viernes, 27 de junio de 2008

EL CACÓGRAFO LIMENSE



El cacógrafo (del griego kakos, malo, y graphe, escribir, escritura) es un tipo de “escritor” muy especial que utiliza la pluma como si fuera un vibrador, teclea sobre el computador como si estuviera montado en un piano, o sobre un armonio e incluso le gusta hacer la salvedad de que eso “es cierto”. Se da ínfulas de divo, una superioridad perruna, cinocéfala, cuadrúpeda lo tiene secuestrado, casi gravitante como si flotara por un metano-meteorismo mántrico, una espesa niebla de gases gástricos e invernaderos que él mismo ha creado para mantenerse en una faja de suspensión, levitando encima de los “vulgares escritores” que no le llegan ni a los talones y, por cierto, a los cuáles ve, naturalmente, muy por encima del hombro.
Estos cacógrafos suelen confundir al estado de inspiración o supuesta iluminación con estados alcohólicos, dependencia farmacológica o el consumo compulsivo de vulgares psicotrópicos (mariguana “moño rojo”, scám hidropónico, cocaína pateada, PBC de Huascarán, “éxtasis” si es que se da la ocasión o alguna pastillita de origen farmacéutico, etc.). Eso le “ayuda” a sacar o “liposuccionar” vía la fuente calorífica de su pensamiento al “artista” que yace en su interior, al que también suele llamarle demonio ( de daimón sabiduría, ustedes entienden), entonces habla de “exorcisar sus demonios” o desdemonizar, desdiablar, desatanizar su conciencia predilecta, su mente regia que quisiera cuidar a toda costa con cremas antiarrugas para borrar esas cisuras de Silvio, botox cerebral o cualquier método que pueda preservar su inteligentzia “encima” del promedio normal, hasta resuelve test psicotécnicos, cubos mágicos, crucigramas y sudokus que jamás logra completar y termina por romperlos en añicos y ocultarlos debajo de la alfombra. “Qué se habrán creído” si su “genialidad” es manifiesta, hasta ha escrito un libro juntando todos sus mamarrachos, masturbaciones al paso, cartitas de amor a una antigua enamorada, hojas hongueadas de un diario perdido, delirios imitando a un amigo y sus poluciones nocturnas, hasta se le ha ocurrido que el título tendría que ser con guarismos, para qué la vulgar palabra, la ilusa acepción, el logos que confunde y que según Wittgenstein (de quien guarda como oro una única cita, escrita a mano por un amigo posero) no dice nada, mejor entonces un número cualquiera, quizás una cifra decimal, una fecha a modo de letras que nos haga recordar a un ataque terrorista, un título explosivo (tan de moda en estos tiempos) o el fin del mundo, total, eso vende, ahí está el éxito escondido detrás de un guarismo, un ideograma decimal, par o impar, etc.
El cacógrafo limense siempre tiene su whiskicito escondido entre sus cuatro libros de José Ingenieros, Miguel Ángel Cornejo, Og Mandino, y el “Piense y Hágase Rico” del fronterizo Napoleón Gil, y esas placas con formato de enciclopedias que adornan su desnutrida biblioteca para engañar a los resbaladizos intelectualoides esnobs. También tiene, por supuesto, unas botellas de vino “Merlot Sauvignon” de marca “País de Oc”, naturalmente están vacías y es para hacer alarde cuando llega alguna visita, algún conocido importante al que ha convencido, con mucho esfuerzo, de que él “es el escritor”, ni vuelta que darle, su “gran obra” se traerá abajo a toda la literatura contemporánea, el pensamiento postmoderno se verá sitiado y devuelto a la edad de piedra de donde nunca debió salir y los críticos literarios (esos otros especimenes, lampreas y oxiuros) tendrán que reinventarse en la orden new age, el tercer ojo, la superconciencia y los hilos de plata para poder entenderlo.
