domingo, 15 de marzo de 2009

SOBRE EL FEMINISMO Y LA BARBARIE (parte I)

Con el perdón de Olympe de Gouges, condenada al patíbulo en el siglo XVIII por su “Declaraciones de los derechos femeninos”, siempre me ha pasado por la cabeza de que el feminismo fue un invento del orondo y antiético capitalismo del siglo XX para utilizar la mano de obra femenina, tan necesaria, para mover los engranajes de las industrias y ampliar el soporte humano sobre el cual se levanta(ba) la producción. En resumidas cuentas la revolución femenina, muy celebrada por las mujeres profesionistas y por las vanguardias de mujeres “liberadas”, fue un invento del machismo desarrollista, ortodoxo y, hasta cierto punto, mercantilista que incluyó o fue de la mano --aunque muchos quieran negarlo-- al social imperialismo y las seudo-republiquetas comunistoides. La avaricia es el punto neurálgico en el que se intersecan el deseo de los plutócratas, seudo-revolucionarios, esquizoides económicus, entes larvarios de la crematística, etc., y la necesidad, aparentemente inducida, de la mujer de ser “libre” y “gozar” de los “placeres” y “responsabilidades” del hombre. La mujer de los años sesentas del siglo pasado buscó la libertad, la igualdad de sexos, la normalidad de los roles, etc., y encontró las cadenas del trabajo forzado, los nudos borromeos de una responsabilidad ficticia (o ficcionada), el discurso innegable de la civilización patriarcal, y, cómo no, la falta de tiempo para cumplir con un rol dado por la naturaleza: la de ser madres, la de preservar la especie, hoy socorrida por esa dádiva del mes de descanso pre y post parto, entregando la crianza de los hijos al televisor o a una persona que, por horas y por un sueldo, cumple un rol impostado. Y claro, por supuesto, la de realizarse como seres humanos no negando ni imitando al hombre.

Las guerras mundiales fueron una clara vitrina de lo que sucedió aquí. Encargadas de la construcción de uniformes y de la manufactura de alimentos y medicinas para los soldados, la presencia femenina fue inevitable…hasta que la mujer se hizo soldado y pasó a la par con el hombre, rifle, pistola en mano (no olvidemos este, otro, asunto del elemento fálico), a enfrentar al “enemigo”. Quizás fueron los grupos armados no regulares mal llamados “guerrillas” quienes impusieron la igualdad de sexos en cuestiones de panoplias. Revisen el papel de la mujer en los grupos revolucionarios o independentistas hasta el día de hoy con la presencia de la fallecida, por un mal renal, Comandante Ramona en el EZLN (el caso del PCP-SL no termina siendo atípico). No olvidemos aquí que el papel de la mujer en las llamadas sociedades socialistas no difirió en mucho de su contraparte capitalista. Por ejemplo, para Lenin la mujer lograba liberarse cuando se integraba al trabajo productivo y dejaba de lado el trabajo doméstico improductivo. Tal idea sólo podía caber en la cabeza de un teórico ensimismado que pariría sin dolor y con inyección epidural al homólogo de Franco Bahamonde, Adolph Hitler, Benito Mussolini: Stalin.

En una carta, fechada en 1915, que Lenin escribe a Inés Armand, una activista feminista entregada al trabajo intelectual y a la producción de material lectural revolucionario dice: “Dear Friend: recomiendo encarecidamente que el esquema del opúsculo sea escrito con mayor extensión…Hasta ahora debo hacer una sola observación: ‘la reivindicación (femenina) de la libertad amorosa’ aconsejo que sea totalmente suprimida. En efecto, ésta se basa no en una reivindicación proletaria, sino burguesa”. Pero eso no es todo, Lenin era más primitivo de lo que se podía pensar (espero que los leninistas ortodoxos tengan la correa necesaria). En otra carta a Clara Zetkin dice: “La lista de vuestros pecados, Clara, todavía no se ha terminado. He oído que en vuestras reuniones nocturnas dedicadas a la lectura y a las discusiones con las obreras, os ocupáis sobre todo de problemas sexuales y matrimoniales. Este argumento se hallaría en el centro de vuestras preocupaciones, de vuestra enseñanza política y de vuestra acción educadora. No podía dar crédito a lo que oía…Me han dicho que los problemas sexuales también son argumento favorito de vuestras organizaciones juveniles. Nunca falta quien quiera extenderse sobre este particular. Esto resulta especialmente escandaloso y pernicioso para el movimiento juvenil. Estas discusiones pueden contribuir fácilmente a estimular y excitar la vida sexual de ciertos individuos, a destruir la fuerza y la salud de la juventud. También debéis luchar contra esta tendencia. El movimiento de las mujeres y de los jóvenes tiene muchos puntos de contacto. Por eso las mujeres comunistas y los jóvenes deben emprender un trabajo sistemático. Un trabajo que tenga por objetivo elevarles, transportarles del mundo de la maternidad individual al de la maternidad social… Las formas matrimoniales y las relaciones entre ambos sexos en el sentido burgués ya no son satisfactorias. En este campo se aproxima una revolución que corresponde a la revolución proletaria. Se comprende que toda esta madeja de problemas, tan extraordinariamente intrincados, preocupe profundamente tanto a las mujeres como a los jóvenes…Muchos jóvenes denominan su posición como “revolucionaria” y “comunista”. Y creen sinceramente que lo son. Pero nosotros, que somos viejos, no nos podemos engañar. Aunque yo no sea exactamente un asceta melancólico, esta nueva vida sexual de la juventud, e incluso de los adultos, me parece muy a menudo algo perfectamente burgués, uno de los múltiples aspectos de un lupanar burgués…Sin duda conocéis la famosa teoría, según la cual en la sociedad comunista la satisfacción de los propios instintos sexuales y el mismo impulso amoroso son tan simples y tan insignificantes como beber un vaso de agua…Pero un hombre normal, en condiciones igualmente normales, ¿se echará por los suelos en la carretera para beber de un charco de agua sucia? ¿O beberá en un vaso cuyos bordes llevan las marcas de decenas de labios ajenos?...Esta teoría del “vaso de agua” ha enloquecido a nuestra juventud, la ha enloquecido de verdad”.
De verdad que Lenin (quien se hubiera negado mil veces a beber en un vaso desportillado) en asuntos de sexo sabía poco menos que Freud, otro imbécil, machista, que creía que los conocimientos y la ciencia estaban hecho a medida del cerebro feudal masculino. En una carta del atrabiliario Freud a su novia-sierva se lee: “Querido tesoro, mientras tú te solazas con los cuidados domésticos, yo me siento atraído por el placer de resolver el enigma de la estructura del cerebro”. En otras palabras: mientras tú, mujer, cocinas-lavas-planchas yo leo-aprendo-investigo. Y ahora qué van a decir los psicoanalíticos y falocéntricos y toda esa gusanera de intelectualoides que intentó “revolucinar” al mundo con el cuento del escroto-inconsciente. El mito de “la vagina dentada” no concibió nunca un cerebro femenino dentado que pudiera roer, con la dureza del marfil, esos conocimientos estúpidos. No nos olvidemos, por favor, que Lacan uno de sus seguidores más acuciosos estableció que “La Mujer no existe” (tachando la palabra “la”) y la teoría de “En nombre del Padre” (Noms-du-Père) que aparte de traducir la noción freudiana del Edipo manifestaba su propio estadío en relación a la hija que tuvo con la mujer de Bataillé, Silvye Bataillé, y que, por muchos años, no tuvo el apellido correcto. En cierta forma el machismo, irónicamente, encuentra mayor espacio en el mundo intelectual donde escondido entre teorías y verborreas se encuentra el numen del hombre bárbaro que arrastraba de los pelos a sus mujeres (o secuestraba mujeres de otras tribus ¿cuál es la distancia entre la seducción, la violación y el supuesto convencimiento de formar “parejas” a costa de destruir otras relaciones de parejas? Me gustaría que esos lacanianos de oropel intentaran alguna respuesta).

