miércoles, 3 de septiembre de 2008

REUNIÓN AMENA CON TOMÁS BORGE, EMBAJADOR DE NICARAGUA



Hace unas semanas, tuvimos un encuentro con el embajador de Nicaragua, Tomás Borge (de quien yo había leído “La Paciente Impaciencia”). A la invitación a la embajada acudimos Winston Orrillo (acusado últimamente de ser el “peor poeta del Perú”; pregunto: ¿y quien es el peor crítico del Perú? Adivinen la respuesta), Giancarlo Huapaya (quien por estos días prepara otro libro en una línea diferente a “Polisexual”, adelanto el sugerente título: “Escaldo” cuyo significado benemérito del escandinavo "scald" es cantor o poeta), Melissa Patiño (quien todavía tiene que firmar en la prefectura, esperamos que esta reunión no agrave su situación ya que sabemos que tiene prohibido estar en recitales de poesía o eventos públicos ¿¿??), Isela Santillana (mi combativa compañera) y este su servidor. Para los más suspicaces, sólo tengo que decirles que hablamos de poesía e hicimos intercambios de libros. El embajador (quien también es poeta) se mostró muy interesado en la temática del humor y en las letras peruanas y en un momento recordó ese año que estuvo vendado y amaniatado esperando una ejecución que felizmente no llegó.
Después de fungir de chamán y recomendar algunos ritos y brebajes a Winston, quien por las continuas caminatas y el batallar diario sufre de una flebitis (várices), y a Tomás (quien a los, casi, ochenta años sigue produciendo literatura y muy deseoso en aprender, sobre todo como el dice “de las nuevas generaciones”), nos tomamos unas bebidas nicaragüenses y un peruanísimo emoliente. El embajador comió unos trozos de papaya, caroteno y papaína, eso estaba bien.
Esta nota no tendría ningún sentido sino fuera para saludar el onomástico del embajador, que, por cierto, no se pierde las pocas presentaciones de libros que hay en esta ciudad de Lima, que, por ratos, tiene la cara de un berrinchoso homúnculo.
Desde aquí: larga vida Comandante, sabemos que usted lee este humilde blog.

La foto borrosa fue tomada por la secretaria personal de Tomás Borge. De izquierda a derecha: Isela, bloger, Melissa, Tomás, Winston, Giancarlo.

11 comentarios:

poeta maldito dijo...

el peor crítico literario del Perú es Gustavo Faverón.

Anónimo dijo...

ESO ES UNA VERDAD A GRITOS

tvbruto dijo...

melisita con el embajador sandinista? ahora la chichi va a decir que la patiño esta reincidiendo.

Anónimo dijo...

el embajador es poeta y melissa también, cuál es el problema...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
maistro dijo...

Caray "anónimo", qué exigencias las tuyas... ¿a qué vienen? ¿Será que por ahí anda un "código de honor combativo" que no hemos leído los de moral débil? ¿Existe un "deber ser" revolucionario o subte que deberán acatar los pseudo rebeldes? ¿Estará prohibido pararse frente al espejo y dar un discurso ante la Academia Sueca? ¿Podremos reír a mandíbula batiente sin ser mal visto? ¿Estará permitido ser humano? ¿Tenemos derecho a rodearnos, aunque sea un poquito, de folklor mundano?

Aprovecho, Rodolfo, para pedirte que si vuelves a ver a Winston Orrillo (¿leerá blogs?) le mandes un saludo de mi parte. Aún recuerdo su Peugeot. Es muy probable que no me conozca pero quizá sepa quien soy si le dices que los saludos vienen del primo de Fidel, José Carlos y Micaela. Soy el hijo mayor de la serrana Mendoza.
Gracias.

Anónimo dijo...

pucha ybarrita, la envidia le chorrea hasta por los bolsillos del pantalón a esta gentuza. Borra esos comentarios malignos y dale vuelta a la página. Te lo dice alguien que no es tu amigo, pero que está aprendiendo a quererte por aposición a toda la mierda que quieren sacar de tí.

Un abrazo

Melquiades

Anónimo dijo...

borren esas cojudeces, por favor...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
RODOLFO YBARRA dijo...

siguen los insultos...