El cacógrafo limense ya ha hablado con su editor –que se las sabe todas- y que le ha preparado el camino, ablandando crematísticamente a los académicos letratenientes, sargentos literarios, espías de doble filo y fellinescos que manejan con látigos de cilicio las páginas culturales de los periódicos “de mayor circulación”, para eso se ha tenido que invitar a cenar a un buen lugar a estos opíparos señorones (hasta uno de ellos, el “crítico mayor” del “estercolero mayor” le ha prometido que desempolvará su mejor plantilla de zapato con los que suele hacer, a martillazos, sus reseñas literarias y sus famosas antologías que se pesan por kilos en las principales universidades), hasta han hecho una foto del cacógrafo a lo Vallejo en Paris, con la mano derecha apoyada en la mejilla y las piernas cruzadas con blancas palomas revoloteando por los aires y que han sido trucadas con photoshop con una luz extraña y ridícula que sale de la cabeza del “escritor” cacógrafo como una aureola de santidad edénica con aires a lo San Francisco de Asís o Santo Tomás de Aquino.
Ya las invitaciones en papel de arroz y letras en pan de oro están hechos para esta primera presentación y se espera a mil personas en un auditorio con doble salida de emergencia auspiciado por una embajada y una asociación provincial (“para eso están los contactos, hermano”). El editor se soba las manos mientras recibe la última armada (en contante y sonante) del cacógrafo quien aún no ha terminado de leer “Los Cachorros” de Mario Vargas Llosa, aún no ha visto “Casablanca” con Humphrey Bogart e Ingrid Bergman, aunque habla de esta película como si fuera su lugar recurrente en su “cultura cinéfila”, y no ha aprendido tampoco a conjugar correctamente los verbos y casi siempre los maneja en “infinitivos” (“es que no tengo tiempo para minucias”), pero eso no importa para eso están los “correctores de estilo” los liquid paper, los borradores de papa, los chacales literarios que siempre por una buena propina (también aceptan pagos en especias) se prestan a hacer el trabajo sucio y completar el escrito si es necesario, todo se resuelve debajo de la mesa, total por ahí hay un escritor, mucho más famoso y que copia todos sus artículos y nadie dice nada, ni siquiera Indecopi o la famosa protección de autor. El cacógrafo se ha dado cuenta que con dinero se resuelven todos sus problemas, por eso ha puesto en venta su casa para desembolsar el último pago, total, así como van las cosas podrá vivir de sus regalías y de las ventas “cuantiosas” de “sus libros” (ahora habla en plural) que espera, angustiosamente, se conviertan en best sellers.
Antes de irse, el editor -que casi siempre funge de psicopompo- le dice al escritor cacógrafo que no se olvide de contratar a los mozos y mejor si son mujeres, ese es un buen detalle, dan buena imagen sobre todo si van con faldas cortas y un pequeño delantal; ah tampoco “nos olvidemos” de los vinos, los bocaditos y, si es posible, algunos canapés, algunos muslitos broadster forrados en papel aluminio para dar mayor caché, cuestiones de decoración y presencia “tú sabes, hermano, hay que convencer al público, además tú tienes talento, por algo has escrito este libro ¿no?”.
El escritor cacógrafo desde la ventana del hotel (donde se ha mudado hasta que el panorama se aclare y las librerías se vean “saqueadas” por lectores hambrientos de una buena historia), aspira el humo espeso de un cigarro cargado y bebe el último sorbo de café, se pregunta si ya es hora para ponerse a escribir “de verdad” la continuación de su “éxito literario”, le preocupan los personajes secundarios, el espacio, la narratividad a utilizar. La historia la tiene redonda, escribirá sobre la molécula que se instala en el cerebro de un esquizoide y lo obliga a hacer movimientos increíbles, mohines y pasos de minué, danzas folcklóricas y breakdance, asi como pasos de tango y de danza árabe. El escritor cacógrafo se ha dado cuenta que estos nuevos escritos tienen que tener a un personaje homosexual, así podrá tentar al viejo Herralde y sacudirse, de una vez por todas, de ese presumido editor que lo ha dejado casi casi en la ruina, justo ahora en que todavía falta la presentación en sociedad de su nuevo y primogénito libro.

24 comentarios:

Anónimo dijo...

