante lo evidente (No más floros ni letras ante la absurda realidad). No me disculpen si algún día (tarde o temprano) pateo el tablero y me dedico a otras cosas más beneficiosas (para mí y, quizás, para mi familia o para el mundo; al fin y al cabo todo este tiempo me he dado cuenta que el lenguaje sirve más para herir que para enseñar). No me disculpen si me emociono ante una palabra, aunque sea una sola acepción en infinitivo que pueda negar a la muerte, al abuso del hombre por el hombre, a la miseria y al hambre que aqueja a los pueblos del mundo (me niego a usar ese término impersonal, cosificante y propugnador de los estratos que simula a los pasajeros que no pueden viajar con comodidades: “Tercer Mundo”), a la soberbia, las miradas lascivas o esquivas, la indolencia y la falta de solidaridad de una sociedad autófaga y represiva cuyos corsarios están siempre apuntando con las armas del desprecio. No me disculpen si soy cursi cuando debo ser frío y calculador, si soy blando y tibio cuando debo ser duro y frío como un pedazo de hierro. Si soy débil y tengo que levantar la voz más de lo necesario y sólo me sale un articulito con el que alguien se reirá a moco tendido y hará escarnio de mi persona. No, no me disculpen. No lo hagan, pues cada quien exige de acuerdo a lo que da o a lo que está dispuesto a dar (sé que ustedes pueden dar más que moralejas, silogismos o insultos). Todo en el fondo es un asunto de voluntad y de querer hacer bien las cosas (será cierta esa verdad de los abuelos, ese aforismo que suena a voz medieval, a caverna paleolítica, en tiempos de premuras y de máquinas que controlan la vida y la paz y lo que llaman armonía que no es más que la dictadura del poder sobre los débiles). Pues, amigos, soy humano como cualquiera, lleno de debilidades, lleno de prejuicios, lleno de medianías, lleno de rabia e impotencia.
No quería hablar de esto, pero ya que la canción de fondo me licencia un poco de franqueza diré que mi rabia es “histórica”, que mi medianía es “altruista” (muy a pesar de mi falsa modestia), por eso insisto en enseñar lo que aprendí, todavía me queda el complejo del profesor idealista que alguna vez empuñó la tiza y la mota y se quedaba en clase más allá de los horarios. Nunca me interesaron los sueldos ni los malos tratos. Nunca miré con ojos de negociante la formación de un niño o un adolescente. Ni traté de disfrazar mi “necesidad” de superación personal buscando nuevos horizontes académicos en el extranjero. Esa hipocresía docente debería de extirparse de una vez por todas para generar un ejército de personas honestas que sean capaces no solo de sacar del analfabetismo a ese 40 % que todavía espera con hambre de letras, sino de avanzar hacia lo que llaman desarrollo y que yo llamo “normalidad”. Reconozco, eso sí, que no es fácil ser un verdadero profesor. No es fácil enseñarle a alguien que no conoces y que de repente se convertirá en tu enemigo. Para qué sirvió todo esto, aún así no me arrepiento de haberme quedado cuando tenía todo listo para irme. Marcar el ejemplo no es cosa fácil si a costa de ello tienes que comprometer todo tu futuro y de los que te rodean. Sí ya sé qué van a decir (“que pasa Ybarra, usted está tratando de decirnos algo, usted está insinuando algo”. Simplemente no insinúo nada), pero resulta que este es “mi” blog más que el de ustedes y yo hago con él lo que se me da la gana, aunque suene esto como el berrinche de un infante o los lamentos de un bipolar. Un día decidí aparecer y colgar mis escritos en silencio nunca pedí que se me linkeara (como verán en mi “No Lugar” están todos los blogs que me parecen interesantes muy a pesar de mi enemistad con muchos de ellos, eso no ha sido escollo para reconocer sus virtudes lejos de las mezquindades), mucho menos pedí apoyo de ningún tipo ante nada ni ante nadie. He tratado de ser independiente (con algunas concesiones) y mantener una línea directa y confrontacional como deben ser los “caballeros”, sin hablar a media voz (como hacen los cobardes y débiles de espíritu), porque no he estado supeditado a nada ni a nadie. Esta ha sido una batalla solitaria como las verdaderas batallas de la vida, las que se dan dentro de cada uno y de la que a veces es mejor salir derrotados. Aparecí en silencio y me iré en silencio. No tengo día ni hora, todavía. No hay contratos con fecha de vencimiento. No hay una patronal a la cual se le tenga rendir cuentas. No hay trabajadores por los cuales velar sus derechos. No hay nadie detrás de esta plantilla amarilla que intentó ser ámbar, el color del peligro, el color de la duda cartesiana. No hay nadie. Repito “NO HAY NADIE”, solo un hombre que, a pesar de todo, cree en el honor, en la verdad y en principios que generan anticuerpos, rechazo, dolor, reacciones adversas, etc. pero con los cuales estoy dispuesto a ir hasta el final. Mientras tanto escuchen esta canción de Rosario Flores y permítanme, al menos por hoy, mandar todo a la mierda.

