miércoles, 12 de agosto de 2009

EL PAPEL (DE LA) MONEDA


Recuerdo la primera vez que recibí en mis manos 1oo francos franceses orlado con el rostro gótico de Descartés, el padre del racionalismo occidental e impulsor de la geometría analítica (leer su Dioptrica, Geometría y Meteoros), bien puesto en un papel moneda antes del aparecimiento del Euro, como para no dudar del valor del papel moneda ni del símbolo que en nuestra sociedad representa (al menos para la parte de europa que la implica). Para mí, ese billete, valía por tan digno personaje que por lo que podría adquirir con él, por ello lo guardé dentro de un libro, lo escondí entre las hojas del librito “El Discurso del Método”.

Ahora, pasado el tiempo y retornando a nuestra realidad de cartón piedra, pienso en qué cosas pasa por la cabeza de las personas que deciden la acuñación de la moneda en un país (moneda: del latín moneta, apodo de la diosa Juno, la equivalente latina de la diosa griega Hera, cuyo templo en Roma se utilizaba para acuñar monedas); por ejemplo, en el Perú, qué diablos simboliza Haya de la Torre para los no apristas, qué significa Santa Rosa de Lima para los no creyentes, ateos o agnósticos; o qué puede representar Quiñones, un héroe lejano, que, de seguro, ya no se estudia en los colegios. Quienes son estos señores que mejor labor cumplirían dentro de un juego de monopolio para comprar casas y hoteles de plástico o “servicios” cuya sustancia se subscriba a un cartoncillo dúplex donde cabe el sello de un caño y un foco.
De seguro, me van a decir pero si tenemos a Porras Barrenechea en el billete de 20 y a Abraham Valdelomar Pinto –eso ya es un gran logro- en el de 50. Y acaso Gamaliel Churata no se merece estar en un billete, y qué me dicen de Carlos Oquendo de Amat o César Moro (de esto hablé hace unos años en una entrevista que tuve con André Coyné); y qué opinan de José María Arguedas, qué acaso no se merece estar aunque sea en una moneda de cinco soles.


Me sentiría mejor representado –y creo que muchos también- si en nuestra moneda estuviera la hoja de coca (incomprendida y satanizada por los pichicateros estadounidenses) o la papa ( a la que los incas le extrajeron el ácido prúsico y ahora alimenta al mundo), o quizás un trozo de charqui (que es una de las pocas palabras que ha pasado directamente del quechua al inglés como Jerky, según cuenta Gregorio Martínez en su último diccionario "Abracadabra"); o de repente un perro chimú (“perro peruano”) o un gallinazo que nos haga recordar a Ribeyro (o el “Montacerdos” de Cromwell Jara) sería un símbolo mejor expresado que alguien cuya supuesta doctrina (esa pachotada de espacio-tiempo histórico) ha destruido por dos veces a un país.
Cuándo van a poner a Mariátegui en un billete de 200 soles. Cuándo a Flores Galindo aunque sea en uno de veinte; o a Pedro Paulet Mostajo en uno de diez (el inventor de los cohetes-torpedo, una de cuya variante llegó a la luna, y a quien Henry Ford quiso coactar para que le vendiera la patente para usarlo en autos de carrera. Leer “Los Pioneros” de Jorge Zavaleta Alegre, pgs del 23 al 33).
Si de por mí fuera pondría a Atusparia y a Uchcu Pedro en memoria a esa gesta revolucionaria que en 1895 marcharon armados de picos, palos y piedras contra la criollada centralista que hasta el día de hoy ignora a los verdaderos dueños de este país. Pondría quizás la foto de alguna fosa común de las tantas que ejecutó las mesnadas de un Estado criollo y corrupto.