Volviendo a los comunistas de cartón piedra, Engels, otro cavernícola esquizoide apuntaba en su “Principios del Comunismo”, édito en 1847, lo siguiente: “La ordenación comunista de la sociedad hará que la relación entre ambos sexos sea simplemente una relación privada que afectará tan sólo a las personas involucradas, y en la que la sociedad no tendrá porqué injerirse”. Este pensamiento mecanicista y robotizado (“a” es la resultante de “b” sin pasar por el Teorema de Pitágoras) no podría asegurar un futuro promisorio a una sociedad que debió ser la ideal y, quizás, ello, después, trajo el derrumbe ideológico que hasta el día de hoy nos cuesta aceptar.

De esta forma, de uno y otro lado del muro, como dicen algunas feministas, la mujer pasó de ser propiedad del padre --o de los hermanos mayores-- a ser propiedad del marido (algunos hablan de la dependencia “propietarista” con el hijo) y de tener responsabilidades en el hogar a tenerlos en la fábrica, en la empresa, en la oficina o en el Estado, según sea el caso. O sea, de la “independencia” del hogar a la “dependencia” de la usina o burocrática. La mujer pasó la ilusión óptica de la libertad y encontró una prisión más grande que el propio hogar (una prisión física y conceptual que incluía al trabajo casi como castigo), pero a la vez, una prisión en que no tendría consuelo ni la solidaridad del sexo opuesto.

En los años sesentas del siglo pasado, caldo de cultivo para las manifestaciones inconformistas, explotó este asunto y se esporularon varias vertientes de feminismo, desde el anarquista hasta el feminismo socialista (que, según dicen y a pesar de sus teóricos con fecha de vencimiento existe y goza de buena salud). De esta forma la mujer dejó el hogar y se hizo cargo de la máquina, empezó a ocupar puestos de importancia, incluso dirigenciales, artísticos, científicos, etc. La mujer “dejó” el hogar y salió a las calles, se entrego al trabajo seriado; en otras palabras: la mujer dejó la cueva y se hizo “cazadora”, la “recolección” tenía que ser atendida de urgencia, también, por el hombre. Y las que aún mantenían el yugo atado a una mesa de la casa manifestaban a voz en cuello como Carla Lonzi (quien hace el llamado generacional “Escupamos sobre Hegel”) que “nosotras identificamos en el trabajo doméstico no retribuido la prestación que permite subsistir al capitalismo privado estatal”. Muchos han establecido que la introducción de la píldora como método anticonceptivo liberó a la mujer de las ataduras y sumisión sexual. Curiosamente la píldora se probó primero (según apuntan los arqueo-historicistas) en el hombre, en los presos y reos violentos bajo la premisa de reducción de penas y mejores tratos, enloqueciendo a muchos y dando un poco margen porcentual de efectividad (en la actualidad, médicos mexicanos están por probar en el hombre el fármaco ATD que minimiza la producción de espermatozoides, se supone que sin afectar la testosterona. Habrá que esperar un poco más para esta esperada “Liberación Masculina”). Esta aparente liberación sexual femenina dio lugar a reflexiones escatológicas en que la mujer, luego del acto sexual, se ve a sí misma como un recipiente de babas y mocos (la eyaculación no es más que un acto de excreción cuasi fecal) tal y como apunta Germaine Gree en “El Eunuco Femenino” (“The Female eunuco”, 1972) en términos muy cercanos a los que Rocío Silva Santistevan propone pero de forma política como “basurización simbólica” (de Germaine Gree --quien por cierto estuvo casada sólo por tres semanas-- leer también “The Obstacle Racé” y su “El Cambio. Mujeres Vejez y Menopausia”. De RSS leer urgente “El Factor Asco”, el capítulo VI relacionado al “Feminismo Sucio” donde se analiza, aparte de revisar las “Subculturas Feministas en América Latina, el caso de ese monstruo mecánico llamado Laura Bozzo y que escapa, por razones higiénicas, a este artículo).

Antes de concluir esta primera parte quisiera apuntar (y casi como un adelanto al siguiente post) que la violencia doméstica tan arraigada en los países del tercer mundo no es más que el reflejo del actual orden mundial donde no se puede pasar por alto a los grandes teóricos, filósofos y supuestos capitostes del conocimiento “post-moderno”. Ellos son los grandes opresores de la verdadera libertad femenina. Ellos son los que le han querido colocar a la mujer un pene de plástico como símbolo de la necesidad y la ausencia hacia algo que ellos consideran incompleto). Si un hombre, borracho y hecho un energúmeno, pega a su mujer en el AAHH Pachacútec es porque los mecanismos sociales incluidos las normas y el código civil lo auspician y lo permiten. Esos puntos tan ambiguos en los que nuestra sociedad no puede definir correctamente una violación dentro del matrimonio o “la exaltación instintiva de una bofetada” de una verdadera golpiza nos otorga la duda de que hay una teoría subalterna que licencia la opresión de la mujer no sólo en el sentido doméstico, sino laboral, político, económico, artístico, etc.
La mujer no puede responder a los golpes del hombre con la ley patriarcal. Es necesario revisar el sistema jurídico y con él todo el conocimiento andrógino sobre el que hoy en día se levanta la cosmovisión femenina.

Arriba en la foto: guerrilleras de las FARC

38 comentarios:

Anónimo dijo...

querido rodolfo: cuándo escribes sobr roschards?

El Daterco dijo...

YBARRA, TE DEJO ESTE ARTÍCULO DEL CHATO HILDEBRANDT QUE ESTÁ MUY POR DEBAJO DE TU ARTÍCULO, PERO AHÍ PATALEA EL CHATO:

César Hildebrandt

Chasco feminista

Siempre me ha caído bien el feminismo y, sin embargo, siempre me han parecido sospechosas las feministas más recalcitrantes.

Porque esas feministas de ONG y matrícula, de subsidios holandeses y paporretas reduccionistas, suelen practicar el sectarismo que ven debajo de cada piedra ajena.

Y estas sexistas en guerra, que son quienes han convertido el maniqueismo en un método útil para no pensar, son las que acaparan los micrófonos, las tertulias y los titulares.

Conozco feministas que son femeninas y pensantes, reflexivas y hasta bellas y, en algunos casos, hasta casaderas sin remordimiento. Pero quienes dicen representar el vaginismo en lucha parecen constituir una federación de muecas. Y desde sus altoparlantes, conseguidos a punto de extorsiones más o menos “políticamente correctas”, despliegan un programa rabioso y reduccionista que empobrece y adocena a la mujer.

