miércoles, 23 de julio de 2008

RECONTRARÉPLICA Y CORRECCIONES DE RAFAEL INOCENTE A HÉCTOR ÑAUPARI



En la anterior misiva de Héctor Ñaupari, este enfocó parte de su ilustrada respuesta (sobre la problemática cubana) en corregir cierto desdén lingüístico en Rafael Inocente. Al parecer, el debate está tomando otro color (¿golpes bajos? no lo creo, simples mediciones tácticas). El novelista de "La Ciudad de los Culpables" me envía esta carta abocada en corregir el mal uso de la palabra "infringir" (craso error de Ñaupari) en vez de "inflingir" que, al parecer, tampoco sería el correcto verbo en infinitivo. Sin mayores explicaciones, dejo esta interesante aclaración. Nos vemos en la zona de comentarios.


«Unos a otros se matan sin compasión,
Mamacha de las Mercedes
¿Qué es lo que pasa aquí?»
-Mamacha de las Mercedes, huayno ayacuchano-


Estimado doctor Ñaupari, cálmese que no le hace bien a su presión ni a su trajinado corazón valiente.



Toqué carne, doctor Ñaupari. Usted pierde el control fácilmente.



Usted afirma sentirse desalentado, es decir, abatido. Siento desilusionarle, doctor Ñaupari, pero en un momento histórico como el actual, cuando todo socialismo realmente existente se ha hundido o descompuesto ante el peso de la realidad y cuando se reafirma el orden capitalista en el mundo con el auge del liberalismo y cuando la ultraderecha arremete en contra ya no sólo del marxismo, si no de todo movimiento de liberación nacional, popular, indigenista, minoritario (tal vez como el de los cubanos sometidos por una privilegiada gerontocracia), sumarme al corro de áulicos que danzan macabramente sobre la tumba de millones de seres humanos que, esos sí, lucharon por la libertad de sus pueblos y naciones, sería miserable. Afirma usted que "justo cuando parece posible que los socialistas peruanos construirán, por fin, un socialismo renovador, inspirado, fuerte, que mire al futuro sin los corsés ideológicos que tanto daño les han hecho". ¿Qué le hace aseverar algo tan temerario, Héctor Ñaupari? Conversar no es transigir. Dialogar no es pactar ni mucho menos conciliar, doctor Ñaupari. En estos tiempos de hegemonía casi universal del pensamiento único liberal, la ultraderecha saborea sus pírricos triunfos con un sectarismo arrogante, pues se han atribuido para sí el uso del sagrado concepto de la libertad y usted es uno de los comensales en este festín de muerte, pero esa seguridad que usted tiene al afirmarse de manera tan categórica en su teología liberal resulta sospechosa. Porque en el fondo está, al igual que sus compañeros de ruta, inseguro de su recetario de cocina, pues a ojos vista el mundo se canibaliza y se rompe en un norte y un sur absolutos y excluyentes, la propia Europa, la vieja, decadente y decrépita Europa, tan querida y admirada por ustedes, está desorientada y sometida al Imperio de las Grasas Saturadas que se pudre en fascismo y tiembla ante la incapacidad de sus estructuras para garantizar un orden interno debiendo recurrir a medidas retrógradas como expulsar a los inmigrantes pobres del mundo, pues tal vez pronto deba recurrir a la receta violentista de Hayek, ya se les acabó la imaginación liberal para seguir contando cuentos a ignorantes y sus santones son cada vez menos creativos.



Me acusa usted orondamente de ser culpable de NUEVE MIL MUERTES, NADA MENOS. Me acusa de formular mentiras, caer en contradicciones, confusiones terminológicas y, oh, maestro, faltas gramaticales.



Comenzaré por lo último, las faltas gramaticales y le enrostraré sólo un par para que no se avergüence. Apenas empecé a leer su misiva, tropecé con dos groseros errores, tal vez comprensibles en un técnico o un ingeniero dedicado a otros quehaceres, pero imperdonables en un ABOGADO, HOMBRE DE LETRAS y autor de varios libros, abanderado por lo demás de la causa liberal en tierras andinas.