35 comentarios:

Anónimo dijo...

Siga posteando, por favor.

Enrique M.

Anónimo dijo...

Ybarra, escribes de la puta madre. No dejes de escribir, no lo hagas porque no tienes reemplazo.

J:L:

Anónimo dijo...

querido ibarra tú eres el único que puede combatir al demonio blasfemo de faverón. no hay otro y tú los sabes.

rosina

EL CIZAÑERO dijo...

NO TE OLVIDES DE COMENTAR "COJERA DE PERRO" QUIE ESTAMOS ESPERANDO ANSIONSOS Y SEDIENTOS.

Julio dijo...

no será que te embarga la nostalgia navideña?

mientras no te quieran embargar por deudas, todo bién.

como fuese, tu blog liberado es lo mejor que ha ocurrido en la blogosfera.

saludos

Anónimo dijo...

esa cancion esta buena,.pero mejor esta el video; pero mejor que el video esta tu texto.

virginia

Anónimo dijo...

YA PUES YBARRÓN, BIEN QUE TIENES TU ARBOLITO Y POR LAS NOCHES TE DISFRAZAS DE PAPA NOEL.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Rodolfo no hagas caso de los rajes. Vas bien en tu blog.

Un abrazo desde Madrid.

el datero dijo...

Rosario, gitana rica. el pelucón que sale en el video es su hermano muerto.

Anónimo dijo...

NO TE PREOCUPES POR LOS INSULTOS Y LOS RAJES, YBARRÓN, POR CADA MISERABLE RATA QEUYE TE INSULTA SOMOS DIEZ LOS QUE ESTAMOS CONTIGO.

EBEL. B.

Eduardito dijo...

...esos cobardes que insultan no ponen su nombre porque estarían con los días contados...

Anónimo dijo...

Sí, tienes razón al decir que vivir como en los países desarrollados debería ser la normalidad.
Qué triste que sean pocos los que se den cuenta, y tan solo algunos que lo pregonen.
Una buena reflexión.

Anónimo dijo...

Qué pasa Ybarra? Un mal día? Todos lo tenemos. Y algunos, peores.
Lee a Heidegger y conversamos.
Eduardo Salazar

ignasio m. dijo...

Ybarrón estamos esperando tu opinión de "Cojera de Perro"...

Harold Alva dijo...

intenté alejarme de la bebida, de los cigarrillos, intenté decirle basta a los encuentros furtivos, intenté parecerme al resto que despierta y camina con rumbo determinado, intenté concentrarme en un eje, casi lo logro, casi me miento, durante dos meses y medio estuve alejado del filo de una copa, de ese calorcito que se siente en la boca cuando está apunto de terminarse el cigarrillo, intenté apostar por la abstinencia, por no cortejar a nadie con el primitivo propósito de poseerla durante algunas horas, intenté caminar "responsablemente": fracasé. Hoy miro mi cara en el espejo y soy el mismo estepario que necesita recuperar su destreza para el desolle de los hábitos, mi lengua sabe a hierba, mi boca sabe a hierba, necesito escucharme en un grito que rompa los cristales de la casa donde habito, necesito los brazos de alguien para destrozar esta tristeza, necesito traicionarme, necesito sacarle la mierda a la prudencia y reafirmar el filo de mis palabras para cortar el párrafo físico de tu ausencia.