Es cierto que muchísimas mujeres inteligentes y valiosas ya se han dado cuenta de esta usurpación y han desertado de las filas del fundamentalismo simplón, del cuoteo automático y de la proclamada abolición de las diferencias –sí, de esas diferencias que han permitido a la humanidad multiplicarse y, muchas veces, amarse con ese amor que sólo la perfecta desigualdad puede brindar-.

Las rabietudas siguen, sin embargo, envenenándose y tratando de vengarse, probablemente, de alguna conducta desconsiderada, de algún macho miserable, de alguna infancia indeseable. Tienen legítima razón para su ira, qué duda cabe, pero lo que es difícil de soportar es que sustituyan de un modo tan fácil las sesiones de terapia por el discurso de la radicalidad.

A mí que no me vengan a convencer de las bondades del otro género. He amado a las mujeres con alguna exageración, me he rodeado siempre en mi trabajo de mujeres inteligentes –hay ventanas para la excepción, para decirlo informáticamente- y he preferido por lo general la honestidad de las mujeres antes que el darwinismo chavetero de los hombres.

Por eso decía que estoy con el feminismo, siempre y cuando no me lo grite en el oído una señorita que no se ha afeitado por la mañana.

Ahora bien, al feminismo peludo le ocurren chascos extraordinarios.

En España, por ejemplo, ha sucedido algo que ha desquiciado a las Pasionarias antifálicas.

Resulta que el 2 de agosto del 2008, en un hotel madrileño de Majadahonda, un energúmeno borracho y coqueado, un “macho madrileño” en suma, se dedicó a pegarle, en plena calle, a una señorita que era su novia. La bestia se llama Antonio Puerta y la víctima tiene el nombre de Violeta Santander.

Cuando Jesús Neira, profesor de Teoría del Estado y periodista, vio la escena del abuso, no dudó un instante en salir en defensa de la señorita Santander. Esto a pesar de la diferencia de talla y peso y la distancia de las edades, pues el abusador tiene 44 y el defensor de la dama 55 años.

Gracias a que el profesor Neira se interpuso, Violeta Santander pudo zafarse del animal que la sacudía. Segundos después, sin embargo, Neira fue derribado por detrás con un golpe de puño en la cabeza y golpeado varias veces más estando ya caído.

Hubo cuatro testigos que coincidieron en describir la viciosa cobardía de Antonio Puerta y dos cámaras, para desgracia del matón, grabaron lo sucedido.

Cuatro días después de la paliza, el profesor Neira sufrió un derrame cerebral y entró en coma profundo. Toda la prensa española lo convirtió en héroe y en víctima y los colectivos de mujeres le rindieron homenajes por haberse portado como uno de esos caballeros del viejo estilo.

Neira estuvo más de dos meses en coma, al borde de la muerte, y su agresor fue a parar, desde luego, a la cárcel por intento de homicidio.

Lo que sucedió después fue lo inesperado.

Porque resulta que la dama defendida, la dama salvada de las manos y puños de un salvaje, cobró 70,000 euros para salir en la TV a decir su verdad. Y lo que dijo fue muy sencillo: ella no se sentía maltratada, su agresor era “una bellísima persona” que reaccionó por “el síndrome de abstinencia” que padecía –aquí metió la pata porque la defensa del frustrado homicida arguyó, más bien, el exceso de alcohol y cocaína como atenuante-, y, por último, el profesor que le salvó la vida y estuvo a punto de perder la suya era más “un entrometido que un héroe”.

La televisión basura, que en España, al igual que aquí, es mayoritaria, se disputó a este encanto de mujer agradecida. Y la señorita Violeta Santander se ha paseado por los platós más pezuñentos de la península para decir “su verdad”.

Un periodista del prestigio de Luis del Val la ha llamado, a secas, “miserable”. Y “miserable” y muchas otras cosas más subidas de tono la llaman por calles y plazas de Madrid y España.

Y las que han vuelto a quedar colgadas de la brocha, sumidas en un ridículo con colores de Almodóvar, son las feministas Marta Ortiz, de la llamada Coordinadora Española para el Lobby Europeo de Mujeres, y Marisa Soleto, presidenta de la autotitulada Fundación de Mujeres.

En efecto, estas lideresas del feminismo ultravioleta no se han atrevido a condenar a la imbécil moral que se pisotea en público, aplaude a quien la amorata y reniega de quien casi muere por defenderla.

Si la imbécil moral fuera “el imbécil moral”, o sea si la zorra fuese zorro y tuviese colgajo en vez de estuche –para citar a Julio Ramón Ribeyro-, el feminismo moral de las Españas caería en picado sobre tan sabrosa carroña.

Pero como se trata de “la” y no de “el”, las organizaciones feministas españolas han pedido “que cese el circo mediático de las entrevistas a Violeta Santander” y han dicho, textualmente, que la damita en cuestión “no se da cuenta de lo que está viviendo”.

A esos extremos puede llegar el gremialismo de género. No estoy seguro de qué lecturas tienen detrás las feministas españolas que defienden a un monstruo por el solo hecho de tener un hueco por delante, pero sospecho que una de sus autoras favoritas podría ser Anne Koedt, arquitecta del famoso ensayo “The Myth of the Vaginal Orgasm”.

Koedt, a quien Mailer caricaturizó cruelmente, sostenía en esas páginas que “el establecimiento del orgasmo del clítoris como un hecho normal amenaza la institución heterosexual...y de este modo la heterosexualidad será una opción, no un absoluto”.

¿Necesito decir que la señorita Koedt era una lesbiana armada hasta los dientes? Bendita sea, digo yo. Pero de allí a decir que el feminismo consiste también en rechazar el orgasmo profundo, de allí a despreciar ese orgasmo surgido no sólo del instrumento sino de la emoción y del mutuo acatamiento, de allí a decir, en suma, que cualquier manipulación clitoral, a solas o en compañía, puede sustituir a la machedumbre en ristre...eso es desconocer el propio cuerpo y negar la gloria de la concurrencia.

La señorita Koedt no sabía lo que se perdía. Las feministas españolas sí saben, en cambio, lo que hacen.

Anónimo dijo...

Ud es el Sthendal peruano, el Balsac que nos llena la cabeza de letras. Bien por eso compañero.
Reitero mis respetos.

O.M.

Iván Thays dijo...

Oye Ybarrex, cuándo vas a acabar ese asunto de atacar los cánones impuestos durante siglos. No te das cuenta de que esos conocimientos no van a variar en nada porque tú o tus amigos lo critiquen. Dedícate a lo tuyo y deja de ser menos atrabiliario. Y dile a tu amiguito Zelada que deje de usar mayúsculas, no es necesario, siempre se sabe que es él.

Anónimo dijo...

Otra vez Thays, ya pues...

Anónimo dijo...

Las mujeres son lo mejor que nos ha dado esta tierra. Los hombres que abusan de ellas no son mas que unos cabrones.


HH

Anónimo dijo...

whats?

Anónimo dijo...

QUÉ OPINAN???

Por: MAX PALACIOS

La Maru se acercó un poco, cogió mi mano, la colocó sobre su pecho y me preguntó:

-¿Acaso no quieres ver mis cicatrices?

(En el lugar sonaba una vieja canción de Radiohead, con la voz vidriosa de Thom Yorke).

Moví la cabeza de un lado para otro, pero inmediatamente se abrió la blusa y pude ver en su pecho dos tremendas aspas que cruzaban sus pectorales y llegaban hasta su vientre.