Dice usted que "la percepción de Inocente sobre Cuba está sepultada debajo de los nueve mil cadáveres que han INFRINGIDO Fidel y Raúl Castro a su propio país (…). Confunde usted toscamente los términos, doctor Ñaupari. Infringir (del latín frangere, romper) es quebrantar, violar, vulnerar, transgredir y mejor no sigo, porque el castellano es ocioso. Tal vez quiso decir INFLINGIR, y se le fue la R por la L. Pero tampoco es así, doctor Ñaupari, pues INFLINGIR significa delinquir, incumplir, contravenir, prevaricar, inferir (verbos todos muy relacionados al lumpenempresariado que medra en países en donde se ha instaurado el liberalismo). Y aunque en teoría ese verbo no existe, no forma parte del sistema del idioma castellano y no aparece en los diccionarios que tanto le gustan, pensaré que usted desea innovar el idioma en un acto de legítima rebeldía, pues si lo hizo el poeta comunista César Vallejo, ¿por qué no lo podría hacer el poeta liberal Héctor Ñaupari? A ver, a ver, entonces adivinaré. Lo que usted tal vez quiso decir, pero ignoraba el término castellano es INFLIGIR (del latín fligere, golpear) en su acepción de ocasionar (daño), motivar, causar. ¿O me equivoco, ilustre doctor Ñaupari? Entonces usted quiso decir que Fidel y su pandilla INFLIGIERON nueve mil muertos al pueblo cubano. No se lo discuto, probablemente así sea, más aún si lo dice el polémico Archivo de Cuba. Lo que resulta inaceptable e indignante es que usted, en un arranque de ira de estirpe rivagüeriana (¿o quizá tal vez rivahuayriana?) quiera achacarme la complicidad de esas nueve mil muertes. Usted adolece, doctor Ñaupari, no solamente de severa incomprensión de lectura, además sufre de ceguera política y logomaquia, pues en ningún momento de mi misiva yo he hecho afirmación tan precipitada, es más en ninguna línea de mi carta, hay una defensa obcecada de la gerontocracia que gobierna todavía la isla, como si lo hace usted enceguecido ante los males que ha causado a la humanidad su privativa teología neoliberal.



Doctor Ñaupari, usted que es un hombre con mentalidad jurídica, debería saber que no es lo mismo posesión que propiedad, que no es lo mismo cometer un acto que comentarlo, debería en suma ser más cuidadoso al momento de escribir sus pensamientos y no acusar tan suelto de huesos y señalar con el dedito acusador, culpable, pues soy inocente de aquello que usted me imputa en su rabieta liberal, inocente desde mis tatarabuelos, desde el primer Inocente que pisó tierras americanas, huyendo de la pobreza en una continente festinado por los poderosos que hoy se reciclan bajo nuevos velos y cooptan mentes brillantes pero débiles de jóvenes audaces pertenecientes históricamente a las etnias sojuzgadas después de la invasión europea.



Segundo error grosero, lo cito: "esa avalancha de muertos insepultos SEÑALAN a Inocente como culpable y cómplice de sus asesinatos (…)", cuando la avalancha debería ser la que me señale, no los muertos, el plural está demás. Podría seguir, pero no quiero aburrirle, lo tomaré como algo anecdótico al igual que su particular lectura de las citas de Hobsbawn que usted hace, sin antes haber leído con detenimiento y mesura el párrafo que origina dichas citas. Lea con calma, doctor Ñaupari y luego recurra a las enciclopedias y excomulgue y condene.



Pero lo más increíble, doctor Ñaupari, es que no responde usted a ninguna de mis preguntas centrales. El liberalismo es AMBIVALENTE porque tiene un doble discurso refrendado en la práctica (no voy a explicárselo nuevamente, no hay peor ciego que quien no quiere ver, le he citado a Hayek, podría citarle a Friedman, a Hobbes, pero seguirá igual) y es FUNDAMENTALISTA porque su discurso está compuesto por una polaridad de conceptos en donde uno representa lo positivo y la verdad, y el otro lo negativo y la falsedad. De allí el encono con el que usted condena mi misiva, acusándome de ser cómplice de asesinos, criminal y casi terrorista, pues para ustedes quienes no compartimos su discurso trasnochado y teologal somos seres malignos y nuestra malignidad justifica el uso de la violencia en contra nuestra. Ya le cité a Hayek y usted con una ceguera asombrosa se niega a reconocer el fascismo de su admirado político economista, se niega a reconocer que calló en siete idiomas frente al régimen delincuencial de Pinochet como callaron otros liberales frente al fascismo nazi, su condena supuesta fue tibia y en la práctica lo apoyó en todo, al igual que Mario Vargas que cuando pudo alzar su voz por los oprimidos del Perú (caso Uchuraccay) prefirió callarse, echarle la culpa de tan horrendo crimen a la "sociedad entera" por "el aislamiento en que tenía a los indios" y eyectar el vergonzoso informe conocido como Informe Uchuraccay, exculpando a los infantes de Marina que instigaban a los comuneros ("los amigos vienen por el aire, los enemigos vienen por tierra", ¿se acuerda, doctor Ñaupari? Como ahora, ni más ni menos). Esos son los liberales que usted admira y defiende doctor Ñaupari.