ENRIQUE PROCHAZKA dijo...

Post final
No me gusta cómo se ha puesto el mundo.

No me gusta la anchura de las orientaciones del mundo, su tornasol entusiasta. Me gustaba más cuando se podía profundizar de manera duradera en un centenar de cosas útiles y buenas... que la actual ilimitada vocación de ventana de todo acto público y privado. El mensaje es ahora sólo medio: medio minuto, Windows, medio segundo, Twitter. Nada me enajena más, nada me excluye tanto, como el sampling -palabra que ni siquiera estoy seguro de entender. No entiendo el arte. Cómo podría, existiendo Hir$ch, American Idol, Yuyachkani, neoPeruvian cuisine; cómo, existiendo el éxito in vivo. No entiendo ni la cultura popular ni tampoco la ciudad letrada; no puedo seguir a los literati ni a los digerati; no tengo ‘paladar’; no entiendo nada, y me da la sensación de que no es sólo que yo esté embotado.

No suelo tolerar bien que haya alguien enojado conmigo, porque, por lo general, se trata de un error de código, y yo siempre corro a reparar esos errores. Pero últimamente quienes se enojan conmigo lo hacen (con toda razón) porque no cumplí con los términos de un acuerdo laboral. He ahí un error irreparable, porque crea inercias. (Varios errores, en realidad: lo cual agrava las cosas, las viste últimas, las pone terminales.)

No me gusta el estado de la economía. Antes yo sabía que me iba a ir económicamente mal en las márgenes de un mundo al que le iba siempre mejor. Hoy siento que soy parte de la corriente. No tener perspectivas, no comprar futuros, no tener crédito ni seguro: eso era mi existencia cotidiana. Ahora todo el mundo se asusta porque es lo que se viene. No me da ganas ni de reírme.

No puedo seguir mirando el estado de la política nacional –situación QWERTY si hay alguna. No sé cómo se hace para tolerar llamar ‘elecciones’ a estos procesos donde los peruanos hace rato que ya no tenemos ninguna elección.

Todavía me gusta ir a los cerros, pero el cuerpo duele. Uno no escala durante treinta y cinco años sin pagar facturas.

En estos últimos meses he construido tres mesas, dos repiseros, una cuna, varias lámparas, un tablero para entrenamiento y le he colocado mango nuevo a algunas honorables herramientas del siglo pasado. Por alguna razón, me sigue gustando hacer estas cosas. Pasar horas entre formones, soldimix, gutapercha, taladros, midiendo, trazando, cortando, afilando. Aceptaría una vida que sólo me encomendara tareas como éstas. Claro que si tuviera que vivir de mis aficiones y hobbies tendría que decirles a mis hijos que la vida de ellos concluye. Así que debo dejar de hacer aquello en lo que soy mejor para salir a evaluar la reforma educativa en Argentina o ganar el Herralde o cosas así, frente a las que soy muchísimo menos capaz que de disfrutar y aprovechar la olorosa veta de la madera de pino. Vivo con las manos. La mente me sirve no para vivir, sino para que de mí vivan otros.

Antes al menos tenía un cuaderno en el que dibujaba sin necesidad de pelearme con un software, en el que escribía en diagonal, en varios idiomas, en los intersticios, en tinta verde, roja, negra. Hoy tengo un blog bobo y lento y vacío y monocorde con el que me he hecho algo dañino. Me he trastornado la voz. Hoy hago con estas palabras lo que nunca quise hacer durante mis primeros treinta años: escribir hacia afuera de la caverna. Y no lo hago bien. Porque no me gusta cómo se ha puesto el mundo, porque no logro decir nada acerca de esa luz oscura, movediza, que jamás consigo enfocar.