-Si me vas a querer, tendrás que curar mis cicatrices –me susurró al oído mientras mordía parte de mi oreja suavemente.

La aparté un poco para mirarla a los ojos y le dije:

-No creo tener el poder para curar tus heridas: la víbora que te envenena no puede servir como antídoto para tus cicatrices.

Cogí mi botella y salí del lugar para poder respirar el aire más puro de la noche. En la esquina, arrojé la cuchilla suiza que llevaba en el bolsillo con la seguridad total de jamás la volvería a emplear.

Anónimo dijo...

Tarea:

Leer a ESTHER VILAR: EL BARÓN DOMADO

Pepe Tan Solo

Blanca Varela I.M. dijo...

HABLA BLANCA VARELA:

Casa de Citas: Actualmente, en la televisión hay un programa dedicado a la literatura, el de Iván Thays. ¿Vio la entrevista que le hizo a Vargas Llosa?

Blanca Varela: Sí la he visto y no me gusta. Es un adulón, un ambicioso.

Y AHORA QUÉ DICE THAYS DE ESTA VOZ QUE DESDE LA ETERNIDAD LE DIJO LA VERDA!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Blanca Varela despreciaba a Thays, esa es la verdad, querido Rodolfo. Ojalá que esta noticia rebote en todos los blogs.

Rubén

gallardo dijo...

Una cachetada mortuoria de la grande Varela al flaco orgullo de Thays...

Anónimo dijo...

NOTA DE PRENSA

Cosmopoética: Un universo de poesía sin fronteras

Mutis, Hinostroza y Houellebecq encabezan un cartel con 300 participantes de más de 20 países

Córdoba, 13 de marzo de 2009. – A partir de mañana, la sexta edición de Cosmopoética convertirá a Córdoba, durante las próximas cinco semanas, en la capital mundial de la poesía, con la presencia de ilustres nombres de la literatura nacional e internacional y con los versos como el mejor aval para la candidatura de Córdoba como Capital Cultural de Europa en 2016.
Cosmopoética sigue creciendo en todos los sentidos, tanto en número de actividades, como en notoriedad e influencia cultural, sin olvidar la implicación social de la ciudad, con colectivos que multiplican su presencia en esta sexta edición
Las cifras dicen que Cosmpoética 09 contará con 300 participantes, 180 actividades, 7 sedes y un gran número de espacios públicos en los que la poesía llegará a formar parte del paisaje. Este año, lo versos se podrán leer, escribir, escucha e incluso degustar, en el más estricto sentido de la palabra, porque la originalidad también aumenta este año en el festival de poesía más importante de Europa.
En la presentación oficial de Cosmopoética, la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, ha destacado que, a través de su amplia programación y del amplio plantel de creadores invitados, el festival se ha convertido en “una cita reconocida internacionalmente” que “rompe barreras y se convierte en la expresión de la diversidad y la interculturalidad”, haciendo de la poesía “un elemento de acercamiento y entendimiento entre personas de procedencia y pensamiento diverso”.
Por nombres, el colombiano Álvaro Mutis, el francés Michelle Houellebecq y el peruano Rodolfo Hinostroza encabezan un cartel de autores identificados con la filosofía de Cosmopoética: escritores que borran fronteras, olvidan convencionalismos y traspasan límites geográficos, literarios y del compromiso social. Nombres que elevan un punto más el listón del festival, que sigue encontrando protagonistas más allá de los Premios Nobel
Junto a Mutis, Premio Príncipe de Asturias en 1997 y Cervantes en 2001, y Houellebecq, el más polémico y destacado autor francés de la última década, habrá poetas de distintas culturas, ideologías y lenguas. Llegan desde más de veinte países: Alemania, China, Irak, Finlandia, Estados Unidos, Polonia, Argentina, México, Eslovenia o Cuba con una interculturalidad que se hace patente.
Los ejemplos más evidentes son el chino Bei Dao, exiliado desde los sucesos de Tiananmen y residente en EEUU desde entonces. O la alemana Ewa Lipska, directora del Instituto Polaco de Cultura. O Claes Andersson, miembro de la minoría sueca en Finlandia.
El director de la Oficina de la Capitalidad Cultural, Manuel Pérez, que organiza el evento, confía en que, con esta nueva edición de Cosmopoética, Córdoba esté un paso más cerca de convertirse en Capital Cultural de Europa en 2016. En 2009, el festival “mantiene las señas de identidad que le han hecho un lugar en el panorama nacional e internacional”, que se centran en “romper jerarquías, sacar la poesía a la calle y unir la poesía con otras artes y otras formas culturales”.
Las fronteras literarias también se borran en Cosmopoética 2009. A Córdoba acuden este año viajeros de las letras, exploradores de la ‘selva’ narrativa y el ‘espacio’ poético. Alan Sillitoe o Lipska han escrito en prosa y en verso; Tomaz Salamun ha empleado en sus trabajos el poema en prosa o el verso amplio que se asemeja a la prosa; Arne Rautenberg es poeta y pintor; Claes Andersson es músico de jazz; Ruth Fainlight ha escrito incluso libretos para ópera… Un repertorio artístico plenamente integrado en la visión ‘cosmo’ de la cultura.
Junto a ellos, notables figuras de las letras españolas también formados a ambos lados del río que separa prosa y verso. Manuel Rivas, Andrés Trapiello, Eduardo Moga, Marta Pessarrodona o Antón Reixa son los más renombrados junto a un grupo de cordobeses entre los que destacan el consagrado Pablo García Casado y el emergente José Daniel García.
Y entre tantos nombres, surge la ciudad. En sólo cinco ediciones ya celebradas, Córdoba y sus ciudadanos han hecho suyo el evento. No es sólo el despliegue de actividades por las calles, ni la desbordante respuesta del público para cada una de las citas, sino en la cantidad de colectivo que se han unido a Cosmopoética intentando aportar su granito de arena.
Es así como nace Versos sumados, una de las novedades de este año y la que quizás hace más ilusión a la organización. Versos sumados reúne a un entramado de colectivos y asociaciones que aportan sus propias ideas, organizan sus actividades y se integran en el programa oficial.
El delegado de Cultura de la Junta de Andalucía en Córdoba, Joaquín Dobladez, ha subrayado “el carácter multidisciplinar y maravillosamente indisciplinado” de Cosmopoética 09, que mezcla la poesía con expresiones artísticas y culturales como el teatro, la música, el cine, la pintura, las artes plásticas… e incluso la pastelería y el fútbol.
Por su parte, el presidente de la Fundación Cajasur, Rafael Rich, ha recurrido al poeta Gabriel Celaya para hacer hincapié en la idea de Cosmopoética como “una forma de hacer poesía para el pobre, una poesía necesaria”. Celaya ha estado así mismo presente en las palabras del subdelegado del Gobierno en Córdoba, Jesús María Ruiz, para quien, parafraseando al poeta, “la poesía es un arma cargada de futuro”.
En definitiva, Cosmopoética vuelve por sexto año con sus avales de siempre, pero con novedades que contribuirán a transformar la primavera cordobesa en un inmenso poema cuyos primeros versos ya han comenzado a escribirse.
Cosmopoética, organizada por la Oficina de la Capitalidad Cultural del Ayuntamiento de Córdoba, forma parte de En Clave 16, un programa de actividades culturales promovidas por la Fundación Córdoba Ciudad Cultural durante 2009.