Usted me pregunta, ¿qué se siente tener las manos manchadas de sangre cubana? Yo le devuelvo la pregunta, ¿qué se siente llevar en la conciencia el peso de los millones de muertos, enfermos, lisiados, desaparecidos y explotados que ha causado una ideología FUNDAMENTALISTA, una teología que santifica a la diosa libremercado, una teología criminal sea en su vertiente liberal o totalitario-fascista? ¿Por qué, esa teología que usted defiende ardorosamente, no ha implementado políticas en países poderosos como EU, Francia, Inglaterra, Alemania o Japón y si se ha instalado de manera irrestricta en África, América, Europa del Este y Asia con los desastrosos resultados conocidos por todos? ¿Es que acaso no es verdad que estas dictaduras demoliberales se implementaron en estos lugares por la presión de los organismos internacionales (no pago de la deuda externa), la sumisión absoluta de las élites políticas y el silencio cómplice de los intelectuales de estas sociedades periféricas? ¿O usted sería tan necio como para atribuir el crecimiento económico de Japón, China, India y el sudeste asiático al modelo liberal?



Es una curiosa ironía que la teología liberal (al igual que la marxista) elaborada por Mises, Hayek, Friedman y otros, para las naciones industriales se haya convertido en la teoría económica y en gran medida, un modelo político para países "periféricos" de los que tal vez ellos apenas si sabían de su existencia. Cito a J. Stiglitz: "Por ejemplo, la privatización del seguro social no puede avanzar políticamente dentro de Estados Unidos, sin embargo, ésta es una exigencia para países como Argentina. También el caso de la liberalización comercial: a los países del tercer mundo se les demanda que eliminen sus subsidios, mientras que en Estados Unidos, Alemania y Francia los subsidios para el sector agrario y el acero se mantienen o se incrementan. El fundamentalismo del mercado se promueve en el tercer mundo, el mismo que jamás se intentaría en Estados Unidos y otros países desarrollados. Esto es nada menos que una agenda política que se promueve".

Esa es la dura realidad, estimado doctor Ñaupari, en EU y los principales países de Europa, la aplicación del liberalismo ha sido limitada, a pesar de la existencia de diversos gobiernos conservadores. Aquella supuesta validez universal de la teología que defiende, es totalmente falsa. Las naciones y los pueblos —todavía—tienen historia, cultura y tradiciones y el determinismo economicista del liberalismo apuesta a que todos los países están destinados a adoptar el mismo sistema económico y por tanto las mismas instituciones políticas. Instituciones tan nefastas para la humanidad como el Fondo Monetario Internacional están sustentadas por esta teología fundamentalista y para muchos pareciera que nada puede impedir que el mundo se convierta en un inmenso mercado libre en donde quien nada vende ni nada compra es poco menos que un paria, un condenado, un huaccha. Ese es el verdadero RACISMO IDEOLÓGICO del que usted debería despercudirse cuanto antes, porque éste es además un prejuicio etnocentrista que usted, ilustre descendiente de los Ñaupas y los valientes tallanes Belupú, Sirlupú, Macalupú y Lalupú que combatieron junto a los comuneros de Chalaco para expulsar al invasor chileno, al igual que ellos debiera usted combatir por su verdadera libertad y asumir con hidalguía y entereza que el capitalismo INFRINGE (ahora sí, INFRINGE) daño y comete etnocidio, eliminando a las culturas nacionales (llamados ahora, "pueblos originarios"), culturas que considera prescindibles en su implacable lógica mercantil, pueblos considerados como subhumanos y no aptos para la construcción de la sociedad "libre", descalificados para la vida en las condiciones de la ideología y la política liberal-democráticas.



El único criterio de verdad es la práctica y coincido con usted en que ella, la

verdad, no admite ceguera alguna. La ciega racionalidad económica de los liberales es contagiosa y creo que usted es sobre todo poeta.



Cordial, pero firmemente



Rafael Inocente

28 comentarios:

FELIPE DANTÓN dijo...