Y esto justo cuando me he convertido en editoriable. No quiero. Si algo prueba esta página final es que escribo mejor a solas, sin que nadie me espere. Así que adiós. Ahora vuelvo al tosco fondo de la cueva, donde sólo estaban mis amigables sombras, las cadenas que aún me lían a un puñado de herramientas, y mi cuaderno.

Anónimo dijo...

Rodolf, sal a comprar alguna chuchería, seguro que con eso se te pasa.

Anónimo dijo...

VEN A SAGA FALABELLA MUCHACHÓN, POR AHÍ LO VÍ A THAYS COMPRÁNDOSE UN MP4.

el vidente

Anónimo dijo...

ybarra no ha dicho que se cierra el blog.No engtienden.

L=

Anónimo dijo...

ybarronex esperamos tu opinión sobre "ojera de perro".

charito

Anónimo dijo...

Rodolfo:
¿Estás deprimido? ¿Te vas a suicidar? ¿Por qué mandas todo a la mierda? ¿También a nosotros, tus lectores?... Eso no me gusta... mejor, al menos por hoy, vete a la mierda tú.

Anónimo dijo...

Rodolfo. Lamento decirte que tienes razòn. Lo dice alguien con seriedad. Soy ingeniero, pero me gustaba la literatura y tenia preparado un libro para editarlo.

Un dia entre a la blogosfera y me di cuenta que el mundo literario es un submundo, lleno de odios, puñales, cobardes anònimos que injurian, blogeros que acusan sin prueba o que disparan sobre honras inutilmente, como si ese fuera el papel de los criticos y los literatos.

Pasar por el blog de Faveron me mostrò lo bajos que son algunos escritores (parecen ventiladores que desparraman excrementos en un cuarto). Faveron y su sordidez. Puerto el Hueco, bastiòn de los màs cobardes, que no dan la cara, pero insultan. Te apuesto que son cobardes, de esos tipo nerds, fracasados y frustrados, que son calladitos en las reuniones, timidos, mariconcitos que se orinan si alguien les grita (si insultan pongan sus nombres y sus direcciones si es que son hombres).

Luego visitè otros blogs. Y al llegar al tuyo me encontrè con lo mismo: rabia, acidez, injurias baratas, malhumor sin argumentos sòlidos. Con todo respeto, no se trata de odiar por odiar a cualquiera, hasta en los odios hay que ser selectivos.

Crei que la literatura era un mundo de gente sabia, letrada, que ama las palabras. Encontrè basureros enmugrecidos por sus propias miserias.

Hablo en serio Rodolfo, sin animo de pelear contigo. Ya no es la gente decente: Arguedas, Scorza, Ribeyro. Salvo los viejos, te encuentras con gente que no es muy respetable y que solo viven de la intriga, la puñalada y el odio. No voy a dar nombres, tienen sus blogs, donde se hacen los serios.

Por eso dejè la literatura, era como haberme metido en un bar de prostitutas, pastrulos y borrachos. La bohemia, incluso, es pasta y alucinaciones. No es una generacion que deba pasar a la historia literaria. Para colmo mediocres, pocos sobresalen y alli los lees pontificando de literaura en sus blogs ¿Han ganado premios literarios? Pocos.

Prefiero la ingenieria, alli puede ser aburrido, pero es gente de bien. Francamente, dedicate a otra cosa.

Anónimo dijo...

Me olvidè. soy Javier R.Molina Sánchez. Jesus Maria, cuadra 18 de la Brasil. Ojala no lo tomes a mal

Anónimo dijo...

Gustavo Faverón Patriau dijo...
"Salazar": mi sincera impresión después de leer tu mensaje es que eres un pobre diablo, de modo que sería una pérdida de tiempo responderte. Sólo quiero hacerte notar que hay que ser un cretino para criticar negativamente el premio que un escritor(thays) obtiene con una novela, a partir de tus seudo-juicios acerca de otra.


Faverón está hecho un barrabrava, pobre quien ose criticar a su gago favorito ¿arrugará Ybarrón?

diciembre negro

Anónimo dijo...

