jueves, 15 de octubre de 2009

PEQUEÑO INTERCAMBIO CON EL NOVELISTA NICOLÁS CASARIEGO




Hace algunos días pude conversar con el escritor español Nicolás Casariego [no confundir con Martín Casariego o Pedro Casariego, hermanos del mismo] quien es finalista del Premio Nadal de Novela 2005 con su obra Cazadores de luz y también autor de la novela Dime cinco cosas que quieres que te haga (1998); de los libros de cuentos La noche de las doscientas estrellas (1999), Aventuras cotidianas (2007) y Lo siento, la suma de los colores da negro (2007); del libro de ensayo Héroes y antihéroes en la literatura (2000), entre otras publicaciones.

Entre los talleres y conferencias realizados por Casariego en "La Casa España" de Lima pude hacer un breve intercambio sobre el tema del por qué la novela vende o es más comercial, y por qué la poesía no; hecho que se repite en casi todos los países del mundo. Al respecto, Casariego dijo que desconocía el por qué, o por lo menos no lo tenía claro. Mi respuesta, tratando de ensayar alguna razón, fue la siguiente: Considero que ante la angustia de una existencia dentro del sistema capitalista, al trabajador (léase lector) le es necesario inventarse un mundo donde es posible la felicidad, o, por lo menos, una vida diferente a la que lleva actualmente; eso hace que el trabajador (lector) se vuelque a comprar novelas como un mecanismo a asir una realidad que le es esquiva.
Entonces lo que llaman “placer por la lectura” es en realidad placer por el viaje a un mundo de ensueño que promete (o debe prometer) la novela.
La segunda acotación es que la novela se lee también como un escapismo alejado del ensueño y sólo como panacea ante el tráfago diario. En suma de cuentas hay un fuerte sector de lectores que leen sólo para olvidarse que tienen un grillete puesto en la pata. Este tipo de lector es el que es fácilmente seducido por los best sellers. [Los casos extremos que exceden lo literario explican la razón de ser de los miles de personas que paran en los tragamonedas, los que paran en el chat escribiendo estupideces (similares a los que dejan comentarios cojudos en los blogs) o los que, más acordes con su realidad, han escogido al second life como una forma de vivir a través de un avatar, un "vivir sin vivir"].
El segundo punto que se trató son los libros de autoayuda que se han convertido en los líderes en venta. Casariego refirió que su último libro hacía una revisión novelada de esos textos, por ejemplo Tus Zonas Erróneas del doctor Wayne Dyer, La Vaca del doctor Camilo Cruz, ¿Quién se ha llevado mi queso? de Spencer Johnson, Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus de John Gray, etc., etc.
Le dije que había que hacer una diferencia entre los “clásicos” o los antecedentes de los libros de autoayuda y los libros actuales que son remedos –y hasta cierto punto deformaciones-- de los anteriores y que no se podía poner en el mismo cesto al escritor chino Lin Yutang, o al norteamericano de ascendencia italiana Leo Buscaglia (Vivir, amar y aprender, Ómnibus al Paraíso, etc.,), por poner sólo dos ejemplos (e incluso el primero fue nominado al Premio Nobel) con, por ejemplo, el norteamericano Napoleón Hill (Piense y Hágase Rico) o los libros del mexicano esquizoide Miguel Ángel Cornejo que cada cierto tiempo viene al Perú a dar conferencias sobre liderazgo empresarial y el papel de la juventud en las épocas de la globalización.
Casariego, que tiene formación empresarial e incluso ha sido regente de una discoteca, refirió que el elemento político no estaba presente en los gustos literarios, lo que me hizo pensar inmediatamente en que justamente los gustos literarios se mueven y manejan de forma política, a veces de formas tan sutiles que ni el mismo escritor o pensador se da cuenta de que está leyendo algo que no le nació por voluntad propia ni decidió conscientemente.
Pensado y dicho esto dejé a Casariego al lado de otros escritores. Y, sí pues, ya me había olvidado que un escritor no tiene porque ser un pensador o filósofo o un crítico de su tiempo; a fin de cuentas un escritor lo que tiene que hacer bien es escribir, eso es todo (o casi todo). El hambre, las guerras, los conflictos sociales, el imperialismo, la reacción, el terrorismo, el contínuo lavado de cerebro, la política, la religión, el fascismo, el cristianismo o cualquier religión y toda esa monserga del conocimiento humano no le deben interesar al buen escritor porque el buen escritor está más allá del bien y del mal. A fin de cuentas el buen escritor se ha hecho carne con sus escritos y vive ahí atrapado entre la tinta y el papel.
Pido permiso para ir a vomitar.