Señores qué se puede esperar de un debate entre un terrorista y un felipillo defensor de militares genocidas. Creo que pierden su saliva en sandeces. La clase media a la cual pertenezco sabe bien quienes son ustedes par de marionetas de grupos vencidos por la verdadera democracia. Ustedes no tienen voz y es mejor que lo sepan de una vez.

héctor ñaupari dijo...

aquí solo hay un terrorista y es fácil deducirlo.

rafael inocente dijo...

terrorista es aquél que defiende la democracia de un estado terrorista.

Anónimo dijo...

oiga señor ibarra, Ud. acaba de destapar la olla de grillos.
y ahora quien podrá defendernos?

Anónimo dijo...

pucha que ese ñaupari es bien burro y todavía dizque es doctor, con razón asesora a la merino. por eso que el país está hasta su queso.

giancarlo

Anónimo dijo...

uta qué burrazo había sido este Jéctor ñaupari, ya me habían contado otras, pero gueno.

GT

Hernan dijo...

Rodolfo, ese que firma como rafael inocente, no soy yo Y DUDO QUE AQUÉL QUE FIRMA COMO hector ñaupari diciendo que "aquí solo hay un terrorista y es fácil deducirlo", sospecho que tampoco es Héctor Ñaupari. Creo saber de quién se trata.

Salud y Libertad

Rafael Inocente

Anónimo dijo...

Federico Dantón, "clase media" a la cual pertenezco, cuál clase media, imbécil, clase media venida mierda serás... en este corral de chanchos, la clase media hace tiempo que dejó de existir, además esa es una categoría engañosa propia de la sociología burguesa.

Federico Dantón, sigue orándosela a tu líder Alan Grasita Pérez.

Robespierre de Chaclacayo

Anónimo dijo...

Inocente es culpable de decir la verdad. Si por eso se le condena, entonces estamos con Inocente.

Felicitaciones,señor Inocente, su respuesta es alturada e infringe al poeta liberal en donde más le duele: SU EGO.


Con este tipo de defensores, que el liberalismo lorcho se busque escuderos pero que por lo menos utilicen correctamente el idioma castellano.

Sanmarquino acucioso

Anónimo dijo...

Inocente estudió en la Agraria. Es ingeniero agrónomo si no me equivoco, además tiene estudios de Biología. Su formación académica es científico-técnica e ingenieril. Hasta donde tengo entendido, pues he leído varios relatos suyos en la INTERNET, su formación literaria es completamente autodidacta. ¿Cómo entonces, se da el lujo de darle con palo a un poeta con formación humanista, doctor en leyes y además conspicuo representante del liberalismo en América Latina? En el país sucede algo muy, pero muy malo con la formación de los hombres de letras. Con razón no salimos de Vargas Llosa y Bryce Echenique.

De todas maneras felicitaciones a ambos por esta discusión en la que salimos ganando todos.

María P. O.

Anónimo dijo...

EL FRACASO DEL NEOLIBERALSMO EN EL PERÚ

4.5 millones de limeños afectados por subempleo, desocupación e inactividad económica.- El fracaso del neoliberalismo para generar empleo (1990-2008)
Según un reciente informe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), 4,502,000 personas, es decir 70% de los pobladores en edad de trabajar residentes en Lima Metropolitana, son subempleados, inactivos económicos, o desocupados. (*)

¿Cuál es el principal problema de Lima Metropolitana (y del país) en materia de empleo?

El problema laboral más importante que afecta a la población en edad de trabajar de Lima Metropolitana está constituido por el subempleo. En el grupo de los subempleados se encuentran 2,131,400 limeños, es decir 33% de la población en edad de trabajar.

Dentro de esta categoría priman los subempleados por ingresos, grupo en el que se encuentran 1,526,500 personas, ó 24% de la población. Se considera subempleados por ingresos a aquellos que trabajan 35 horas semanales o menos, pero no logran percibir un ingreso suficiente para comprar la denominada “canasta mínima de consumo”.

En la jerga estadística, el subempleo por ingresos es denominado subempleo “invisible”, dado que la apariencia es que los afectados trabajan la jornada laboral normal y por lo tanto “tienen empleo”. (Lo que no se percibe es que los ingresos de este grupo son remuneraciones sub-estándar.)

Anónimo dijo...

¿y los subempleados?

El otro grupo de subocupados está conformado por los subempleados por horas, es decir aquellos que no encuentran trabajo suficiente y sólo pueden laborar menos de 35 horas semanales. Los subempleados por horas en Lima Metropolitana son 604,900 personas, es decir 9% de la población.

El subempleo por horas es conocido como subempleo “visible”, porque se evidencia que los afectados no trabajan la jornada normal y por lo tanto no tienen empleo suficiente.