Javier, la literatura no se mancha (sorry por una paráfrasis tan vulgar pero válida). Es cierto, mejor no conocer a los escritores ni meterse en la suciedad de sus intrigas por vanidades en pleito, pero eso no tiene por qué afectar al producto: los libros, la literatura que crean.
Yo prefiero vivir alejado de ese submundo que, al igual que tú, he descubierto asqueroso y ridículo. No conozco escritores ni poetas, no en persona. A muchos los leo, con algunos disfruto, pero para no malograr mi idea de lectura prefiero jamás llegar a conocerlos.

Anónimo dijo...

Pienso igual que Javier, la literatura pruana es un submundo lleno de envidiosos, puñaleros y gente mala. Ni en la politica, el vedettismo o la abogacia he visto ese nivel.

Y la gemte que ensucia ese mundo es gente como Faveron, Leo Aguirre, Ruiz Ortega, Ybarra, etc etc y tanto anonimo cobarde que tira piedra desde su escondite. Gente que tiene o tuvo un blog para manchar la literatura.

No es mentira, la putrefaccion de ese ambiente hace que mucha gente ya no quiera escribir. Se siente como una cantina de borrachos y putas. Creen que su bohemia del Superba o Quilca es igual o mejor que la de antaño, pero la suya es una bohemia sucia, hecha de malediciencias, intrigas y odios. Asquea mucho, mucho. Y en sus blogs, como el tuyo, Ybarrex, dejan que participen anonimos que ofenden, cobardes que usan el adjetivo como chaveta y si los dejan para insultar a los demas es como si el mismo blogger los hubiera lanzado.

Acabo de terminar literatura en San Marcos y estoy pensando en estudiar Historia o Derecho. Estaba ilusionado con la literatura hasta toparme desde hace meses con tanta sordidez en el mundo literario. Mi enamorada dice que es mejor cambiar.
Lucho

Anónimo dijo...

Entro muy poco por este Blog, a lo mucho 1 o 2 veces por semana promedio, y no lo consumo mas seguido por una razón muy sencilla, y que puede sonar muy simplona, este Blog no me produce ninguna buena vibra, empezando por el Autor. Ahora con esto no quiero decir que el Autor sea una mala persona, no lo conozco, no he cruzado 2 monosílabos siquiera con el, debe tener sus meritos, inmadúreces y necedades como cualquier peruano, pero en conclusión creo que el Autor tiene un Sancochao Existencial en sus fueros internos, un afan de trascendencia que debe haberle producido centenas de desvelos y ensimismamientos. Ahora con esto no quiero decir que uno sea el ejemplo de orden en la casa y ascetismo, pero creo que en la vida, en las personas, hay “sancochaos” y “sancochaos” y por lo menos este de fondo amarillo, no alimenta, no nutre, no tiene sustancia, tal vez si harto ají, que es lo que al fin y al cabo le gusta a todo buen peruano, y sin duda es ese el porque de su popularidad y de sus sendos comentarios, ajicito, rocotito, picante, pero en resumen por mas que el autor haga gala de conocimientos de cocina novoandina, cocina moche, maya, tailandesa con sabor a flores y pinesol, lo que en sustancia ofrece Ybarra a sus comensales, es chatarra, sietecolores, nada que aporte a la salud de tu sistema nervioso.

Ahora quizás el dueño de este Blog pueda decir, que el no quiere gustar, que el no es ningún nutricionista, que el no cocina para nadie, pero si estamos hablando de una persona que propugna acerca de un cambio de estado de cosas en el Perú y el universo, que estés en el plan de agregarle mas mierda a la mierda, no es coherente. Podría decirle lo mismo a Faveron, pero ese es un Liberal, y en el no caben la Palabra Nosotros, Solidaridad, por lo tanto es absurdo exigirle a alguien que tiene una Utopía en el otro polo que la tuya.