Autores participantes en Poetas del Mundo en Córdoba
Internacionales:

1. Claes Andersson (Finlandia)
2. Bei Dao (China)
3. Ruth Fainlight (EEUU) (Colección Cosmopoética)
4. Alan Sillitoe (GB)
5. Michel Houellebecq (Francia)
6. Arne Rautenberg (Alemania)- (Colección Cosmopoética)
7. Dunia Mikhail (Colección Cosmopoética)
8. Tomaz Salamun (Eslovenia)
9. Ewa Lipska (Polonia)


Hispanoamericanos:

1. Teresa Calderón (Chile)
2. Luis Chaves (Costa Rica)
3. Rafael Courtoisie (Uruguay)
4. Lorenzo García Vega (Cuba)
5. Rodolfo Hinostroza (Perú)
6. Pura López Colomé (México)
7. Álvaro Mutis (Colombia)
8. Daniel Samoilovich (Argentina)
9. Arturo Carrera (Argentina)


Españoles

1. María Victoria Atencia
2. Fernando Beltrán
3. Harkaitz Cano
4. Antonio Martínez Sarrión
5. Isabel Escudero
6. Agustín García Calvo
7. Marta Pessarrodona
8. Andrés Trapiello
9. Eduardo Moga
10. Antón Reixa


Cordobeses

1. Francisco Alemán
2. José Daniel García
3. Pablo García Casado
4. Nacho Montoto
5. María González
6. Fernando Gómez Luna
7. Ramón Rodríguez
8. Antonio Luis Ginés
9. Concha García
10. Lola Walls


Emergentes

1. Diego Llorente (Premio García Baena de poesía joven)
2. Joan de la Vega
3. Xavier Farré
4. David Leo García
5. Luna Miguel
6. Estíbaliz Espinosa
7. Sergio Gutiérrez Camblor
8. Izaskun Gracia
9. Antonio Portela
10. Laura Casielles

Narradores

1. Manuel Rivas
2. José Luis Pardo
3. Cristina Fernández Cubas

Hernan dijo...

Rodolfo:

Muy de acuerdo en diferentes puntos que tocas en el artículo.

Sin embargo, ten en cuenta que pese a sus flagrantes contradicciones, tanto Marx como Engels desmitificaron el caracter sagrado e inmutable de la familia burguesa y abogaron por su reconversión histórica. Desde una óptica tal vez lineal (acorde, según algunos con la herencia judío-cristiana de Marx), la familia burguesa, basada en la propiedad privada, desaparecería con ésta, tal como lo plantearon en el Manifiesto Comunista.

Zetkin, quien hizo una fuerte crítica al feminismo burgués, desde su posición sufragista, confundió la causa con el efecto, pues la historia ha demostrado que solamente el otorgamiento del voto femenino a la mujer no ha modificado en nada las condiciones prácticas en que se desenvuelve la vida de las mujeres proletarias y subproletarias en un mundo dominado por el capital transnacional.

Por el contrario, gracias a los votos de miles de mujeres por otras mujeres sólo por el hecho de serlo,(opción de género) llegaron al parlamento y la vida política monstruos con faldas como la Cuculiza, la Moyano, la Cabanillas, las Martas, las Lourdes, para qué seguir, siento náuseas.

Pienso que de todas formas se debe contextualizar el alegato de Zetkin, quien además abogaba por la necesidad de armonizar los dos ámbitos de deberes de las mujeres, las feministas iniciales aceptaban casi tácitamente la división sexual del trabajo: la condición de madre y esposa en la mujer es difícilmente cuestionable, más allá de los lloriqueos de las Beauvoir o las protolesbianas militantes, para quienes la maternidad resulta una maldición bíblica.

¿Y qué de ese olvidado libro de Esther Vilar, El Barón Domado?¿O es que acaso la mujer no ha aprendido a lidiar con esta "opresión" masculina y se ha hecho más astuta, más zafia, más calculadora?

Una vez le preguntaron al gran Buñuel acerca de su recalcitrante machismo conservador. Él, muy tranquilo respondió, qué se puede hacer, no soy perfecto.

Un abrazo,


Rafael Inocente

RODOLFO YBARRA dijo...

Rafael: resulta controversial que, a pesar de todo el material teórico acumulado en torno a la familia (burguesa o lo que sea), todavía se plantee en nuestra sociedad actual y postmoderna el punto de la "dote" para establecer familia. En nuestro país, por ejemplo, todavía prima el asunto del apellido. El feudalismo aquí más que físico es mental.

En cuanto a Clara Zetkin, es lamentable que quien propusiera el "Día de la Mujer Trabajadora" o como lo conocemos en la actualidad "Día Internacional de la Mujer" sea olvidada por los que dicen reclamar los derechos y la igualdad de la mujer. Afortunadamente en Alemania existen billetes con el rostro de esta valiosa mujer, amiga de Rosa de Luxemburgo y fundadora de esa famosa asociación de solidaridad: "Socorro Rojo" que extendió su mano a los necesitados y perseguidos políticos.

robertofelipe dijo...

Voy a copiarle tu gran artículo a mi esposa, corriendo el peligro que deje de trabajar y ayudarme con los gastos de la casa, pero bueno, si uno quiere igualdad en todos los aspectos de la vida, se tiene que empezar por casa.
Ser mujer es salir adelante y avanzar ante las dificultades de la vida, ante las situaciones del destino, pues ellas son la fortaleza y la sensatez de este mundo, ellas corrigen los caminos a tiempo, ellas cambian a tiempo, ellas le dan vida a este mundo.
Solo me queda agradecer a las mujeres por existir y darnos la oportunidad de reivindicarnos cada día, aunque nunca aprendamos.

Anónimo dijo...

Las mujeres del verano
-Charles Bukowski-

Las mujeres del verano morirán como la rosa
Y la mentira

Las mujeres del verano amarán
Siempre y cuando el precio
No sea eterno

Las mujeres del verano
Pueden amar a cualquiera
Incluso a ti
Mientras dure el
Verano

Pero también les
Llegará el invierno

Nieve blanca
Y frío helado
Y caras tan feas
Que incluso la muerte
Hará una mueca de horror
Antes de
Llevárselas.

Dedicado a Espergesia y a los hombres duros que no bailan.

Hernan dijo...

Rosa Luxemburgo fue asesinada por agentes de la socialdemocracia alemana.

Hace unos años, estos mismos socialdemócratas intentaron apropiarse de su legado, de la manera más descarada, cooptando mediante fuertes sumas de dinero a intelectuales de "izquierda" latinoamericanos urgidos por olvidarse de su pasado "revolucionario" (no quiero decir nombres, pero en Perú y Chile, varios de estos cooptados siguen vivitos y coleando en la vida política actual, se han reciclado en partidos de izquierda, centro-izquierda, nacionalismos).

Tanto Rosa como Clara cuestionaron duramente el reformismo burgués (La primera en La Revolución Rusa, Clara en sus valiosos panfletos), pero también el socialismo autoritario en los países en donde ellas vivieron (Alemania y Polonia) y el legado de ambas, pienso se resumiría en el postulado que Rosa plantea cuando rompe con la II Internacional: Socialismo o barbarie.

Y la barbarie tecnológica, postmoderna y liberal que vivimos ahora le otorga total razón a estas mujeres valientes y visionarias.