¿Existe desocupación oculta en las cifras estadísticas? ¿Cómo interpretar la situación de los pobladores “económicamente inactivos”?

La segunda categoría de afectados por la falta de empleo en Lima Metropolitana está conformada por los denominados económicamente inactivos, aproximadamente 2,019,100 personas que constituyen 31% de la población en edad de trabajar.

El INEI considera como económicamente inactivos a las personas de 14 años o más que se dedican exclusivamente a los quehaceres del hogar, a los que solamente estudian, los jubilados, los pensionistas, y los que tienen impedimentos personales.

En esta categoría se esconde un elevado porcentaje de desocupación. Si se tiene en consideración que el ingreso mensual promedio de un trabajador en Lima Metropolitana es bastante reducido y sólo asciende a cerca de 350 dólares, puede inferirse que muchas de las amas de casa y estudiantes –considerados por el INEI como económicamente inactivos– quisieran laborar para reforzar el ingreso familiar.

Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos de búsqueda, estas personas no logran encontrar trabajo. Habiendo intentado ingresar al mercado laboral por largas semanas y no habiéndolo logrado, ellas prefieren no perder más tiempo en la búsqueda de un puesto y aceptan dedicarse únicamente a ser amas de casa o estudiantes, y sobrevivir con el ingreso del jefe de la familia.

Anónimo dijo...

¿Es cierto que los adecuadamente empleados no llegan siquiera a conformar un tercio de la población de Lima Metropolitana?

Es correcto. En el grupo de adecuadamente empleados encontramos a 1,966,400 limeños, es decir el 30% de la población. Según el INEI, los adecuadamente empleados son aquellos que trabajan 35 horas semanales o más y perciben un ingreso suficiente para comprar la “canasta mínima de consumo”.

¿Son engañosas las cifras oficiales de desempleo?

Sí lo son. Teniendo en cuenta que la mayor parte del desempleo se oculta en la categoría de económicamente inactivos, el INEI puede presentar una cifra oficial de desocupados de sólo 351,500 personas, es decir 5% de la población de Lima Metropolitana en edad de trabajar.

Debe tenerse presente que el INEI define a los desempleados como las personas que no trabajaron por lo menos una hora durante la semana de referencia del estudio, pero buscaron activamente empleo.

Anónimo dijo...

¿Cómo puede entenderse la crisis del empleo en el marco de la ejecución de la política neoliberal? ¿Por qué se afirma que el neoliberalismo no ha generado puestos de trabajo suficientes ni de calidad en las últimas dos décadas?

Las cifras de la crisis del empleo deben colocarse en el contexto de la política económica neoliberal ejecutada en el Perú entre 1990 y el día de hoy.

No puede negarse que el neoliberalismo y las condiciones favorables del mercado mundial generaron crecimiento económico en nuestro país en las últimas dos décadas. Entre 1990 y 2007, el PBI de la economía peruana creció al ritmo promedio anual de 4.5%, tasa de por sí elevada y que lo resulta aún más cuando se compara con el crecimiento promedio anual de la población (1.6% en el mismo período).

Sin embargo, a pesar del crecimiento estadístico, tras dieciocho años de implementación permanente, autoritaria, sin retrocesos, y en las mejores condiciones internacionales de precios de las materias primas de exportación, el neoliberalismo sólo puede mostrar, trimestre a trimestre, magros resultados en el mercado laboral.

No puede calificarse de otra manera el hecho que 70% de la población de Lima Metropolitana, que es la zona que más concentra la actividad económica y financiera del país, se encuentre subempleado, desocupado, o sea económicamente inactivo. La observación del caso peruano refuerza la conocida conclusión que las políticas neoliberales no generan equilibrio en el mercado laboral y coexisten con elevadas tasas de subempleo y desocupación.

Anónimo dijo...

El fracaso del neoliberalismo para generar empleo suficiente y de calidad coloca al Estado peruano en la situación de enfrentar esta carencia fundamental.

La falta de empleo adecuado en el Perú exige de este régimen –y de los próximos– la puesta en marcha de políticas expresas que superen el recetario inefectivo del neoliberalismo. De lo contrario, si se continúa confiando en el neoliberalismo, en veinte años más seguiremos en las mismas.

(*) De acuerdo con el INEI, la población en edad de trabajar de Lima Metropolitana es aquella que tiene catorce años de edad o más. Asciende a 6,468,400 personas.

Julio dijo...