Checo este Blog, como todo peruano que se para a ver la bronca en el paradero, un lío de plazeras, a los congresistas de la plaza san martín que orondamente creen tener una opinión cualquier tema divino y humano que se les plantee. Dice la sabiduría popular que Dios los crea y el Diablo los junta, todos nos juntamos por empatias, por sintonías, por frecuencias, obviamente este Blog ha sabido amalgamar una cofradía de caseros, pero considero y con todo respeto que lo que define a estos caseritos, es lo mismo que sostuve antes, el afán de picante, de rocotito, la adrenalina de la discusión, ojo que digo adrenalina de la discusión, mas nunca de la solución…esto me hace acordar a un amigo que goza de toparse con testigos de Jehová, y puede estar horas con ellos, solo por el placer de aniquilarlos ideológicamente…no es el extremo de este autor y este blog, pero creo que si mi amigo supiera de este blog, lo visitaría y opinaría todos los días de la vida.

En cuenta al amigo ingeniero, y a otros 2 que me antecedieron en las opiniones, les diría 2 cosillas, primero que sus opiniones son las mas sui géneris que he leído en esta pagina, la mayoría entra a eso que uds mencionan, a meter puñal, cizaña, o a lanzar “odas al rocoto”, y son Uds. los únicos que han lanzado una opinión sana, constructiva, tratando de ser instructiva….claro que para este blog ese tipo de enunciados deben ser cursis, fofos, desabridos, “we are the World we are the children”, pero de que sus comentarios son “aves raras” en este Blog, son aves raras.

Y para terminar, por favor no confundir a la Carta con el Cartero, el echo de que la Generación del 90 y el 2000 este plagada de los Poetas y Escritores mas arribistas, figurettis, individualistas y viciosos que haya dado la historia de la literatura peruana, eso no tiene porque desmerecer a la Literatura a la Poesia, la logica cae por su propio peso, una cosa es el Arte y otra el Artista, ya hasta verguenzita me da decir esto que es tan obvio, tienen que tenerla clara, yo al zapatero no le pido que sea el mas fiel cultivador de la filosofía de la no violencia, solo le pido que me haga buenos zapatos, y por ultimo si yo quiero ser zapatero, lo hago porque me gusta estar entre martillos, clavos y cueros, a mi que me importa que el sindicato de zapateros hagan sus orgia sodomitas, yo hago mis zapatos, los ofrezco a quien pueda interesar y punto.

No se dejen desanimar por el mundillo muchachos, o en todo caso júntense con los Viejos, con los antiguos, ellos ya pasaron esas etapas, de echo allí encontraran mejores luces y estelas en la mar.

Atte.

HUMBERTO VILCHEZ VERA

Anónimo dijo...

YBARRÓN NO SEAS HUEVÓN Y RESPONDE A ESTOS FILÓSOFOS DE LA PLAZA SAN MARTÍN, DALE SU COCACHO A CADA UNO. EMPEZANDO POR VILCHEZ VERA, QUÉ COJUDO ESTE TIPO FALTO DE IMAGINACIÓN HASTA PARA PONERSE CHAPA. YA YBARRÓN APARECE DE UNA VEZ.

Anónimo dijo...

VIVA ESTE BLOG LIBERADO CARAJO

hhh

Anónimo dijo...

esperamos más post agresivos y que digan la verdad.

Anónimo dijo...

Calla mierda, este blog como el de Faveron es un camion de basura y punto.

Anónimo dijo...

No es mentira, la putrefaccion de ese ambiente hace que mucha gente ya no quiera escribir.


Ayyyyyy, pobechito el niño, que malos este ambiente literario peruano, ¿no? Hasta lo has hecho llorar al pobre, menos mal que su enamorada le ha dicho no te juntes con esa chusma, estudia historia o derecho.

Verdaderamente, nuestro ambiente va de mal en peor, lleno de Niños Goyitos que le dicen ay fo a todo... Amiguito, el que quiere escribir, ESCRIBE y punto. ¿Qué tienen que ver los bares de mala muerte con tus (supuestos) deseos de escribir? ¿Pensabas instalarte en el Queirolo con tu laptop? Pero no te sientas mal, Niño Goyito. Tu comentario, aunque infantil, tiene gracia, chispa monse, pero chispa al fin. O sea, tienes pasta de escritor. Dejate de mariconadas, deja a tu enamorada y ponte a escribir. En serio.