Quizás iría al Perú profundo a buscar un nombre y un apellido en quechua para estamparlo en un billete y que simbolice al héroe y al artífice de una nación secuestrada cuya historia retorcida no nos cuenta la verdad y se zurra en los peruanos de a pie.
Pregunta: por qué alguien común y corriente no puede estar en un billete. Por qué no puede haber un billete con el rostro de una empleada del hogar o con el rostro de un estibador o un reciclador. Por qué no puede estar un awahun-wampi, un aguaruna o un shipibo o conibo, aunque sea como símbolo de que los recordamos literalmente en el papel. Se supone que los personajes que honran los billetes son pasajeros y responden a un cardinal espacio-tiempo, pero más allá de eso tiene que haber un mensaje que justifique su presencia, salvo que esta no sea otra cosa que representarse a sí misma. Recordemos que en la edad Media todos los señores feudales, reyes y nobles acuñaban sus propias monedas, generalmente con sus propios rostros (eran más francos estos señores) y no les interesaba ponerse de acuerdo con nadie¸ era una anarquía crematística. La moneda era la prolongación de sus egos, un ejercicio del prestigio y de la efervescencia económica, el monumento que como un volcán habían eyectado la solidez de sus riquezas, y que, como el duende verde y su vasija de oro, buscaba todo el mundo para asirse y bañarse en esa gloria transmutada que representaba la moneda de cualquier señor feudal.

Al parecer los tiempos no han cambiado mucho y aunque nadie se dé cuenta el papel moneda también representa la dictadura del Estado burgués, representa sus riquezas, sus creencias y sus deseos que, por cierto, no coinciden con los del pueblo aunque le haga creer. Y todavía seguimos buscando esas monedas no para bañarnos de la gloria transmutada, bueno fuera, sino para sobrevivir y pagar las cuentas.
De todas formas no podemos olvidar que, por ejemplo, el billete de 5 soles de oro de 1933 tenía en la parte delantera a la diosa “Libertad” (Liberty para los angloparlantes), un mujer rolliza y blanca con vestidos de seda (al igual que el billete de 10 soles de aquella época) y por la parte posterior tenía a sucios trabajadores de una mina; o sea el cara y sello de una realidad acojudada donde el hombre blanco vive a costa de las “suciedades” del mestizo o del hombre artesano, impedido de hacer un trabajo intelectual, el que barrena, el que picapedrea y tarrajea las paredes ahuecadas de un sistema aberrante.
Fue el gobierno corporativo sinameado de Velasco quien trajo de mode al Inca Pachacútec en billetes de 5 soles de oro, al Inca Garcilazo de la Vega en billetes de 10, a Túpac Amarú II en los de 50, a Hipólito Unanue en los de 100, Ramón Castilla en los de 200, Nicolás de Piérola en los de 500 y Grau y Bolognesi juntos como siameses en los billetes de 1000. Luego el gobierno desastroso, por decir lo menos, del primer fluoxetinado Alan García repitió algunos personajes en los billetes y trajo a César Vallejo en la denominación de 10,000 intis que, obviamente, no duró mucho (y mientras duró simbolizó al horror y al castigo, Vallejo no habría tenido nunca peor homenaje que este) y pasó al olvido.
Volviendo a esto de los personajes “representativos” quisiera apuntar que existen billetes en el mundo que no necesariamente incluyen eminencias nativas (esto de los nacionalismo es algo improbable en un futuro cibernético); también existen billetes que apuestan, certeramente, más a la ciencia que a la historia propiamente dicha; así están el billete de 5 liras israelí de Albert Einstein de 1968, el billete británico del 2005 de Charles Darwin (por cierto, Gran Bretaña no comparte el euro con el resto de Europa), el billete polaco de Nicolás Copérnico, las 2000 mil liras italianas de Galileo Galilei, el billete de 500 coronas danesas de Niels Böhr, etc, etc.

Finalmente, si tuviera algún poder de decisión, sacaría dinero con el rostro de MVLL en el que diga “gran literato pero pésimo político”. Sacaría también billetes con el rostro de Hernando de Soto (el sueño de los liberales acomplejados), Alan García (el sueño de los aprosos sin remedio), Fujimori (el sueño de Carlos Raffo y otros delincuentes), Alejandro Toledo (el sueño de la engañamuchachos Elian), etc., etc., y les pondría el sello “sin valor”, papeluchos para usar como plantilla para el zapato o para recoger los desechos de los perros.

Manan cancho, runtusapas, sakras, tipicuncas, acahumas,


27 comentarios:

Anónimo dijo...

Te equivocas,Rodolfo, en lo de los billetes con científicos.Los que has nombrado son con la efigie de nativos salvo el de israel, por razones obvias, pero de todas mangas están en tal caso ensalzando al judío lo que reviene a lo mismo y creo que aumentado.En cuestiones de ciencia los europeos son muy nacionalistas y existen fórmulas científicas con diversos nombres,cada uno usando el nombre de algún nacional, negando de esta suerte la autoría del extranjero.