En esta página encuentro información sobre los hermanos Casariego: http://www.literaturas.com/hermanoscasariego.htm




21 comentarios:

Cecilio Pancracio Auqui dijo...

Primero, habría que separar entre aquellos lectores que, dice el lugar común, obedecen a la moda, a la propaganda, a la televisión, etcétera, y aquellos lectores de verdad, los que no leemos a alguien, Tola o Bayli, porque sale en la tele, por ejemplo. Creo que los dos grupos están delimitados claramente. Ahora, en este grupo de lectores de verdad, ¿sigue funcionando eso de que se lee más novela que poesía? ¿Sí? ¿Por qué?

Segundo. Aquí me van a perdonar, pero voy a conjeturar cínicamente, sin fundamento para mis ideas: No sé si del primer grupo de lectores se puede seguir hablando como de un grupo de lectores; acaso estén reducidos a consumidores. Por las circunstancias, consumidores de libros. Nada más.

CECILIO PANCRACIO AUQUI,
Limeño moderado
primo de Basilio Ignacio Auqui, el huancaíno furioso.

Anónimo dijo...

buen artículo, lástima por ese Casariego.

cv

Julio dijo...

Ya pes tío Rudolf, la angustia existencial la encuentras en cualquier sistema político, no creo que tu intención sea la de demostrar que todos los males del hombre son producto del capitalismo, por cierto, percibo un trato condescendiente a los comentaristas homofóbicos, racistas, violentistas, machistas, etc., solamente por el hecho de decir que están contra el sistema; me recuerda el caso de un "luchador social" que regresando de la "marcha de los cuatro suyos"(vamos, pudo ser cualquier marcha)le rompió el alma a su mujer porque la comida no estaba lista, a pesar que el "luchador" no soltaba un céntimo para el bitute, y claro, se le pasó la mano y terminó en chirona, ya pes tío Rudolf, la distancia entre lo que se hace y lo que se dice es mayor entre los autoproclamados radicales, al final, éstos son neoconservadores, especie abundante entre los "izquierdistas snobs"...

Basilio Ignacio dijo...

Bien, Rodolfo Ybarra, usted no se chupa con los peninsulares como tanto cholo-soba-huevo que pulula por ahí.

¿Nombres?

¿Pa qué pe, doctor? Si ya todos los saben.

Basilio Auqui


PD: Y qué le parece LOS HOMBRES QUE NO PODÍAN AMAR A LAS MUJERES, primera parte de MILLENIUM del sueco que está asombrando a medio mundo?

Anónimo dijo...

De repente lo que pasa en verdad es que el negocio de las novelas es más rentable que el de la poesía y todos nosotros somos absorbidos por la superestructura condicionante del comercio sin darnos cuenta y nos preguntamos como cojudos acerca de metafísicas en una vaina concreta y asible.
METICHE

Manso Cordero dijo...

Según tu planteamiento la novela es una evasión, una escapatoria, o poniéndolo en términos más profanos, un troncho, un porro, que se consume para evitar tomar conciencia de la “realidad” “para olvidarse que tienen un grillete puesto en la pata” Bueno, y si esto funciona ¿Qué? Le vas a quitar también este recurso, les vas a adoctrinar tú en lo que es “correcto” para leer? Si pueden olvidarse por un momento de sus anodinas vidas, no es bueno eso? Sí, sí, sí, ya sé; porque es el opio, la treta que utilizan los poderosos para mantener el estado de explotación…. Entonces, la otra alternativa sería que tú les cambiases la vida, puedes hacer esto? Otra cosa, es leer poesía necesariamente una garantía de “despertar” de “tomar conciencia” (¿?) salvo que estés todo el día leyendo a Maiakovski o Hikmet o Ybarra… no sé, TODA poesía es revolucionaria??