ël cacógrafo es el baboso de "Bombardero" no? muchos acertijos, dinos pe, quién es?
o quizá tu pata rengifo.

OlÉ

Anónimo dijo...

BRYCE ES EL CACÓGRAFO MAYOR Y SE HACE EL HUEVAS.

TTT

JOHAO dijo...

No se puede escribir con algun tipo de psicotropico, ni con los efectos del alcohol.
La inspiracion solo sirve si aparece cuando te encuentra trabajando.
Lo demas son estupideces.

Anónimo dijo...

ESE CACÓGRAFO ES TODO LO CONTRARIO A NUESTRO POETA MAYOR MIGUEL ILDEFONSO, DI QUE NO YBARRITA??????????

Anónimo dijo...

oye ibarra no te metas con nuestro poeta mayor, nuestro crítico mayor y nuestra editorial al por mayor, que no te das cuenta que es mejor seguir la corriente, así se logran mejores resultado, sino mira a José Carlos Irigoyen que, sin decir nada, solo algunas quejas con lo de las "generaciones" que a nadie le importa, ya hasta lo han sacado en México y tiene menos talento que Miguel y que tú.
Un consejo hasta de un conejo

XYZ

Anónimo dijo...

ESTE CACÓGRAFO ES THAYS, HASTA SU TRATO CON LAS EDITORIALES Y LOS CRÍTICOS ES IGUALITO.

ALDO

Anónimo dijo...

Creo que es el tarado de Bombardero que quiere figurar a toda costa.

HHH

Anónimo dijo...

Señor Ybarra, acertado el artículo. Ahora diga por favor qué opina de su amigo el cacógrafo CARLOS RENGIFO, QUIEN GUSTA GRABAR LAS CONVERSACIONES CON SUS "AMIGOS" PARA LUEGO ESCRIBIR SUS NOUVELLES UÑAS, LA CASA AMARILLA, MORADA DEL HASTÍO.Usted sabe perfectamente que lo que estoy diciendo es cierto, ya pués por lo menos dígale a Rengifo (quien nada perfectamente en el establishment)que pague el copy right a los personajes, pues son idénticos a la realidad.
Pd.RENGIFO FUE EMPLEADO SERVIL DE LOS WOLFENSON.

Un amigo de los amigos y de los bares de bazarsuelo.

Anónimo dijo...

parece que Miguel ildefonso tiene muchos amigos y Carlos rengifo muchos enemigos.¿Por qué será no?

El quilqueño

Anónimo dijo...

Y por qué no podría ser tu pata inocentón Web¨on?

Rimachi

Anónimo dijo...

ildefonso tiene amigos por sobón, sino léan el fellatio que le hizo al poetastro mayor de los noventa, alonso rabí do carmo, es una verguenza, cuando todo el mundo sabe que en quilca raja de la poesía de rabí, pero más vergonzoso es rabí que paga para que le hagan reseñas a sus libros, par de webones son.

yzx

Anónimo dijo...

LO QUE DICE YZX ES CIERTO, TODOS HEMOS ESCUCHADO EN QUILCA COMO ILDEFONSO RAJABA DE RABI DO CARMO, PERO CUANDO LE OFRECIÓ UNA RESEÑA DE DESMORONAMIENTOS A CARGO DE CROMAÑÓN YRIGOYEN EN EL DOMINICAL, ILDEFONSO SACÓ SUS RODILLEROS Y SE LA CHUPÓ TODITA A RABÍ QUE ASCO!!!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

y tu "momento de gloria", huachafazo, jaja, cuándo llegará, ah? Aparte de traficar con las críticas en el dominical, recibir los elogios de un enano envidioso, homofóbico y termocéfalo que insulta con seudónimo, ¿quién te empelota ya no como poetastro sino siquiera como mermelero cultural?

¿Alguien decente, que no cobre en chelas heladitas, escribió alguna vez sobre tus poemitas awebados, habla?

