martes, 27 de julio de 2010

SIN PATRIA Y SIN LEY



Cuando los criollos comandados por don José de San Martín nos “liberaron” del yugo español solo buscaban un mejor estatus para ellos mismos, una liberación que en realidad no lo fuera para el resto de peruanos que pelearon a su lado: negros, indios (andígenas), mestizos, etc; por eso, y por otras razones particulares, San Martín, propulsor del sistema monárquico, nos buscó a un rey para que nos gobernara (hecho que no prosperó por razones que dan vergüenza ajena: “¿qué es el Perú?” preguntó un purpurado) ya que nosotros mismos no íbamos a poder (y en eso no se equivocó SM); y, por esta razón, Simón Bolívar pidió su topo, su parte, su “reparación” por haber participado en la gesta emancipadora. De ahí que nos mutilaran territorio que luego fue a formar parte de otras naciones vecinas.
Lo mismo pasó cuando, unas décadas antes, en 1780 el gamonal Túpac Amaru inició su rebelión ofreciendo la liberación a los indios y a los negros; pero lo que no nos cuentan es que Túpac (como buen empresario que luchaba por evitar el pago de impuestos y porque lo dejen criar los cientos de animales y seguir explotando los extensos terrenos de su propiedad) no ofrecía la liberación a los negros que se aliaran con él. Incluso en las batallas que ganó asesinó a cientos de negros que eran los enviados a combatir con sus “fuerzas rebeldes”; claro, porque los españoles pendejos habían aprendido bien las viejas mañas del imperio romano y siempre enviaban primero a la carne de cañón.
El mal uso que se hace del nombre Túpac Amaru toma cuerpo en la época del gobierno reformista de Velasco Alvarado (traicionado, luego, por el “demócrata” Morales Bermúdez Cerruti que masacró a trabajadores en la recordada huelga de 1977). Y hasta los emerretientos ignorantes y un lumpen hiphopero negro (Tupac Shakur) toman el nombre inequívoco de Túpac Amaru sin saber nada ni siquiera haber leído las cartas genuflexas de sujeción incondicional que Túpac Amaru escribió de puño y letra al rey de España, quizás por eso mismo T.A. se declaró Inca y Rey ¿?.
Miguel de Unamuno hablaba de la “matria” en el sentido femenino y maternal de la patria; en el Perú no existe ni lo uno ni lo otro, lo que hay aquí es una especie de arrejuntamiento de poderes, una falsa doctrina que funge de constitución y de poderes políticos (aproides, izquierdiosos, comunistoides, tecnólogos (léase profesionales mercenarios), oenegeros, oportunistas, fujirratas, felipillos, etc., etc.,); una melcocha de identidad donde nos han enseñado a respetar al hombre blanco y a humillar al mestizo o al negro. Un sistema putrefacto y vertical que se sostiene en la puesta en escena de servicios innecesarios, supermercados, extracción de minerales y en la imposición de la mano de obra barata (esclavitud). Un corral de chanchos al que le colgaron un trapo rojo y blanco para que alardeara de nación.
Por eso, cada 28 de julio lo que celebramos en la falsa patria, la falsa liberación impuesta por los criollos y todos los delincuentes que nos gobiernan en un sicariato que está llegando a los doscientos años “republicanos” (y a 500 años de dominación y expoliación extranjera), lo que se celebra es el trasvase de un yugo hacia otro, igual de fatal e inhumano; la carimba española se convirtió en la carimba criolla. El látigo cambió de mano. Por eso aquí no celebramos nada. Que celebren los jibarizados, los acojudados y fenilcetonúricos que salen a comprar lo que no necesitan, Los que creen en la proctocracia y sus estamentos excrementicios, los burócratas que se rascan la panza mientras le chupan la sangre a un Estado que no representa a nadie pero que es hábil para ajustar (represión, tortura, censura, coacción, intimidad, violencia, muerte) a un pueblo sometido y engañado a punta de sicosociales y mentiras históricas que se imponen desde el colegio.
Que celebren los vendepatria, los genocidas, los chupamedias, los felipillos, los que no están ni con dios ni con el diablo, los que nunca arriesgan nada en sus vidas mediocres remojadas en salmuera y que callan ante el oprobio y el engaño. Que celebren los criollos porquerizos que ostentan el poder, y que se ensañan día a día con el verdadero poblador de estas tierras al que oprimen y al que explotan, y del cual tendrán que dar cuentas algún día.
.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Oiga, comandante, pensar que hay imbéciles que dicen que hoy que SL está "muerto" se está produciendo poco a poco la integración de la dizque nación peruana...porque ya no hay miedo.

Esto lo dicen los giles de los sociólogos y otros científicos sociales (sic) afincados en Miraflores, Surco y La Molina, esos que sólo conocen el país cuando en los fines de semana largo salen a turistear en sus potentes off road de veinticinco mil cocos.

Buen artículo, la proclamación de la independencia fue una mentira.

Titus

CRT dijo...

PERO LO QUE COMENTAS SE ESTRELLA DIRECTAMENTE CON EL SIGUIENTE ANALISIS...DEBERIAS LEERLO...

CRT dijo...

http://blogs.semanaeconomica.com/blogs/el-nuevo-sol/posts/rolando-arellano-sobre-la-nueva-peruanidad

Manso Cordero dijo...

Banderita mía yo te doy mi amor
Para defenderte seré un campeón....


¡Eeeeeeeh! ¡Bravo! ¡Feliz 28! Amiguito Ibarra. En este breve y magistral repaso que has hecho, sobre los canallas pseudo-libertadores, se te olvidó al gran sicópata Abimael Guzmán y su pandilla de ignorantes polpotianos ¿O fueron la gran esperanza que después ¡malaya! claudicó? Un detalle ‘simpático’ sería decir: ¿no había en la colonia, también, negros que llegaron a ser esclavistas? ¿Qué traficaron con esclavos, tan negros como ellos? Pero no, claro, es mejor que en cuestión de resentimiento las cosas estén claras; los indios y los negros, por siempre, deberán odiar al hombre blanco, opresor y degenerado per se. ¡Qué lindo! Sin duda, nobles ideales.

Bueno, seguiré celebrando mis fiestas patrias. Felizmente mediocre y acomodaticio (adoro a dios y al diablo, por igual) ¡Muera el Perú, carajo!

Daniel Salvo dijo...

Para colmo, el Perú no está dentro de los países que pueden "celebrar" 200 años de independencia. Fue el último país en declararla.
Y tal parece que, en efecto, para un grueso sector de la población, la independencia trajo más perjuicios que beneficios (ver este video de Heraclio Bonilla http://www.caracoltv.com/producciones/informativos/elradar/video177532-fue-realmente-la-independencia-de-america-una-victoria-total)

Anónimo dijo...

YA NO PASA NADA CON SL NI CON NADIE, ESTAMOS A LA DERIVA, CARAJO!!!!