Rodolfo, en tu artículo se siente un afán de polémica, de ruptura incluso con el legado de los grandes popes de la intelligentzia occidental. Pues bien, crear una nueva corriente de pensamiento, implica conocer bien lo que atacamos. Y ésta es tarea titánica. El destino de la polémica contra el marxismo-leninismo implica necesariamente sugerencias: leer, leer, estudiar, estudiar, luchar y luchar.

Si no queremos caer presa de una psicología de sectas, hay que tratar de escrutar la historia críticamente, no eludir el pensamiento, luchar en el terreno de las ideas (y por qué no, también en los otros), no liquidar simbólica ni materialmente a la persona (como hacen varios blogers-críticos literarios amparados en los lauros académicos), debatir las ideas con ideas.


El imperialismo, el capitalismo, el individualismo, la explotación, la opresión, la destrucción de la creatividad humana y del planeta entero, suponen una ideología previa.

Combatirlos supone entonces IDEAS y una moral a prueba de balas, pues sí existe una alternativa superior al orden actual de explotación capitalista y liberal que se ha impuesto en el planeta.


Pero un socialismo que no cuestione los modelos de producción y reproducción de conocimientos y de bienes, un socialismo que perpetre los mismos crímenes que el capitalismo que afirmó combatir, un socialismo que prosiga con la agresión al ecosistema y que desde una visión eurocéntrica persista en abogar por un desarrollismo al estilo occidental, un socialismo así está condenado al más absoluto fracaso, previo engendro de monstruosidades como las que se gestaron en Europa del Este.


Finalmente, te volteo la pregunta:

Si un obrero que se aliena 12 horas diarias, que luego es bombardeado por la prensa pornográfica (que él mismo consume con placer), por la televisión embrutecedora y brutalmente racista, por el fútbol bestializador y por litros de cerveza que consume desde los doce años, digo, si un peruano con ese currículum vitae, llega a su casa con un par de tragos, su mujer (que de seguro ha estado deslomándose todo el día entre lavar ropa, cuidar los críos, atender la carretilla ambulante y luego, bueno luego ve Magaly, noticieros o alguna escoria de esas) le asedia con que falta esto, falta aquello, se venció tal recibo, los chicos no tienen para los cuadernos, los libros, no hay para el gas (o kerosene), etc... y lo jode y jode, hasta que el hombre explota, la golpea y la mata, pues esta escena se viene repitiendo desde hace quince años... ¿quién es el asesino? el pobre infeliz que se hartó de los gritos de su mujer neurotizada o la sociedad "machista" que envileció a su propia célula, la familia? Y ojo que no exculpo al cobarde que alza la mano contra una mujer, pero tampoco acepto que se presente a la mujer (qué jodido hablar en abstracto) como un dulce corderillo víctima del poder del pene.

Cordialmente,

Rafo

Anónimo dijo...

Estimado Ibarra, me he tomado la libertad de copiar el artículo y enviárselo a mis dos esposas, con el riesgo asumido de que abran más los ojos y me carguen de más responsabilidades.

Así son las cosas cuando uno exige igualdad. Por eso le recomiendo que tengan en cuenta la economía sexual, la frecuencia eyaculatoria y sobre todo, cultive las respiraciones tántricas, es usted un hombre de corazón amplio, demasiada energía yang se trasluce en sus artículos, por tanto el equilibrio femenino es necesario. Y a veces una sola mujer no basta.

Eleuterio Cóndor N.

Mr. Perú

RODOLFO YBARRA dijo...

Estimados Rafael,Robertofelipe, quisiera preguntarles si, de repente, lo que entendemos como "fidelidad" no es más que un grillete machista, una normatividad patriarcal que quiere disfrazar el deseo de posesión del hombre con respecto a la mujer (y viceversa). No quiero apuntar aquí el asunto de los mecanismos capitalistas y la cosificación constante, incluso del deseo sexual, por motivos que me tienen aburrido.
(Rafael, tú sabes a qué me refiero)

PD 1: les dejo este vídeo, revísenlo:

http://www.youtube.com/watch?v=nyH6UWd1Hjc

PD 2: la ausencia de la voz femenina en los comentarios de este artículo es sintomático. No creo que los insultos que estoy borrando pertenezcan a mujeres.

RODOLFO YBARRA dijo...

Aquí hay otro vídeo árabe sobre "cómo se debe golpear a las mujeres":

http://www.youtube.com/watch?v=FIV5yOi3Qf0&feature=related

Anónimo dijo...

Para Eleuterio:

Por sus palabras y lo que sugiere, entiendo que es usted un afanado cultor del budismo tántrico y/o el taoismo, o por lo menos aspira a serlo.

La bigamia de la que hace gala me hace pensar además que para usted la sociedad POLÍGAMA es un estadio superior a la sociedad actual, en la que el encasillamiento y perversión monógamas obligan a la mentira y la farsa, perpetuando formas de producción que están terminando incluso con el mismo planeta.

En la Antigua India, el término Shaki se relacionaba etimológicamente con la palabra Shakti, el Principio Vital Femenino, la energía bruta del Tantra. En la Tríada Tántrica (la Unión de Tres del Tantra), ambas mujeres (hermanadas por el amor a un hombre y entre ellas mismas) entregan su Shakti al Yogui, rindiéndole culto como si este fuese la divinidad Shiva de lingam (pene) siempre erecto. Se entregan a él y se entregan una a la otra, en un auténtico deseo de liberarse y alcanzar la trascendencia espiritual.

No solamente en la Antigua India, además en otras sociedades (como las matriarcales de todo el mundo, dicen también que la de las Amazonas no era una sociedad de mujeres exclusivamente, sino una en la que las mujeres llevaban la voz cantante, pero no prescindían de los hombres) esta hermandad entre mujeres prosperó hasta evolucionar de manera natural en una sociedad polígama. Esposas y “concubinas” vivían en estrecha intimidad, compartiendo incluso la cama. Nadie veía en las caricias mutuas una perversión, si no que se estimulaban e idealizaban como una manifestación de auténtico cariño. Las Culturas Orientales exaltaban sabiamente el narcisismo natural de la mujer.

Como presupuesto de este tipo de vivencia entiendo que es preciso contar con emocionalidad estable y gran generosidad de sentimientos, lo que permitiría la hermandad entre ambas mujeres, algo que nunca ha sido bien comprendido en Occidente, que si no trivializó el asunto (la machona), se burló tontamente de lo que no comprendía supeditándolo a encuentros netamente fisiológicos y hasta crematísticos (los famosos swingers o parejas liberales).

Si su vivencia es honesta e íntegra, estimado Eleuterio, se ha ganado usted mis respetos.

Safo de Lima

Anónimo dijo...

La cultura árabe pre Mahoma es tan sabia como la hindú. Si no lee LAS MIL Y UNAS NOCHES o lee a los poetas previos al Mahoma. La figura de las odaliscas, las famosas noches árabes.

Mahoma dio el salto mortal hacia el abismo: monoteísta, machista, sancionador y todopoderoso, ese es el dios de los musulmanes, igual al dios de los cristianos.

O.E.

RODOLFO YBARRA dijo...