Anónimo dijo...

lo del "Dominical" y las reseñas compradas es cierto. Ybarra, tú que eres poeta de verdad, que escribes con la sangre y el alma, qué habrás sentido al ver la reseña nauseabunda que Rabí le publicó a "Osito" Sánchez Hernani sobre el libro de un tal Espinoza que es todavía más malo que Rabi do Carmo. Es una verguenza.

Anónimo dijo...

YBARRITA, ESTO DEL DOMINICAL YA LO SABEMOS TODOS, NO ES NOTICIA. MAS BIEN, VAS A DECIR ALGO SOBRE EL RACISMO INVERTIDO CONTRA HILDEBRANDT

Anónimo dijo...

nunca vimos una reseña de vómitos, ruptura de heje o de otro libro tuyo en el dominical, siempe fuiste silenciado, pero a partir de este momento, muy pronto verás aparecer una reseña sobre tus libros en el decano, sabes por qué, porque hay alguien tan cobarde como para cambiar de estética solo para evitar comentarios que lo desnudan. así es ese sujeto que de poeta tiene tanto como angie jibaja de lady.

arúspice

Anónimo dijo...

ah, y no diré nada específico todavía de los tratos oscuros de ese "editor" del Comercio con un fujimorista que vende libros robados en Camaná -amigo del "izquierdista" Coaguila, para más señas- y a quien le compra toditos los libros que se chorean de una conocida librería sanisidrina. El que busca encuentra...

YO

Anónimo dijo...

¿Y qué de aquellos que se sienten en las nubes porque fueron reseñados en el decano del puterío nacional, El Mercioco, previas 100 cocadas por una reseñita de un cuarto de hoja del pobre huevón de Sánchez Hernani?

Hernan dijo...

Rodolfo, acabo de leer detenidamente tu artículo sobre el cacógrafo (cuya acepción estricta estaría referida a aquél individuo que irrespeta las reglas de la ortografía, tú la usas en sentido lato) y sinceramente me he reído de muy buena gana...

Sólo quería mencionarte algo que tiene que ver también con el prefijo que genera la extraña palabra y el concepto que reseñas: el del plumífero.

Soy un lector asiduo de tu blog y siempre me sentía un poco irritado por el denso color verde de la página que ahora has cambiado a amarillo para beneficio de nuestros ojos cansados.

Un incómoda cacocromía me impedía (me impide aún a veces) leer de corrido y más placenteramente los artículos que publicas y las divertidos, hilarantes, biliosas y ocurrentes respuestas de tu nutrida (¿o desnutrida?) lectoría.

Respecto al CACÓGRAFO, qué más decir, manito. Sugeriría indagar de manera lúdica acerca de la cacogénesis de estos peculiares escribidores que a pesar de todo se esfuerzan por caer simpáticos y no quedar mal con nadie.

Sigamos escribiendo, evitemos a toda costa la cacología, la cacoepia pero sobre todo la cacogamia, desde la mar sechurana, un saludo para el loquito que me tilda de "inocentón gûevón" (así se escribe este sonoro y elegante término, no "webón", demasiado globalizado)y un saludo peneano también para todos los cacodoxos oportunistas que abundan en el ambientillo culturoso de nuestra colonia.

Rafael Inocente

Anónimo dijo...

JAJAAAA, ESE RABI DO CARMO CON TREMENDO RABO DE PAJA SE PONE A DISCUTIR, MEJOR CONTINÙA COMO SIEMPRE HAS HECHO, HIPOCRITÓN, HABLANDO A ESPALDAS DE LOS DEMÁS.

YO

Anónimo dijo...

Oe, y el tío Calderón Fajardo?

Cacógrafo y cacólogo?

RODOLFO YBARRA dijo...

Tal parece que han aprovechado mi ausencia para dejar lo comido ayer. Bueno, simplemente y por respeto a mis fuentes, no voy a revelar al que está detrás de este "Cacógrafo Limense", aunque si se fijan bien y agudizan sus sentidos verán que si tiene membrana interdigital, plumas y pico en forma espatulada, qué será ¿no? sino pato!

Anónimo dijo...

Con tanto pato que escribe mal, es difícil saberlo, mi estimado.