Primero, permiso concedido, puedes expulsar todo tu vómito negro. Now, no creo que nadie pueda escribir algo que esté en el limbo, personajes extraterrestres (bueno, salvo si eres Sixto Paz ja!) hasta las novelas más “frívolas” más “light” acusan una realidad, claro que sí, SU realidad su mundillo personal, como personajes del Principito; es un ejercicio del entendimiento descubrirlos, desmenuzarlos. Detesto las novelas con una fijación, con una intencionalidad clara, que te jalan de las patillas para que te horrorices ante la “realidad” Te dejo una pastilla para levantar la moral:


“porque Proust era un niño bien su literatura es la expresión podrida de una sociedad injusta, te afirman. Comprendés? Hay una relación, pero no tiene porqué ser directa. Puede ser inversa, antagónica, una rebelión. No un reflejo, ese famoso reflejo.” SABATO

LuchinG dijo...

No la agarré: tú le dijiste que "los gustos literarios se mueven y manejan de forma política, a veces de formas tan sutiles que ni el mismo escritor o pensador se da cuenta de que está leyendo algo que no le nació por voluntad propia ni decidió conscientemente.", y él ¿no respondió?

RODOLFO YBARRA dijo...

Julio: este blog es (o quiere ser) libertario. Sé perfectamente que hay un exceso de "ismos", complejos y taras en muchos de los comentaristas, cuestión que no auspicio y que, creo yo, es necesario que se discutan y se llame la atención como estás haciendo tú. Entre borrar un comentario de este tipo o ponerlo para generar alguna reflexión, prefiero lo segundo.

RODOLFO YBARRA dijo...

Basilio Auqui: de Stieg Larsson hablaré en otro post. Saludos.

RODOLFO YBARRA dijo...

En ningún momento he dicho que la novela "es" una evasión (por lo menos no la que está lejos de los best sellers). Lo que dice mi texto es que "la novela se lee también como un escapismo alejado del ensueño y sólo como panacea ante el tráfago diario".
Si lees bien el texto te darás cuenta que no estoy planteando cambiarle la vida o imponerle alguna "doctrina" a nadie.
Y estás equivocado de cabo a rabo en tu segundo párrafo, no todo es "realismo" ni mucho menos "ficción pura". Quizás Sixto Paz esté más en la realidad que tú mismo. Y conste que conozco a Sixto Paz y he sido invitado varias veces a su casa-templo en El Remanso.

RODOLFO YBARRA dijo...

Luching, espero que Casariego esté leyendo este post. Lo que dijo claramente es que él no es profesor, mucho menos académico. En todo caso el diálogo no ha concluido.

Manso Cordero dijo...

Ciertamente tú no has dicho que quieras cambiarle la vida a nadie, era una proyección, un planteamiento: si te disgusta "A" entonces lo reemplazarás con qué? "B", "C"....


En lo segundo, estoy de acuerdo; no critico ningún espectro que va desde la realidad hasta la pura ficción, como dije, cada uno refleja SU realidad -se deduce de esto que no creo en unas “realidades” más importantes que otras- Pero es evidente que al decir tú: "leen sólo para olvidarse que tienen un grillete puesto en la pata" estás obviamente reclamando que ése tipo de literatura no refleja "lo importante"

RODOLFO YBARRA dijo...

Si te disgusta "A" simplemente te disgusta "A" (no veo mayores razones), el hecho que se quiera "reemplazar" este motivo por algo (supuestamente más importante) es una opción y no una obligación.
En lo segundo, sí pues, me parece que hay un tipo de literatura que no refleja lo "importante", o en todo caso lo "necesario", pero obviamente es mi punto de vista y si quieres discrepar de eso, bueno no tengo nada que decir. Estamos en una democracia. Al menos eso dicen.

operador de P21 dijo...

Buena, maese, usté no se achica y da batalla a los remanentes de la conquista. ojalá su actitud sea seguida por otros que sólo le chupan la media a cualquier escritor foráneo.

Anónimo dijo...

ESTOS CASARIEGO SON UN MONTÓN Y HAN GANADO VARIOS PREMIOS EN EUROPA. DE LO QUE SE EXTRAE DE ESTE POST ES QUE A ESTOS SEÑORES NO LES IMPORTA NADA, SÓLO ESCRIBIR Y GANAR BILLETE...