Rafael: en efecto, descreo parcialmente del pensamiento eurocéntrico, y no es un prejuicio, por el contrario, es una conclusión luego de revisar por años a esos seudoestudiosos y teóricos que han engrilletado toda posibilidad de pensar diferente. Esas viejas teorías de los “todos absolutos” han hecho carne en los jóvenes, profesores y teóricos de la actualidad. Hay un miedo por decir que Freud se equivocó, que Marx se equivocó (muy fácil para los libremercadistas), que Lacan (ese viejo ridículo del cual hay muchos seguidores y que odió a Derrida, simplemente porque lo ninguneó) se equivocó, etc., etc. Y es que la filosofía y los conocimientos lógicos-sociales no son vistos como, por ejemplo, la biología o la medicina donde hay que actualizarse constantemente. En el caso de la medicina me parece correcto –y lo digo a modo de ejemplo-- que constantemente se estén sacando productos del mercado porque se descubrieron otros fármacos con menores efectos secundarios. No sería correcto que ciertos pensamientos, así como esos medicamentos en desuso, pasaran a la historia y dejaran de ser vigentes. Obviamente muchos componentes medicamentosos se siguen utilizando, hay un reciclamiento de lo “servible”, pero en otros formatos y en otros grados de pureza. De igual forma lo correcto sería sintetizar los pensamientos válidos, recrearlos y adecuarlos a nuestra realidad. Lo mejor sería construir un conocimiento desde y para nuestra realidad; y no solo estoy hablando de política, esto se puede extender hasta el plano literario donde nuestro ethos nunca dejó de ser europeizante (incluso el lenguaje y la religión, pero ese es ya otro asunto y motivo –como dices tú-- de otra “polémica”).

En relación a tu ejemplo invertido, no difiero en mucho de la apreciación. Solo que la cuestión de los gustos es también una construcción, un aprendizaje. En una sociedad neurotizada por los medios de comunicación y bastardeada por la politiquería insana, la golpiza que un hombre bestializado le propina a “su” (¿pertenencia?) pobre mujer no es más que el reflejo en micro de lo que el Estado hace con el pueblo. Este viejo Estado se sostiene en ideas decadentes, envejecidas y PATRIARCALES (es algo que tu respuesta ha confirmado). Por lo tanto una patada a una mujer indefensa, una riña callejera como la que acostumbran protagonizar esos salvajes de barras bravas, o esas balaceras entre pandilleros donde se arrojan hasta granadas de guerra, no hacen más que reproducir la mierda que les meten en el cerebro y que --de un momento a otro en cualquier esquina o en cualquier hogar-- se desborda incontrolablemente. Entonces, el que golpea a la mujer indefensa es indirectamente el Estado, pero para ser más exactos el que golpea a la mujer (en ese puño cobarde del marido borracho) es la ideología, las ideas decadentes, el cacumen cerebrozo, etc., etc., cuyos puntales más visibles son el televisor, los periódicos y últimamente los blogs donde el insulto fácil y la desautorización a priori son la constante y la repetición at eternum.

Saludos.

Anónimo dijo...

Rodolfo, si bien la basura que consumimos en la actualidad a través de los medios de comunicación, las ideologías, los modelos establecidos, puede deshumanizar a las personas, creo que para hacer tu argumento dejas al lado el hecho que, a menos que esté alguien bien loco, tiene algo de control sobre lo que hace o no hace. A la hora de la hora, un hombre escoge si sí o no le hace daño a otro(a). El puño que le rompe la cara o unas costillas a una mujer o un niño, a fin de cuentas, es la del marido, amante, hermano, NO el del estado, la religión o las películas violentas importadas de Asia o USA.
Es triste pero los más vulnerables -pienso en los niños, las mujeres embarazadas, las minorías, los indígenas, los débiles- son los que frecuentemente tienen que padecer la violencia verbal y física, la ira del hombre frustrado y humillado (bestializado como dices) que encuentra su desquite más fácil en el intimidad del hogar o la relación sexual. En un mundo no tan horrible, algún control tenemos que tener sobre la mierda, como la llamas tú, que consumimos y también la que producimos.

Una voz femenina

Julio dijo...

Ya pes tío Rudolf, somos varios los que hemos opinado antes que: "Hay un miedo por decir que Freud se equivocó...etc., etc." y creo en toda tu construcción lógica cometes el error de olvidar que las mujeres "piensan" distinto, si alguna experiencia tenemos con las hembritas es que no las entenderemos jamás, es por eso que todas esas explicaciones hechas por nuestros patitas zurdos nunca podrán acercarse a una situación que equivocadamente atribuyen al imperialismo, capitalismo, individualismo etc., todo así mezclado arbitrariamente sin ton ni son, ya pes tío Rudolf, menos demagogia; así como el racismo es un problema de arquetipos de belleza, el problema con las mujeres, es que son mujeres pes, o sea, simple wayky, yo sé que te gusta escribir, pero ya pes tío, un hombre hablando sobre feminismo es más loco que recordar cuando Susy Díaz fué elegida congresista; y no le echemos de todo la culpa al capitalismo, este problema femenino viene de las épocas adánicas (asu, me contagiaste el floro)... ya pes tío Eleuterio Mr. Perú, yo solo sé que Freud y Lacan existen porque mi tío Rudolf los menciona, pero usando mi sicología esquinera, diría que estás proyectando sobre nosotros tus carencias, y que a tu mano derecha le sacas la vuelta con la izquierda, y por eso crees que tienes dos hembritas, ya pes tío Eleuterio...

RODOLFO YBARRA dijo...

Voz femenina: según tus criterios no deberíamos acusar a Abimael Guzmán de nada, porque simplemente nadie lo vió matar. Fueron "sus" ideas las que desencadenaron una guerra interna. De la misma forma Charles Manson usó sus ideas sobre "La Familia", él no se manchó con la sangre de Sharon Tate ni con la de Leno LaBianca y su mujer Rosemary, ni la de ningún asesinado.
Ahora, si se determina (y no es muy difícil hacerlo) que el Estado es el que origina esta violencia doméstica (y otras) no deberíamos, acaso, enjuiciarlo o sentarlo en el banquillo?

RODOLFO YBARRA dijo...

Julio de dónde sacas eso, del libro "Los hombres son de Marte, las Mujeres son de Venus" de Jhon Gray (¿acaso no nos hemos dado cuenta de que es hombre? ¿Eso no debería considerarse "loco"?)
Y de qué esquina me escribes, desde Renovación con 28 de Julio o desde Larco con Shell.

Salud(os).

Anónimo dijo...

Maestro Ybarra, por qué usté no creé en nada?

RODOLFO YBARRA dijo...

Simplemente (...), no soy iluso (...)

HUANCAÍNO FURIOSO dijo...

Saludos al novelista Rafael Inocente y a tí compañero Ybarra. Sus polémicas son bien seguidas por acá. Tenemos un grupo de estudios y fotocopiamos todos estos debates. Sigan así el pueblo los apoya y los sigue de cerca, más cerca de lo que piensan.

Huancayo Resiste
desde el "Parque de la Identidad"

Anónimo dijo...

VIVA LAS MUJERES. CON ELLAS TODO. SIN ELLAS NADA.

P.E.

robertofelipe dijo...