RODOLFO YBARRA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Ese ultimo comentarista debe ser un escritor. Franco, franco, yo no soy nada hueveras y los patitas que intervinieron antes tienen razon. Tienen derecho de asquearse de ese submundo. Pero lo malo no es eso, en todo lado hay pastrulos e hijos de perra, lo malo es sino la cantidad de mediocres y argolleros.

Manya profe, Quién mierda es Max Palacios y Harold Alva, dos marginales que editan en la clandestinidad. Coral es un advenedizo que no tiene renombre. Leo es un Don Nadie, no le ha ganado a nadie. Gaby Ruiz Orto es un fracasado que nadie conoce y que no ha ganado nada de nada. Thays es un cuarentón que perdió el tren.

Pu mare, Cuettone un pobre hombre que sin chuparle la media a Varguitas no seria nadie. Ese Herralde se lo ganó a punta de soboneria. Bayly escribe mal, pero divierte aunque sea.

Las locas poseras, solo una vale oro y nadie la conoce. ¿Quién creen? No van a adivinar porque solo tiene un blog y es casi una anonima.

Brye escribe pesimo, sus novelas son un vómito de borracho. Varguitas hace rato que ya perdió la linea. Pero al menos estos dos ultimos no son fracasados y don nadies como los del segundo parrafo.

Estamos mal, en la copa Peru de la literatura y venimos a creernos la gran cagada. Ese es el problema, mis amigos comentadores. Que sean pastrulos o violadores es otro asunto, simplemente no te juntes con ellos y si los ves en tu vereda, pasate pal frente y se acabó la muña.
Adolfo

Anónimo dijo...

Los grandes fracasados de la literatura peruana:

Mario Vargas Llosa: ese señor es un POLÍTICO, más que un novelista. Si algo bueno escribió fue CONVERSACIÓN EN LA CATEDRAL, luego vendría el plagio del brasileño OS SERTAOS. De allí en adelante, nada, su objetivo principal el Nóbel no se lo darán nunca por su hijoputismo desembozado. Es ahijado de Bush, Tatcher, Berlusconi, etc.

Alfredo Bryce Echenique: un borrachín plagiario, pituco viejo que alguna vez escribió algo bueno: con Jimmy en Paracas, probablemente un cuento autobiográfico. Hoy vive de sus recuerdos y a punta de alcohol y del caro diariamente.

Los dos popes hechos mierda por la contundencia de la realidad y sus obras que pocos recordarán en veinte años.

Las menudencias:

Alonso Cueto, amparado en la amistad de su padre con el finadito Arguedas, ha creído que por ósmosis se transmite el talento y la honestidad. Apadrinado por sus compatriotas españoles, gana premios insignificantes, pura farfulla, que aquí los cholos acomplejados consideran galardones.

Fernando Ampuero, este hijo de ancashinos, galán otoñal venido a menos por sus relaciones con los mafiososo de El Comercio y el narcotráfico, es el mejor ejemplo de lo que Karlitos denominaba la falsa conciencia. Escribe hasta las huevas, su temática es monocorde, regionalista 100% (sólo escribe de Miraflores) y además, periodista mediocre.


Las tripitas:

Iwasaki, Roncayulo, Bayli,Balo Sánchez León y un larguísimo etcétera de toda la mancha acriollada.

La hez absoluta:

Max Palacios, Willy del Pozo, Héctor Ñaupari, Gabriel Rimache, Gustavo Faverón, Harold Alva, Leo Aguirre, el Orto, Marcel Velásquez y el imbécil zurdo chanfainita Gonzáles Vigil, poetas mujeres no existen, lo que hay es raposas ninfomaníacas deseosas de su cuarto de pescuezo por los tres minutos de fama.

Eso es todo. La literatura peruana surgirá cuando se refunde este corral de chanchos llamado Perú, mientras tanto genios anónimos mueren en sus canteras de combate: escribiendo.