Anónimo dijo...

Hay una infinidad de números enteros tales que al trasladar su cifra de las unidades hacia el extremo izquierdo (ejemplo:2457 se cambia a 7245),el número queda multiplicado por 9.Si me respondes, usando sólo tu "feeling" sobre el número de cifras que tiene el más pequeño de estos números, te digo la respuesta en otro "vómito" (por supoto que te hago esta pregunta porque dices que te gusta la matemática)

Rosario Francisca dijo...

Te felicito por tu excelente artículo.

Recuerdo la imagen del pobre Vallejo estampada suciamente en aquél inolvidable billete de diez mil intis en la peor época del gobierno aprista cuando la inflación llegó al cien mil por ciento y salía caca de los caños de las casas, cómo el pueblo perhuano ha podido votar nuevamente a esta pandilla de gangsters? a qué nivel se ha degenerado la raza peruana?

Recuerdo que el asesino y ladrón Alan García se despachaba con versos del Cholo Universal, mientras su amante de turno, la chola carebolsa Mónica Delta le sobaba los porongos y el marido de la locutora -otro locutor de canal cinco- se suicidaba por la vergùenza pública, pues todos sabían que la Delta era pachamanqueada por el delincuente común García, si, aquél que recitaba los versos de Vallejo y tuvo la osadía de estampar el rostro del vate en un pestilente billete inflacionado.

Qué vergûenza para los peruanos escuchar al gran Vallejo en labios de un delincuente común y genocida como el tal García.

Nuevamente, te felicito por poner en el tapete el tema de la moneda, esto daría para una discusión acerca de las tres soberanías que debería tener todo país que se respete:

soberanía alimentaria

soberanía militar

soberanía monetaria

ROSARIO VILLAMÓN G.

RODOLFO YBARRA dijo...

Al primero anónimo:
No creo equivocarme. Lee bien el párrafo, no sólo me estoy refiriendo a los personajes "representativos" propios de cada país, sino también a los que provienen del campo científico. Obviamente sé a que país corresponde cada personaje mencionado.

RODOLFO YBARRA dijo...

Al segundo anónimo: no me vengas a atarantar con números, ya estoy cansado de esos jueguitos.

RODOLFO YBARRA dijo...

Rosario, comparto tu indignación. A esos tres tipos de soberanía le agregaría la soberanía mental, por ahí creo que empieza el asunto.

Anónimo dijo...

buen artículo!

saludos

Enrique

Anónimo dijo...

Miguel Gutiérrez realiza en su magnífico libro de ensayos El Pacto con el Diablo un análisis crítico de las obras de Julio Durán, Rafael Inocente y Daniel Alarcón.

Hace poco presentó el libro de relatos de Martín Roldán sobre el fútbol, las barras y la juventud peruana.

En la Católica sabemos de la muy buena opinión que tienen escritores mayores de la pujante obra de Carlos Rengifo, quien al igual que otros escritores jóvenes es casi ignorado por la crítica académica.

El caso de Alarcón es peculiar, pues se trata del primer peruano traducido al castellano, plop!

Alarcón escribe en un inglés clásico (he leído Lost City Radio) y aun cuando el ritmo de su prosa es formidable, todavía se siente el olor a prosa gringa en las traducciones de sus novelas.

Rodolfo Ibarra es un caso sui generis, poeta anarquista y marginal por su propia voluntad, es un escritor que se esfuerza a veces por caer mal a todo el mundo. Sus excentricidades van desde el uso de lentes oscuros en plena noche hasta manifestar que es autor de n obras operísticas. Sin embargo, quien lee alguno de sus casi diez poemarios no puede permanecer impasible ante la fuerza de la palabra del poeta, la ludicidad y la experimentación que hace en sus poemas.

Sus envíos al blog, por lo demás uno de los más polémicos y visitados, son en la mayoría de veces, originales en su contenido y estremecedores porque denuncian y no sobonean al establishment, no se reducen a la simplonería del copy/paste de la mayoría de blogers que se dicen críticos, tampoco se solazan en la ociosidad y parasitismo del mundo culturete, como hacen muchos de los blogers artístico-culturales.