Rodolfo, eso de la infidelidad femenina si que es un tema fuerte he, al hombre se le perdona todo, pero a la mujer se la apedrea cuando deja aflorar sus sentimientos y sensaciones humanas, creo que mientras las reglas patriarcales como dices prevalezcan, nunca habrá una verdadera igualdad de género, más aun en esto de los sentimientos y el aspecto sexual.
Creo que por encima de todo género al capitalismo le interesa mantener la estructura social de desigualdades que le permite desarrollarse dentro de nuestra sociedad, no hay género que valga solo, capital, renta, utilidades, intereses, etc…..

Hernan dijo...

Hace un año leí con sumo interés y agrado un libro del peruano Juan Carlos Ubillúz, llamado NUEVOS SÚBDITOS, en el que desde una perspectiva lacaniana, se analiza el devenir del Perú en los últimos veinte años.

Sin ser un libro destinado para lacanianos (no se pierde en la jerigonza hermética), los cinco ensayos dedicados entre otros a la época nefasta del FUJIMONTE-CINISMO (como le denomina Ubillúz), al SUJETO CRIOLLO, a la ÉTICA INDIVIDUALISTA funcional al MERCADO, al PERREO, al erotismo en dos de las novelas de VARGAS LLOSA y sus vínculos con lo que él denomina el CAPITALISMO TARDÍO, se leen con bastante fluidez y pienso que representan un aporte valioso para la comprensión de la perversión del individuo y de colectividad peruanas en los últimos veinte años.

Si en algún momento Ubillúz intentó ser psicoanalítico al estilo lacaniano en este libro (es fundador de la Nueva Escuela Lacaniana en Perú), su opción por el enfoque es tan sutil que pasa desapercibida, pero no por ello deja de lado en su análisis las nociones referidas a la lingûística, la filosofía, la jodida topología del peruano actual producto de los veinte años de liberalismo económico y megacorrupción institucionalizada.

Pero...

Hace muchos años, cuando tomé ayawasca (en realidad son tres preparados que incluyen otras hierbas, entre ellas la yawarpanga) en la selva de San Martín, uno de los chamanes -una mujer muy culta pero sensible, médico de profesión- me dijo que nosotros no teníamos necesidad de freuds, lacanes ni psicoanálisis.

Todavía recuerdo a los casi veinte franceses que tomaron ayawasca aquella vez (varios de ellos venían de recorrer el mundo en busca de sí mismos, habían vivido en la India, conocían a Osho, al Dalai Lama, a Sai Baba, pero sus viajes no habían servido de nada, seguían vacíos, drogos, nihilistas), revolcándose en sus propios vómitos, en medio de estertores y gritos, apenas ingerir la ayawasca.

La ayawasca, el sanpedro, el peyote y otras hierbas sagradas constituían una psicoanálisis sin diván ni psicoanalista, el viaje, una introspección que si no se manejaba bien la energía, podía resultar morbosa y dañina (ojo entonces con el papel fundamental del chamán), el viaje bien llevado constituía una terapia contra cualquier tipo de neurosis o psicosis o como se llame, generado en la infancia y que la psicoanálisis (y también Lacan) achacan casi exclusivamente al falo.

Creo firmemente en que el día en que forjemos (ergo, recuperemos) nuestras propias herramientas, nuestras propias creencias e ideologías, nuestra propia industria y formas de vida, nuestros propios alimentos, ese día estaremos recién autorizados para llamarnos nación peruana.

Lo demás es chauvinismo criollo cagón y taradizante.

Alguna vez leí que son tres tipos de soberanías las que definen una nación: soberanía militar, soberanía monetaria y soberanía alimentaria.


¿Tenemos alguna de estas soberanías?


Ahora que se ha impuesto el rollo globoidiotizante y neoliberal, afirmar lo anterior tal vez suene peor que mentada de madre.

Pero, sin embargo, estos cosmopolitas por conveniencia no reparan en que son cinco o seis naciones imperialistas las que se fortalecen en estos aspectos y exportan sus productos y su visión del mundo hacia los países-corral de chancho de la "periferia".

Quizá encontremos una respuesta esclarecedora a todo esto en Lacan, Freud, Marx, Zizek, Foucault o Guattari...pensando siempre en el falo, el deseo-placer y el significante, afirmando muy postmodernamente que "la mujer no existe."

Rafael Inocente

PD: Para quien se presenta como Mister Perú: ¿su práctica poligínica comulgaría también con la tolerancia hacia la poliandría femenina? De ser así, ¿cómo se interpretaría la poliandría en las creencias orientales, está permitido?¿La India no es también el lugar en donde lapidan a las mujeres infieles, cercenan el clítoris a las niñas, queman a las mujeres con el marido muerto, no es en fin, la sede de miles de años de metafísica?¿De qué le han servido al mundo esos miles de años de metafísica?

Anónimo dijo...

Qué tal chusco ese tal Julio. Vaya a leer a Coelho. Ni siquiera vale la pena responderle.

Marta P. P.

LIMEÑO MODERADO dijo...

Al igual que mi primo, el huancaíno furioso, envío mis saludos a todos los compañeros.

CECILIO AUQUI
Limeño moderado
desde el "Parque de las Aguas"

Anónimo dijo...

Hola, Rodolfo, no sé cómo puedes llegar a la conclusión que yo exoneraría a autores intelectuales de sus crímenes (es decir él o ella no perpetró literalmente la violencia).
A. Guzman está donde debe estar.
Veo difícil que se pueda probar que el Estado "es el que origina esa violencia doméstica". De acuerdo que puede ser un factor importante, pero ¿y el paternalismo de la religión? ¿el machismo consciente e inconsciente que se transmite en la gran mayoría de culturas? (Caray, cómo se respira en algunos de los comentarios e insultos en tu blog.) ¿O las realidades económicas? ¿O el hecho que la mayoría de mujeres somos físicamente menos grandes y fuertes que los hombres y, además, las realidades de la reproducción nos hacen aun más vulnerables al abuso? En fin, yo veo una constelación de factores contribuyendo a esta violencia.
Otra cosa a considerar: si vamos a esperar cambiar leyes o el Estado para cambiar nuestro comportamiento privado -estamos hablando de violencia domestica aquí, ¿no?- pues como que así podríamos esperar eternamente. Creo que muchas mujeres y sus hijos no pueden darse ese lujo.
P.D. Alguien aquí opinó que hablar del feminismo no es cosa de hombres, que no es tu chifa. No podría estar más en desacuerdo. Las condiciones de vida y los derechos de sus hijas, amigas, madres, esposas son también algo que les concierne íntimamente a ustedes, los hombres duros que no bailan.

Una voz femenina

Minerva dijo...

Tu post sobre el feminismo tiene algo de verdad, es cierto que muchas mujeres viven como atrapadas en trabajos que a lo mejor ni les gusta (la sociedad da más importancia al tener que al ser) y efectivamente los gobiernos no les concedieron ciertos derechos porque fueran buena gente sino que les era útil (pero también tuvo que ver el reclamo por sus derechos que hicieron varias mujeres), lo mismo pasaba con muchas mujeres siglos atrás, quizás se sentían atrapadas en labores hogareñas que a lo mejor ni disfrutaban en el fondo ... pero si vemos el lado positivo del asunto, al menos muchas más mujeres, a medida que pasa el tiempo, tienen la opción de elegir el camino que desean seguir en su vida, ahora no es motivo de escándalo que una mujer quiera seguir una carrera universitaria o anhele recorrer el mundo, antes ni siquiera podían estar con la persona que realmente amaban si que es la familia no lo aprobaba.

Un saludo!