Todo estaba bien hasta que Ñaupari metió las cuatro e Inocente hizo honor a su nombre y pisó el palito, ya pues, después de las primeras flores ahora los temblores¡¡¡ esto ya se volvió aburrido y predecible, que pena, que pena...

Anónimo dijo...

Oye pero si al liberal Vargas Llosa los judios lo consideran de izquierda

Revisen estos enlaces

http://judeofobia.wordpress.com/2008/04/17/vargas-llosa-no-perdona/

http://judeofobia.wordpress.com/2008/04/17/otro-antisemita-peruano/

Anónimo dijo...

Oye pero si al liberal Vargas Llosa los judios lo consideran de izquierda

Revisen estos enlaces

http://judeofobia.wordpress.com/2008/04/17/vargas-llosa-no-perdona/

http://judeofobia.wordpress.com/2008/04/17/otro-antisemita-peruano/

Anónimo dijo...

Vargas Llosa es un arequipeño acomplejado y entrometido que ha tenido una existencia zigzagueante y tortuosa en su vida, en política y en literatura lo único respetable que ha producido es CONVERSACIÓN EN LA CATEDRAL Y LA GUERRA DEL FIN DEL MUNDO, construída esta última sobre la arquitectura del GRAN SERTÓN VEREDAS del brasilero Joao Guimaraes Rosa.

Varguitas no es respetado en los verdaderos círculos intelectuales europeos/americanos, en donde es percibido como un sujeto apátrida que ha matado al cholo que lleva dentro, que sólo se enorgullece de su inocultable acento arequipeño y su antiindigenismo globalizante y rabioso.

Sanmarquino acucioso

Anónimo dijo...

ya ya, ahora dicen yo dije, él si dijo, par de mediocres.

V.

Anónimo dijo...

ÑAUPARI ES UN RECONTRAASNO.ESA ES UNA VERDAD A GRITOS QUE SALTA POR LA MANERA COMO ESCRIBE. HORROR

Anónimo dijo...

Argumentos como los que expone Inocente no pueden ser rebatidos sin recurrir a la mentira y la manipulación de datos.

Un abrazo, Ybarra, por permitir este tipo de debates aclaradores.

En Europa ya comenzó la cacería humana, aquí se aprobó la ley que permite matar impunemente al pueblo indefenso, qué más quieren estos mal nacidos?

Horazio Zamudio Pérez

Anónimo dijo...

MAS ESTUPIDA QUE LAS IDEAS DE INOCENTE Y ÑAUPARI SON LAS SANDECES DE FAVERON SOBRE LA BANDERA. SOLO UN TARADO MENTAL LE PUEDE CREER QUE DEFIENDE A LOS POBRES. ESE SIONISTA RACISTA ES UN HIPOCRITA.

Hector Naupari dijo...

Estimado Rodolfo,

Con mi pedido de postearlo, te mando mi nueva réplica a Inocente.

Atte

Héctor

Lima, 25 de Julio de 2008

Me exhorta Rafael Inocente a responder a sus dos preguntas centrales sobre la ambivalencia y fundamentalismo del liberalismo, lo que hago oportunamente. Sostiene Inocente que el liberalismo es “ambivalente por no presentar como problemática la relación de los derechos políticos e individuales por un lado, y los derechos económicos de la propiedad privada, por el otro”, completando su argumento señalando que “a través de su historia, los liberales del siglo XIX mostraron que eran siempre menos importantes la libertad de expresión y el Estado de derecho que la defensa de la propiedad privada y por tanto, el establecimiento”.

Digamos de entrada que la tesis de Inocente encierra una trampa. Se pretende que el liberalismo afirme que hay una “problemática” entre los derechos fundamentales y políticos y el derecho de propiedad. Como el liberalismo no lo afirma, entonces, es “ambivalente”. La trampa es que esa posición es en realidad una vieja tesis socialista que busca descalificar el derecho de propiedad, otorgándole un carácter de conflicto o problema respecto de otros derechos, y disminuyendo su condición de derecho humano fundamental. Si el liberalismo no puede sostener una posición que no es suya, sino del socialismo, entonces no puede ser “ambivalente”.

El verdadero problema es que la tesis expuesta por Inocente no resiste el menor análisis. El derecho de propiedad es considerado un derecho humano universal y fundamental, igual a todos los demás derechos esenciales y políticos, en Constituciones, Tratados Internacionales de Derechos Humanos, Cartas Constitutivas de Organismos Internacionales, y un largo etcétera. Inocente omite deliberadamente que hoy China y Cuba, países comunistas por donde se les mire, reconocen esa condición al derecho de propiedad.