Un gusto ver a todos estos artistas juntos y departiendo. Al parecer la estadía de Alarcón está sirviendo para desfacer entuertos y unir voluntades.

Bien por ello.

R.V.G.

Anónimo dijo...

¿Aparecimiento? Ya, ya...

paolo dijo...

Excelente artículo, Rodolfo. Ya entiendo por qué la gente te teme y quieren desprestigiarte. La respuesta es simple: tienes más talento y talante que ellos.

Anónimo dijo...

Rodo, Faverón otra vez quiere atacarte pero no puede. Tú lo superas. Lo digo en serio, hay mucha gente que dice lo mismo aquí en letras de La Católica. Pronto vamos a hacer un coloquio y te vamos a invitar. La información te la envío a tu correo.

saludos

CU: 86754789

del blog luz de limbo dijo...

faverón y thays lloran como viudas el nuevo jale de Ibarra, Inocente, Rengifo, Roldán; ahora Daniel Alarcón se puso la camiseta...
mientras cesitar Gutiérrez da cabezazos y patadas al establishment
auch...carajo!!!!

Anónimo dijo...

Ojo el primer peruano en ser traducido al espanol fue Cesar Moro y no Alarcon. Como se sabe, Moro escribio toda su poesia en frances, excepto "La tortuga ecuestre", editado en Lima en los anos 50.

Anónimo dijo...

"Obviamente sé a que país corresponde cada personaje mencionado.

jueves, agosto 13, 2009"
¿Y quién coño te está diciendo que no lo sabes?.Lo que te estoy diciendo es que te has cojudeado al decir que eso está desprovisto de nacionalismo. Y eso lo has captado bien pero te haces el huevón, y encima usas un F16 contra un palestino, diciéndome desde tu blog que "lea bien".

RODOLFO YBARRA dijo...

Sigues en lo mismo anónimo atrabiliario. No tienes capacidad interpretativa y, lo que es peor, simplemente no sabes leer ni respetar los signos de puntuación. Lee bien y veras que el F16 ha explotado en tu cabeza hace tiempo.
Repasa cien veces este párrafo:

Volviendo a esto de los personajes “representativos” quisiera apuntar que existen billetes en el mundo que no necesariamente incluyen eminencias nativas (esto de los nacionalismo es algo improbable en un futuro cibernético); también existen billetes que apuestan, certeramente, más a la ciencia que a la historia propiamente dicha; así están el billete de 5 liras israelí de Albert Einstein de 1968, el billete británico del 2005 de Charles Darwin (por cierto, Gran Bretaña no comparte el euro con el resto de Europa), el billete polaco de Nicolás Copérnico, las 2000 mil liras italianas de Galileo Galilei, el billete de 500 coronas danesas de Niels Böhr, etc, etc.

puerto el hueco contraataca dijo...

Solidaridad con Ybarrra!!!!!!

http://puertoelhueco.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Rodolfo, para cuándo sale tu novela?

C.

Anónimo dijo...

No te olvides de la invitación a la Villareal...

RODOLFO YBARRA dijo...

No, no me olvido. La conferencia será el viernes 28 en la UNFV. Ahí estaré.

Harry Cañari dijo...

Me parece buena idea que algunos billetes tengan rostros, indefinidos, de alquien que represente a cada una de las regiones del Perú.

De lo que no estoy seguro, es que las mismas caras que aparecen hoy, y que quién sabe por qué habrán llegado a ser impresas, se conseven con el pasar de los años. Pues nuevas generaciones y nuevos gobiernos feudales no sabremos qué podrán hacer.

Sldos, Rodo.

Harry Cañari

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Leo Zelada Grajeda dijo...

Aquí el euro uniformizo todo.

Anónimo dijo...

jj

Anónimo dijo...

YA VISTE LA RESEÑA QUE LE HICIERON AL LIBRO DE CORAL EN SOMOS HOY?,

Anónimo dijo...

Felía día a David Abanto por su diablo!!!

bien, David!

Alvaro Mejía dijo...

Hola, Rodolfo, bien por el post. Te cuento que en octubre voy a dar una ponencia en un congreso astronáutico en Corea, como puedes ver en mi blog. Ojalá sea el momento para posicionar a Paulet a nivel mundial. Saludos

RODOLFO YBARRA dijo...

Te apoyo, hermano.