Manso Cordero dijo...

De acuerdo, usted gana la batalla. Voy a creer, por ahora, que simplemente muestras tu disconformidad ante una situación, correcto! Lo agregado es tal vez producto de mi neurosis agorera; es que simplemente me imaginaba escenarios en los que de seguro estarías satisfecho... pero son imaginaciones mías, de todas maneras estaré atento. YOU WIN!!

Anónimo dijo...

HAMLETIANA.- Julio te dice "ya pes, tío Rudolf". ¿Cómo es la vaina? ¿El está muy joven o tú ya pasaste la edad que yo creía que tenías? Yo te computo de brioso pene, regalo admirable pero efímero de la Madre Naturaleza.Eres todavía de brioso pene o ya estás en la etapa del pene alicaído.Informa que a mí me gustan los rebeldes, con causa o sin causa no importa, si es que disponen del glorioso atributo de un brioso pene.
LAURITA MACEDONIA

RODOLFO YBARRA dijo...

Creo que te has equivocado de página; las páginas con las wasamandrapas de Ron Jeremi, Mandingo o el sodomita Jeff Strike están en otro lado. Gracias.

Anónimo dijo...

"Ya pes tío Rudolf" es un tipo chistoso... piensa que porque es cierto que en cualquier sistema existe la angustia existencial, eso justifica este sistema de mierda en el que vivimos.

Los comentarios de Julio terminan teñidos siempre por un tufillo de defensa de la podredumbre capitalista neoliberal que saquea nuestra patria.

En fin, Julito, usted sabrá porque lo hace: a mí la literatura que no me conmueve, que se mira el ombligo, que se corre pajas portentosas haciéndose el candado, me importa un pincho.

Por otro lado, ahora que veo bien, el tal Casariego, es igualito al delincuente fujimontesinista neoliberal Roque Benavides de la Quintana... el descendiente de cerreños cuyos ancestros son retratados tan bien por Scorza en su trilogía hoy olvidada hasta por los literatos sanmarquinos... si o no tío Marcel Velásquez?

¿Qué opinión le merece Roque Casariego, perdón, Benavides, tío Julius, el mismo Roque Benavides que apoyó ciegamente al delincuente Kenya Fujimori desde la neoliberal CONFIEP cuando los Colina quemaban, torturaban y mataban impunemente y los generales se levantaban el país en peso? ¿O usted también cría caballos de paso, Julito, y coincide en Mamacona con Kinkón Benavides? ¿O es tal vez su vecino en Surco?

Sospecho que genes huancas y de arrieros trashumantes condicionan sus erráticos comentarios, querido Julio, je, je, je...

ROJO PITUCO

PD: Comandante Ybarra, pierde su tiempo entrevistando españoles. Ni usted ni nadie que haga literatura con huevos necesita confirmarse con Iberia.

Pd 2: Para el progre que gomeó a su ñorsa después de la Marcha de los Cuatro Chullos: azota a tu mujer todos los días; ella sabrá por qué.

Anónimo dijo...

Oe, franco, no? Este españolete es el hermano gemelo del ladrón con terno Roque Benavides, quien fue eyectado de las aulas de la Caótica como ingeniero, fue luego ex presidente de CONFIEP, ex congresista y defensor acérrimo de Kenya Fujimori.

¿No es éste Roque Benavides el mismo que cuando presidía esa vergonzosa organización, la Confiep, pedía públicamente que el delincuente Alberto Fujimori condujera la transición hacia una democracia? ¿No es éste el mismo que con Yanacocha logró, gracias a Kenya, que prevalecieran sus posiciones contra la BRMG francesa? ¿No es este tipejo el mismo dueño de Yanacocha, la empresa que contaminó con mercurio el distrito de Choropampa en Cajamarca en el 2000?

No, señor Ibarra, usted se ha equivocado. El intercambio lo ha tenido con Roque Benavides.

Andahuaylino Belicoso

Giussepe dijo...

¿se debe usar a la literatura para hacer política o para transmitir una doctrina como lo hace Vargas Losa?