Por otra parte, si hay un punto en que todos los países firmantes de sus constituciones y tratados están de acuerdo al respecto es que, siendo el derecho a la vida la fuente de todos los derechos, significa la libertad de llevar a cabo todas aquellas acciones que requiere una persona para sustentar, mantener y realizar en plenitud su propia vida. Por lo tanto, el derecho de propiedad es la única forma de implementarlo. Empieza con el derecho al propio cuerpo y el pensamiento. De allí que otros derechos fundamentales a los que alude Inocente compartan el rasgo del derecho de propiedad: la libre opinión, la libre expresión, el voto libre, la libre asociación, etcétera. La doctrina jurídica universal acepta que el derecho de propiedad no es el derecho a un objeto sino a la acción y a las consecuencias para producir o ganar ese objeto. No es una garantía de que un hombre obtendrá una propiedad, sino únicamente una garantía de que será suya si la gana. De no existir este derecho, por ejemplo, Inocente no podría reclamarse propietario de la novela que ha escrito con su propio esfuerzo, o del sueldo que gane, o de las regalías que legítimamente le corresponden si su creación se convierte en un film ú obra de teatro.

¿Supone esto reconocer que estamos en el mejor de los mundos? De ninguna manera. Pensar que el liberalismo es indiferente a la pobreza, la miseria, el racismo, la corrupción y la desigualdad es una afrenta a la inteligencia y a la sensibilidad de sus exponentes y difusores. De hecho hay numerosa literatura liberal que abona en ese plano y busca encontrar soluciones a esos males desde el Estado, la asistencia social, la redistribución privada de la riqueza y un largo etcétera. Por ello, Inocente es víctima de lo mismo que acusa: así como denuncia que nos hemos apropiado del término “libertad”, los socialistas se han apropiado de la “igualdad” y la “solidaridad”, conceptos que son y deben ser universales, lo mismo que la libertad. Quizás una tarea provechosa para ambos sería que Inocente y este escriba desarrollemos estos conceptos desde nuestras particulares perspectivas. Lo invito a hacerlo. De repente así es posible darle una salida útil a este interesante debate.

Sostener que la defensa del liberalismo supone no criticar a otros así llamados “liberales” defensores de dictaduras o de la nefasta guerra de Irak refleja, simplemente, que tales críticas no se han leído. Václav Havel, Mario Vargas Llosa, Octavio Paz, Federico Jiménez Losantos, Jean François Revel y muchísimos otros han criticado duramente a aquellos liberales que sólo ven la perspectiva económica, han servido dictaduras o una intervención ilegal. Comprendo que Inocente, hombre cultivado al fin, y escritor muy decoroso, no haya tenido acceso a esos artículos (el silencio de los autores liberales en el Perú podría ser tema de otro debate) lo mismo que quienes, con identidades supuestas, pseudónimos y anónimos insultan, tampoco. Por un mínimo de honestidad intelectual, se deberían leer esos argumentos y sacar sus propias conclusiones. No digo con esto que cambien de opinión, pues no soy un fundamentalista como se me acusa, dado que creo firmemente que toda persona tiene derecho a cambiar o mantenerse en sus convicciones, y defenderé hasta la muerte el derecho de esas personas a expresarlas. Ése es el concepto de tolerancia que los auténticos liberales tenemos (como el padre de Nabokov, diputado ruso liberal, que murió defendiendo en el Parlamento la vida de un opositor suyo socialista, de ser asesinado) y que muchos socialistas no pueden ni quieren admitir.

De hecho, el liberalismo es una ideología abierta y en permanente cambio y revisión de sus tesis. No considera traidores ni revisionistas a quienes tienen, dentro del liberalismo, una posición discrepante, como si lo ha hecho el socialismo, con su vasta historia de capillas y cenáculos. Tampoco sostiene que los autores socialistas sean el mal. De hecho, una atenta lectura a las críticas al socialismo desde el liberalismo se ha fundamentado siempre en tesis científicas, y con mucho respeto, desde Valor y precio de producción, Camino de Servidumbre (obra dedicada a los socialistas de todos los partidos), Ni Marx ni Jesús, ¿Será liberadora?, La fatal arrogancia, Los marxismos imaginarios, Los marxistas, El libro negro del comunismo y un largísimo etcétera. Parte importante de la respuesta socialista, por el contrario, ha sido una cadena interminable de insultos: burgueses, imperialistas, corruptos, defensores de dictaduras, neoliberales, fundamentalistas, ambivalentes. Como hoy los insultos que he recibido simplemente por exponer mis ideas y que se pueden leer aquí, sin la valentía de poner sus nombres o dar las caras. El fundamentalismo, entonces, tiene otro rostro: el del anonimato. En su crítica al liberalismo, a diferencia de los otros, Inocente es valiente y lo felicito por ello.

Por otro lado, argüir que hay relación ambigua entre el liberalismo y la democracia es pasar por alto la verdad histórica que el liberalismo fue la ideología sobre la cual se instituyó la democracia moderna en el mundo, lo mismo que los gobiernos limitados, los parlamentos y las constituciones. Además, el liberalismo fue y es la columna vertebral sobre la cual la democracia ha evolucionado hasta hoy. Y todo esto más de 100 años antes que el socialismo se diera a conocer al mundo. Esto lo reconocen hasta los más acérrimos críticos del liberalismo.

Debo concluir señalado lamentablemente que la afirmación de Inocente sobre Hayek es una mentira. En su visita a Chile en 1981, sostuvo que el experimento económico pinochetista “es un error (y se inspira sobre bases) falsas”. Al respecto, ver la entrevista que dio al diario El Mercurio el 19 de abril de ese año. Todos sus biógrafos sostienen que fue perseguido por los nacionalsocialistas, lo que le forzó a huir a Inglaterra antes de la segunda conflagración mundial. Además, denunció a los fascismos en su obra de 1944 Camino de Servidumbre. Luego llamarlo fascista es faltar a la verdad.

Confío finalmente que podamos darle una perspectiva útil a este debate.

Atentamente

Héctor Ñaupari

Anónimo dijo...

qué perspectiva seria holgazán, digo Ñaupari, trabaja oe capulina cholo, ya sabemos que te la llevas fácil en la SUNAT, a tu modo eres un ladròn del Estado peruano...porque asesor no eres de nadie...la merino hace años que se fue de la SUNAT, si fueras un liberal honesto renunciarías a medrar del estado peruano...animal cuanta gente pobre honesta tiene que batirse por unos míseros soles... nos averguenzas a todos los liberales!!! y esto será denunciado dizque en las ligas mayores en que te mueves... nombrame un solo intelectual que tenga la desverguenza de ganar un fabulosos sueldo sin hacer nada...estoy seguro que mientras escribes tus cojudeces en este blog estas usando el tiempo, la computadoras y los bienes del estado porque que puedes hacer a parte de rascarte las pelotas

Ignacio dijo...

Carajo, si me matan por pensar diferente, en Cuba o en Peru o en IUESEY, mejor sigo viendo a Lucecita.
Los poderosos de izquierda y de derecha y sus segundones tienen una larga lista de muertos. Que se vayan a la m...
Al final todo termina siendo agentes de la CIA o de lo que quede de la izquierda.

Anónimo dijo...

No sé quién es el tal Ñaupari pero el tal Inocente es un terrorista que hundió en la caercel a mucha gente debil de pensamientos. Con esas ideas arcaicas y asesinas cree que llegará a algún lado? Espero que sí: A los Tribunales. Rafael Inocente, si eres tan valiente, por qué no te canjeas por Sandro Meléndez o por otros a los que ayudaste a terminar en la cárcel? Qué rico es estar libre mientras otros pagaron por tus estupideces, verdad? Miserable asesino cobarde!!!

Anónimo dijo...

Héctor ÑAUPARI es el pobre y triste ex esbirro de Beatriz MERINO que cuando congresista (la Bati se entiende porque el arrastrado de ÑAUPARI nunca pasará de empleado de medio pelo de la SUNAT, ahí donde lo dejó la Gorda) él salió a la tele y tuvo sus cinco minutos de notoriedad cuando con esa voz aprendidamente engolada de seudo nuevo rico dijo QUE ELLA NO LEW HABÍA PEDIDO PARTE DE SU SUELDO COMO "ASESOR" (Ñaupari ¿en que quedamos?, ¿no que nos contabas que cuando ella iba a almorzar con su gente a la Tiendecita Blanca siempre le pasaba la cuenta al idiota más próximo? -tu, entre ellos, sí no como justificarías tu mediocre existencia a su lado-).

Desde tu participación vergonzosa en un San Marcos en crisis (que permitió insectos como tú que NO TENÍAN PARA SU PASAJE PERO QUE DEFENDÍAN TESIS DE VON MISES) como payasito de la facultad y luego como esperpento de ese aborto cultural del grupo NEON, ¿en tu vida te haz destacado por nada?, ¿con que título puedes calficar a otro?